Mens sana in corpore sano...con un jardín.


Pasar más tiempo al aire libre es siempre una actividad sana, que te llena de vitamina D, que te permite respirar aire puro y que nos relaja. Ahora en primavera es cuando tenemos la oportunidad perfecta para ponerla en práctica sin escusas, ni hace demasiado frío, ni demasiado calor, así que no dejes pasar la ocasión ¡y si tienes un jardín o terraza no hay excusas!

Si tienes un jardín grande puede que tengas ayuda de un profesional para su mantenimiento, pero hay muchas cosas que puedes hacer por ti mismo/a (DIY) y así no privarte de disfrutar del cuidado de tus plantas, que créetelo, es una de las mejores terapias para olvidarte de los problemas… se te pasarán las horas volando, así que procura tener la comida preparada porque seguro que superas la hora de la comida.

Tareas que puedes realizar.

La poda que conduce a la floración. Menos a los peluqueros, siempre da algo de miedo coger las tijeras, pero esta vez no hay que tener miedo, nos referimos a esa poda de limpieza de las plantas de flor para estimular y prolongar esa floración.  Rosales, geranios, petunias… en general, las plantas de temporada agradecerán que elimines las flores que se vayan quedando marchitas para tener fuerza y darte flores nuevas. Tambi´´en puedes eliminar la madera muerta de arbustos y de forma en setos.

Abonar.
Tras las primeras floraciones las plantas empiezan a perder fuerza y mostrar el esfuerzo que les ha supuesto ese proceso, es el momento de aportarles abonos de lenta liberación a las del jardín  y en las plantas que estén en maceta si se lo aplicas en cada riego, esas floraciones serán más generosas y tendrán más rebrotes y hojas nuevas.

Un outlet para tus pájaros.
Si colocas en un cesto colgante (que siempre será más estético) pequeños restos de esas labores de limpieza que has hecho en tus plantas como musgos, pajitas, maleza, palitos… los pájaros de tu zona encontrarán en ello una estupenda tienda de ocasión para poder recomponer o fabricar sus nidos y así de paso facilitas el tenerlos cerca con lo que su sonido será otro aliciente de tu espacio exterior y en verano un estupendo insecticida natural.

Tener las herramientas adecuadas y el equipamiento necesario son otro factor importante para disfrutar de las labores a realizar, no te prives de tener cuidar esos detalles: un buen delantal y específico de jardinería, unos protectores para las rodillas o una alfombrilla especial para apoyarte en el suelo, unas herramientas bonitas…¿por qué no? Lo práctico no está reñido con el gusto, un chaleco o camisa de tejido fuerte para no estropearte la ropa, unas tijeras cómodas y especiales para cada corte, un buen sombrero de paja, que no estamos para quemarnos la piel…en fin, todo lo que sea necesario para dedicarte a olvidarte del tiempo en una actividad tan agradecida y entretenida como la jardinoterapia.

Comentarios