Fruta a diario con tus frutales


Los árboles son uno de los recursos más importantes a la hora de plantear un jardín, tanto porque ayudan a estructurar el mismo, como por la posibilidad de aportar sombra y color según la variedad que pongamos.

Los frutales comestibles son una de las opciones con más demanda entre los aficionados a la jardinería, ya que poder disfrutar de tu propia cosecha es un auténtico placer y la belleza de las floraciones previas a la fruta otro aliciente para incorporarlos al jardín.

En caso de no tener jardín, pero sí una terraza no imposibilita el poder disfrutar de un bonito frutal. En este caso hay que decidirse por los que vienen con injerto en pie bajo, que son especiales para maceta, o bien por frutales de variedad enana, de un tamaño más reducido y que también se dan bien en maceta. Los primeros nos darán frutos del mismo tamaño que los frutales de porte normal y los de variedad en cambio, nos darán unos frutos más pequeños.


A la hora de plantar un frutal en el jardín, como con cualquier otro árbol, hay que hacer una prueba unos días antes para comprobar la permeabilidad o capacidad de drenaje del terreno donde queremos plantarlo. Hay que hacer el hoyo de plantación, dejando unos centímetros más del diámetro del cepellón de nuestro futuro frutal y llenarlo de agua. Si el agua se queda estancada y no desaparece en un tiempo prudencial, hay que mejorar el drenaje, añadiendo gravilla o bolas de arcilla expandida y rellenar el hoyo cuando lo plantemos con un buen sustrato, no utilices la del jardín.

Los frutales si son ejemplares jóvenes al comprarlos, tardan unos dos años en empezar a dar una cosecha en condiciones, no hay que desesperarse si el primer año no da frutos, es normal que así sea. También hay especies más tempraneras a la hora de darnos frutas como es el caso de los albaricoqueros. Manzanos, perales y cerezos tardan un poco más.


Una vez que tu árbol tenga una cierta envergadura puedes aplicarle la poda que hacen los agricultores y productores de fruta y que habrás observado en los campos al viajar...y es que les dejan tres ramas principales como en aspa, de manera que el centro de la copa queda liberada y así circula mejor el aire y el sol, lo que favorece su crecimiento y fortaleza.

Y otro factor no menos importante a la hora de elegir frutal es ser consciente de la zona climática en la que vivas, pregunta en el centro de jardinería y así irás sobre seguro. -.













Fotos: Pixabay

Comentarios