viernes, 29 de septiembre de 2017

A Muerte con las Coníferas: Más de 15 Especies para elegir.


Las Coníferas son quizás una de las plantas más utilizadas en el diseño de los jardines o para adornar una entrada y es debido a su amplia variedad de volúmenes y de tonos según al especie, son un auténtico comodín que admite además la poda perfectamente.

Hoy nos vamos a centrar en una de las especies quizás menos conocidas, el Tejo chino o Kusamaki 
(Podocarpus macrophyllus) una conífera que puede alcanzar un tamaño entre 6 y 12m de altura. Se parece mucho al Tejo (Taxus bacata) por sus hojas finas perennes que tampoco pinchan. Esta variedad de conífera puede soportar temperaturas muy bajas (hasta -17ºC) y aguanta bien la escasez de agua cuando ya está bien arraigado. Su crecimiento es bastante lento, así que no lo contemples como seto delimitador de parcelas si quieres obtener intimidad  en un plazo corto de tiempo.

Admite muy bien la poda y ese crecimiento lento le hace perfecto para setos bajos o medianos, para marcar caminos o cerrar parterres, para esculpir formas con la técnica del Topiari.

Puedes colocarlo a pleno sol o en semisombra y podrías incluso meterlo en un patio interior, pero has de procurarle un suelo bien drenado y ligeramente ácido y rico en sustratos. No soporta el exceso de agua, así que deja secar el sustrato antes de volver a regarlos. Y otra de sus ventajas es que aguanta bien el ambiente salino, por lo que en zonas de costa se da muy bien. Podrás disfrutar de su floración entre los meses de Abril y Mayo y de los frutos rojos que aparecen en el otoño.









Fotos: Pixabay
Documentación: Verde es vida



lunes, 25 de septiembre de 2017

EL PATIO DE MI CASA TAMBIÉN ES PARTICULAR


Se entiende por patio a cualquier espacio exterior delimitado por paredes o cercas dentro de una casa o adosado a la misma y siempre sin techo. Los patios son una de las aportaciones a la arquitectura en España que viene sobretodo de la época de la conquista de Roma donde en los territorios romanizados era común la presencia de grandes casas bajas (Domus) ordenadas en torno al peristilo (patio) el cual siempre contaba con ajardinamiento y presencia de agua en fuentes o pozos. Y aún cuando  el aumento de la población conllevó la construcción de casas de varias plantas, la presencia de una zona común abierta con plantas y fuentes o estanques  se mantuvo. Posteriormente, los primeros califas reutilizarán este tipo de vivienda adaptándolo a su forma de vida. De cualquier modo, su permanencia en la arquitectura con las evoluciones lógicas a cada tipo de vivienda han dejado un estilo de jardín que configura gran parte de España.


A la hora de ajardinar un patio hay que tener en cuenta una serie de claves:

- La orientación o insolación que reciban las paredes. Las que reciban más horas de sol deberían estar pintadas en colores oscuros para evitar que algunos tipos de planta puedan sufrir ataques de calor. El color oscuro absorbe ese calor y proporciona más frescor a las plantas que estén colocadas en esa pared. En las paredes de poca luz, al revés, las paredes deben ser más claras.

-  El agua. Es uno de los elementos más importantes, ya como decoración, o como recurso de riego frecuente, aunque hoy en día con los sistemas de riego automatizados cada vez es mas frecuenta el que no se riegue a mano…salvo el caso de las paredes repletas de macetas como ocurre en los maravillosos patios cordobeses donde el riego es manual.

- La luz. Así como los patios suelen llenarse de macetas y plantas arbustivas o trepadoras, hay que tener en cuenta las dimensiones del mismo para no abusar de especies que oculten la luz a otras que la necesitan un mínimo de horas al día. O bien pensar que tipo de plantas se colocan para obtener la mayor floración posible y disfrutar del frescor de zonas de sombra.

Si tu caso no es el de alguien que pueda dedicar dos horas al día solo a regar una pared repletita de macetas, piensa en la colocación de trepadoras de flor y grandes macetas coordinadas en estilo agrupadas para que las mangueras de los sistemas de riego se oculten mejor.
Y no olvides que se trata de una habitación más de la casa, si tu patio no es común, aprovecha y coloca un mobiliario cómodo que te permita estar cómodamente en él en tu tiempo libre. No solo en verano puedes disfrutarlo, si lo tienes preparado, habrá muchos días a lo largo del año en los que poder estar en él. Y tampoco lo asocies a una imagen de estilo puramente andaluz, los patios existen y son posibles en cualquier estilo de arquitectura y decoración.











Fotos: Pixabay

viernes, 22 de septiembre de 2017

La importancia de los setos formales en un jardín.


Los setos, además  de servir como límite o perímetro en los jardines, o para ordenar espacios como puede ser en el caso de los parterres, suponen uno de los elementos más importantes para aportar belleza al diseño del jardín y merece la pena reflexionar un poco sobre ellos y su elección, así como el buscar ejemplos y buenos diseños de paisajistas para tomar la decisión más adecuada en caso de no contar con el proyecto de un experto, que siempre será nuestro consejo más entusiasta.

Para que un jardín pueda considerarse bonito, ha de serlo en todas las estaciones del año y los setos van a ser fundamentales para ello. Nos van a permitir aportar volúmenes diferentes que sirvan para dar movilidad al jardín y para que resalten otras especies de plantas, nos permiten guiar o marcar senderos, crear paredes vegetales que nos protegen del viento o que nos indican que hay más espacio tras ellos. A veces en jardines no demasiado grandes son perfectos para crear una sensación de mayor profundidad al no permitirnos ver todo el espacio.


