Cinco meses de flores: el ciclámen

El Ciclamen (Cyclamen persicum) conocido también como la violeta de los Alpes, e una de las plantas de interior que puedes disfrutar a partir del otoño durante casi todo el invierno. Puedes encontrarlo en vivo tonos rojos, blancos y una amplia variedad de rosas, desde el más pálido hasta el intenso fucsia, tonos cardenal y oscuros granates.

¿Quieres disfrutar de su floración durante cinco meses? 

Te damos unas pistas:

- Colócalo en un lugar bien luminoso, aunque sin recibir el sol directo. Procura que esté en una habitación fresca, entre 18ºC y sin bajar de -5ºC. Es decir, lejos de calefacciones.
- Estimula su floración sacándole por las noches al exterior (siempre que no bajen las temperaturas mas allá de los -5ºC).
- Corta las flores marchitas.
- Riego moderado: evita el encharcamiento para que no aparezcan los temidos hongos. El ciclamen no requiere tanta agua como puedas pensar. Y riegalo por el sustrato, procura no mojar hojas ni flores.
- Aplícale fertilizante para plantas de flor.

Y cuando pase la floración hacia mayo o junio, interrumpe el riego, coloca la maceta en un lugar fresco y luminosos y poda las hojas secas. Y reinicia en septiembre el riego poco a poco y verás como lentamente se reactiva el crecimiento. Si respetas ese período de latencia, puedes conservar esta planta durante muchos años.









Documentación: Verde es Vida
Fotos: Pixabay

Comentarios