Quien siembra recoge.


Pasados los riesgos de heladas, en nuestro clima suele ocurrir más bien en Marzo, es el momento de realizar las siembras de primavera de la mayoría de las hortalizas, verduras y flores que disfrutaremos en primavera y verano. Y si se presenta un mes algo frío siempre puedes ayudarte con invernaderos, ya sean de los grandes, o de los de tipo armario, el caso es poder tener un lugar donde de el sol y queden protegidas las bandejas de semillación de las bajadas de temperatura y de los pájaros.
A la hora de semillar, deberás fijarte en el calendario que establezcan los productores de semillas si no tienes mucha experiencia. Y un buen consejo que podemos darte es no tratar de abarcar muchas variedades de plantas, decídete por un pequeño grupo y el año siguiente ya puedes lanzarte a ampliar tu variedad.


Hacer un semillero
Esto te ofrece la posibilidad de adelantar los cultivos pues vas a tenerlo protegido como hemos dicho. Cuando siembres las semillas, hazlo en mayor cantidad de las que puedas necesitar pues como alguna se puede malograr o no crecer debidamente, así puedes elegir después los mejores plantones para transplantarlos a las macetas o suelo.
Lo recomendable a la hora de hacer un semillero es contar con una bandeja especial para ello y tener un lugar bien iluminado y soleado para que las semillas germinen bien y con fuerza. 
El sustrato para el semillero debería ser una mezcla de arena con turba o compost en proporción de 1/3, lo que ta va favorecer unas buenas condiciones de drenaje y de retención de agua, así como una textura suelta y fina que permitirá a las raíces crecer con facilidad. También hay sustratos específicos ya preparados. En cuanto al riego del mismo has de mantenerlo húmedo pero sin encharcar.


Los pasos serían:

 1. Llenar de sustrato y plantar
Cubre con sustrato los espacios del semillero y coloca en cada uno una o dos semillas, respetando la profundidad de plantación.

2. Regar después de la siembra
Después de sembrar, el riego hará que las semillas queden bien asentadas. El sustrato debe mantenerse húmedo (no encharcado).

 3. Colocar cartelitos
Clava en los alveolos unos cartelitos de cartulina donde conste el nombre de la especie o variedad. Así llevarás mejor el control.

 4. Colocar a resguardo
Pon el semillero en un sitio con la luz y la temperatura adecuadas (entre 15 y 18º), pero fuera del alcance de los rayos del sol.

5. Esperar que crezcan
Una vez que han germinado las semillas deja crecer las plantitas durante 30 a 60 días hasta que emitan seis hojas (tamaño ideal).

6. Trasplantar al terreno
Escoge solo las mejores plántulas y llévalas al terreno definitivo. Cava un pequeño hoyo, introdúcelas, aprieta la tierra y riégalas.














Documentación: Verde es Vida AECJ

Comentarios