Por otro lado,los setos formales no hay que pensarlos solo para el perímetro, puedes suponer un elemento escultural en medio del jardín o en una parte del mismo, ni tampoco pienses que son solo para jardines de estilo clásico, pueden estar marcando una escultura moderna  y pueden ser en sí mismos una escultura por la poda y volumen que tengan.

¡Qué especies son mejores?
Este tipo de seto pide un crecimiento de hoja más compacto que permita una poda con formas lineales. Se utilizan plantas de tipo leñoso, es decir, árboles y arbustos de follaje denso y de hoja perenne o  caduca pero con tolerancia al corte.

Dentro de los de hoja pequeña estaríamos hablando de los Boj. Los Buxus sempervirens para setos bajos o medianos, los B. Microphylla "Faulkner" para zonas de costa. Los Tejos o Taxus baccata para zonas de montaña con inviernos fríos. Y si queremos plantas de crecimiento menos lento, está la opción de la Lonícera nítida, aunque nos va a pedir vigilar el corte más a menudo. Las Escallonias  o los Mirtos son otra opción de arbustos de hoja pequeña y aire compacto en tamaños medios y bajos muy a tener en cuenta. El Myrthus communis además ofrece una aroma frutal que hará que sea una delicia pasear en la zona que esté.


Si quieres un seto formal pero de hoja no tan pequeña, debes optar por otras especies como el Viburnum Tinus (Durillo), los Pitosporos (Pittosporum tobira) o la Photinia Red Robin que además aporta el colorido de sus hojas y te permite crear setos de altura superior (2m)

Y si quieres un seto con crecimiento rápido la mejor opción es formarlo con trepadoras, pero necesitarás una estructura sobre la que se poyen, o bien optar por las coníferas, como el ciprés Leyland que es de los de crecimiento más rápido, o las arizónicas, pero has de tener en cuenta que son muy sensibles a los hongos del suelo.

En cualquier caso, tienes opciones más que amplias para jugar con el color, la textura y el volumen que quieras que tengan.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Qué planta pongo: Alocasias



POR SUS HOJAS LA QUERRAS… ALOCASIA, también conocida como oreja de elefante, tiene hojas grandes y bellamente marcadas. A pesar de que es una planta considerable, no deja de tener un porte estilizado gracias a sus largos y robustos tallos.
Esos tallos pueden ser lisos, pero pueden también tener rayas del tigre, y el follaje es igualmente notable. Hay una especie con hojas que se asemejan a las máscaras africanas, una con los bordes arrugados de la hoja, y una que se llama la planta del esqueleto porque las venas de la hoja están claramente marcadas. La floración en cambio (en forma de espiga) no es particularmente impresionante en esta planta de interior, como hemos dicho, su belleza radica en sus hojas.

Origen 
Alocasia es un miembro de la familia Arum, y crece en los bosques tropicales del sudeste asiático. Es particularmente común en Borneo, y puede alcanzar una altura de cuatro metros. Hay 79 especies conocidas. Algunas de ellas se han cultivado durante milenios como planta comestible, pero las decorativas que llegan a las tiendas de plantas no lo son. Su uso en la decoración de interiores procede del éxito que tuvieron al ser utilizadas para ello por los interioristas de los años 50 y desde entonces les acompaña cierto aire vintage.

Las Alocasias más conocidas
La Alocasia x amazonia es una de las más vistas y se la conoce como la planta esqueleto por lo marcado de las venas claras en las hojas oscuras. En esta especie los cultivares más fáciles de encontrar son: el compacto 'Polly' y el más pequeño 'Bambino Arrow'. Las hojas de estas plantas parecen una máscara africana. 

Las especies de hoja grande son: A. 'Calidora' que tiene unas grandes y brillantes hojas verdes con tallos gruesos. La Alocasia "Portadora" tiene grandes hojas verdes brillantes y "manchas" oxidadas distintivas en los tallos. A. Lauterbachiana que tiene hojas alargadas, onduladas, de las cuales los tallos y la parte inferior de la hoja están de color rojo. A. Cucullata tiene hojas en forma de flecha y una forma verde compacta. A. 'California' tiene hojas muy grandes y también puede hacer frente a temperaturas algo más bajas.


Consejos para su cuidado
Si se adquiere en meses de frío ha de ir protegida en el viaje a casa. 
Hay que tener en cuenta que la Alocasia se origina en la selva tropical, por lo que le gusta tener esas condiciones cálidas y húmedas en el hogar también. 
Posición de luz, pero no a pleno sol para evitar que las hojas se quemen. 
Una temperatura ambiente de 18-22 ° C es ideal. La planta no debe tener demasiado frío.
Regularmente dar agua a temperatura ambiente, no deje que el suelo se seque.
La Alocasia agradece ser pulverizada con agua, o bien recibir una sesión de ducha o recibir alguna lluvia de verano en el exterior.
Aplicar alimento vegetal dos veces al mes durante la temporada de crecimiento, una vez al mes durante el período de descanso de invierno. 

Ventajas de las Alocasias
Aporta un ambiente tropical al interior, purifica el aire y se puede utilizar durante todo el año en el hogar, la oficina, la escuela o los espacios públicos. Esta planta también es muy adecuada para su uso en hidrocultivos. Los especímenes grandes se ven mejor por sí mismos en un entorno espacioso, mientras que el más pequeño también se puede utilizar en grupos. Un recipiente simple es el mejor para mostrar óptimamente el espectáculo de las hojas y tallos. Unas plantas con una gran personalidad y efecto decorativo sin duda.