miércoles, 5 de octubre de 2016

Plantas de interior purificadoras (I): Sanseviera

También conocida como Lengua de tigre (o lengua de suegra por lo afilado de sus hojas según malas lenguas), Espada de San Jorge o Cola de lagarto, la Sanseviera es una de las plantas más resistentes y fáciles de cuidar que hay entre la gama de las de interior.

Historia.


Esta planta procede de las zonas secas del sur de África y Asia donde tenía que sobrevivir a un clima tan caliente como el del desierto. Sus rizomas y características hojas carnosas similares a las crasas favorecen el que pueda mantenerse con pocos riegos.  Según Wikipedia, el nombre del género debería ser "Sanseverinia" ya que su descubridor, el napolitano Vincenzo Petanga, pretendía dárselo para honrar a Pietro Antonio Sanseverino,  fundador de un jardín de plantas exóticas en el sur de Italia. Sin embargo, el botánico sueco Thunberg que fue quien lo describió, lo denominó Sansevieria, en conmemoración del militar, inventor y erudito napolitano Raimondo di Sangro, séptimo príncipe de Sansevero del siglo XVIII.

La gama de la lengua de las Sanseviera se ha ampliado considerablemente en los últimos años, con nuevas variedades y cultivares. El más conocido es el trifasciata Sansevieria 'Laurentii',  con hojas largas y bordes de color amarillo dorado. Dentro de la variedad trifasciata hay más cultivares que difieren en color de la hoja (verde, plata u oro abigarrado) o en longitud de la hoja.


Consejos para el cuidado.

Que el sustrato esté demasiado húmedo durante mucho tiempo no es recomendable; la planta prefiere estar con un sustrato seco. No riegue la roseta de hojas y no hace falta pulverizar con agua las hojas ya que no le afecta la sequedad ambiental. Su riego ha de ser escaso, cada 15 días aproximadamente en verano y una vez al mes en invierno. Agradecerá fertilizante en primavera y en otoño una vez al mes. Se da bien con mucha luz y con poca. Soporta el frío incluso hasta suaves heladas de -3ºC.

Como indicamos al principio es otra de las plantas que ayudan a la purificación del aire y mejora el nivel de humedad al conservar el agua en sus gruesas y carnosas hojas y por la longitud de las mismas.

Es realmente una planta de toda la vida pero que encaja muy bien en ambientes modernos, prueba a colocarla agrupada y en maceteros altos de líneas sencillas o agrupada en diferentes variedades a modo de colección. Es muy apropiada para oficinas donde la sequedad del ambiente es habitual y donde podrá ayudar a aliviar el ambiente de sustancias tóxicas y crear un espacio más sano.












Fotografías: Oficina holandesa de la flor

No hay comentarios:

Publicar un comentario