¡No te cortes y corta bien tus rosales! (2)




Si viste el anterior post acerca de la poda de los rosales, ya viste que según el tipo que sean han de recibir un tipo de poda diferente. En esta ocasión vamos a referirnos a los Rosales de pie alto, a los de tipo llorón y a los rosales trepadores.

Rosales de pie alto.
Durante los dos primeros años de los rosales de pie alto han de estar bien entutorados para que alcancen el porte necesario y correcto. En la mayoría de los casos, este tipo de rosales está injertado sobre el denominado Porta injertos, el Rosa Vanina, que es muy resistente y es el que hace tronco grueso más rápidamente.
El tipo de corte es tan simple como el podar todas las ramas dejando unos 12cm el primer año y de 15 a 20cm en el segundo año. En el tercer año se repetiría la poda del primer año y así sucesivamente. Y así como en los de tipo arbustivo para flor cortada se aconseja podar en enero, en este tipo de rosales puede hacerse al inicio de los meses de frío, en noviembre y diciembre.


Rosales de tipo llorón.
También en estos meses se podan  los rosales de tipo llorón, los cortes deben ser más cortos, a 2-3 yemas pues hay que frenar su crecimiento en los primeros años de cultivo y como en este tipo hay más dificultad de que la savia circule desde el tronco hasta el final de las ramas, se recomienda el que el corte sea todos los años igual, a diferencia de los otros tipos de rosales.


Rosales trepadores.
En este tipo de rosales no debemos frenar el crecimiento, a no ser que el rosal esté enfermo o débil. La poda que se realiza en este tipo de rosales es de limpieza, eliminando las ramas que se hayan secado o partido y todos los años se realizaría el mismo tipo de poda.













Fotos: Pixabay

Comentarios