Una planta milenaria, la Camelia


La Camelia japónica aparece ya en porcelanas chinas del siglo XI. El tiempo de floración único la convierte en una de las plantas de jardín pintadas con más frecuencia, ya que el jardín ofrece poca inspiración alternativa en el invierno y principios de la primavera. 

Origen 
Como su nombre indica, Camellia japonica es originaria de Japón, y también es originaria de Taiwán y Corea, donde la planta crece en laderas boscosas a alturas de entre 300 y 1100 metros. En China es un símbolo de suerte para el Año Nuevo Chino (que se celebra el viernes 16 de febrero de 2018).
Esta planta de invierno está relacionada con la planta de té Camellia sinensis y fue traído a Europa en el siglo XVIII por comerciantes y aún pueden verse ejemplares con más de 400 años, como los que pueden verse en la localidad portuguesa de Campo Bello.


Cuando todo está aún vacío, el arbusto de hoja perenne Camellia japonica (también conocido como camelia japonesa) ya está floreciendo abundantemente. Ni el frío ni la nieve la detienen. En los primeros cuatro meses del año, la planta brilla con grandes flores rosadas con un diámetro de hasta 12 cm. La combinación con las grandes y brillantes hojas de color verde oscuro la convierten en un espectáculo para todos los que quieran ver el jardín y el color en el patio, en el jardín o en el balcón o terraza pues vive muy bien en maceta.

 Hay más de 2000 cultivares diferentes de la elegante Camelia japonica, que van desde variedades de flores simples hasta semidobles y de flores dobles. Los colores más comunes son rojo, blanco y rosa, pero también hay lilas, salmón y plantas bicolores.


Consejos de cuidado
- Camellia japonica necesita un suelo ácido, ligeramente húmedo y fácil de drenar. 
- La planta prefiere un lugar protegido en sombra parcial. 
- Aunque Camellia es resistente, es mejor cubrir la planta en caso de heladas duras o prolongadas para evitar el daño por heladas en las yemas de floración. 
- No permitas que la planta se seque, particularmente si la planta está en una maceta o tina. 
- Un poco de fertilizante en marzo y junio ayuda a la planta a producir brotes frescos. 
- La Camellia no necesita ser podada. 
- Esta planta se combina bien con otras especies amantes del suelo ácido como las coníferas, el rododendro, Erica, Skimmia y Gaultheria.


Comentarios