Plantas que no deben faltar en tu jardín: Salvias


Woodland Salvia (Salvia nemorosa) es una delicia para tener en el jardín. Además del color vistoso, es de esas plantas que son bonitas hasta en el movimiento que adquieren cuando sopla el viento y harán que te relajes mirandolas.

Además es una planta que ayuda a cuidar el ecosistema y la población de las abejas, pues tanto como ellas, mariposas y libélulas también aman esta planta debido a su alta producción de néctar.

Sage Sage y Woodland Salvia pertenecen a la familia de la planta Salvia, que incluye más de 900 especies. Que a veces causa confusión, porque aparte de la Salvia con flores en forma de plumas de color púrpura (Salvia nemerosa) existe también - por ejemplo - la más conocida, pero que es una hierba aromática, la Salvia officinalis y que es otra de las opciones a incluir. Esta es muy sabrosa, sobre todo en platos italianos, pero ¡ojo! la mayoría de las otras especies son solo para disfrutar de verlas y no aptas para el consumo humano.

Dependiendo de la especie, la Salvia crece hasta una altura de entre 40 y 100 cm. Las plumas de color púrpura salen desde mayo hasta agosto. Con variedades más altas colocadas en la parte posterior de los parterres (y otras más pequeñas en la parte delantera) aportan mayor profundidad al jardín.

Pero también se adapta bien a la plantación en macetas en el balcón o patio.

Cuidados

Una posición en la plena luz del sol es importante. El riego es el mismo que para otras plantas de jardín. Si ha habido sequedad durante mucho tiempo es conveniente dar a la planta una aspersión en el suelo alrededor de las raíces para que las raíces pueden absorber rápidamente el agua. Hay que procurar que en su cultivo en maceta no falte un buen drenaje y añadirle abonos de origen vegetal para prolongar la floración.

Cuando las plumas de color púrpura del arbolado Sage han terminado la floración cortar los tallos inmediatamente: así hay una buena probabilidad de que la planta florezca por segunda vez!

Comentarios