El Clavel: una flor algo más que cañí.



En Mayo, además de ser el mes de las flores, hay muchas celebraciones donde las flores son parte importante de las mismas, como las romerías, y en concreto a mediados de mes en Madrid se celebra una de las fiestas más tradicionales, la de San Isidro y sus calles se llenan de mujeres con los vestidos de "chulapas"  adornando sus cabezas y bajo un pañuelo una de las flores más típicas de España: un clavel, rojo para las casadas y en blanco para las solteras.

Pero el Dianthus, el clavel es algo más que la flor más castiza de Madrid. En verde, amarillo intenso, púrpura, fosforecente, color champagne, naranja suave, combinaciones de color salmón y de varios colores distintos... El clavel presenta una rica paleta cromática que se puede utilizar en los arreglos más hermosos, desde los más sobrios y modestos hasta los  más elegantes y a la moda. Se trata, simplemente, de ser valientes y atreverse a experimentar y crear nuevas combinaciones y liberarse de prejuicios y pensar que es una flor solo para celebraciones populares.


Es evidente que el clavel puede resultar romántico y elegante, ideal como regalo o en un ramo de novia, es cuestión de elegir entre sus múltiples variedades. Pero ¿sabías que además es el símbolo de la pasión, la nostalgia y el amor romántico?

Del clavel emana cierto sentimiento de confianza. Es una flor fresca, con un toque de nostalgia,  que algunos podrían encontrar algo estática. Por eso se puede animar con los accesorios adecuados, como por ejemplo un poco de cinta, o tal vez añadiendo al arreglo o ramo alguna planta más desenfadada, como el jazmín o la esparraguera. 


El clavel puede presumir de una rica historia; los romanos ya los utilizaban para formar diademas y para fabricar perfumes. Es una planta originaria de las riberas del Mediterráneo y ha representado desde tiempos remotos la pasión y la nostalgia . Los artistas del Renacimiento,  en los siglos XV y XVI, incluían esta flor en muchos cuadros que representaban escenas amorosas. Además, esta flor también se puede encontrar con cierta frecuencia en las pinturas religiosas, tanto como un símbolo de la Virgen Maria como del sufrimiento de Cristo.

La palabra Dianthus proviene de las palabras griegas Deos (Dios) y anthos (flor). O lo que es lo mismo: flor de dios... así que quien la reciba ¡ya puede considerarse importante!



Comentarios