lunes, 7 de agosto de 2017

Plantas de terraza: Las Begonias colgantes


La begonia es una de las plantas cultivadas más antiguas. Los conocemos principalmente como planta de interior (grupo Begonia elatior) o como (grupo Begonia Rex) . Pero también en el exterior la Begonia es una vieja amiga desde hace años: como una planta del lecho (grupo Begonia semperflorens) o como la begonia tuberosa (grupo Begonia tuberhybrida). 

Menos conocidas son las de la gama colgante y son todo un espectáculo de floración que no para en todo el verano hasta bien entrado el otoño.

El surtido de las begonias colgantes es amplio, hay muchas nuevas variedades con flores atractivas y crecimiento formas, colores y olores. Esto las hace ideales para ser plantas de balcón, y si las pones en el jardín busca siempre una posición en alto para que no se partan sus ramas y luzcan debidamente. Las hojas son muy diferentes, ya que tienen una forma asimétrica con todas las begonias. Los colores de las hojas varían de color verde oscuro a verde claro o tonos bronce. La variedad de formas de flores y colores es simplemente enorme:  en su mayoría blanco, naranja, amarillo, rojo, rosa, salmón o dos colores. Por decir algún ejemplo, mencionaremos la B. Dragon wing semperflorens, la B.Irene Nuss, Begonia x tuberhybrida, o la B. Péndula.



Cuidados de las begonias colgantes

Una vez que haya plantado las plantas en el balcón en tierra para macetas rica en nutrientes, las plantas necesitan estar en la sombra parcial o bajo la luz solar no excesiva, sobretodo en clima continental, si es sol de mañana lo soportan bien pero asegúrate de que el suelo nunca se seca por completo, por lo que proporcionale agua regularmente aunque siempre sin encharcar, simplemente que el sustrato se mantenga húmedo y añadir al agua de riego cada dos semanas un fertilizante específico de plantas de flor y si se van eliminando las flores marchitas, la producción de nuevos brotes será continua.

Antes de que llegue el frío nocturno y las heladas necesitas cubrirlas y protegerlas o bien trasladarlas al interior. En este caso, pódalas para que su volumen sea menor y necesitarán muy poco riego durante los meses de frío. Cuando llegue la primavera vuelve a sacarlas al exterior.








Fotos: Flower Council


No hay comentarios:

Publicar un comentario