lunes, 17 de octubre de 2016

Las Plantas Vivaces en el jardín.

Verbena Bonariensis tras 5 meses de floración. Tolerante a la sequía le gusta estar a pleno sol.

Las Vivaces son plantas que todavía en España no están suficientemente utilizadas y son de lo más agradecido y llamativo a la hora de planificar un diseño en un jardín, los paisajistas sí que las conocen pero los aficionados aún no terminan de descubrir su enorme potencial. La mayoría de las veces cuando se busca tener flor y color durante la primavera y el verano se recurre a la opción de las conocidas como plantas de temporada, lo cual es una solución estupenda dicho sea de paso, pero no incompatible con el uso de vivaces que también pueden sorprendernos con largas floraciones como es el caso de la Verbena Bonariensis que puede echar la flor en el mes de Mayo y permanecer en flor hasta Septiembre u Octubre.

Dianthus
Son plantas que proceden de diferentes regiones y difieren entre sí en altura, forma y color del follaje y de las flores. Se pueden clasificar según las condiciones estéticas (color, forma, aspecto, época de floración y duración de la misma) o por condiciones ecológicas (necesidades de suelo, clima, iluminación, riego, etc.). Viven varios años en el terreno y deben plantarse preferiblemente en primavera y en otoño.

Suelos de las Vivaces.

Si por ejemplo quieres utilizarlas en el borde de un camino o de una zona delimitada del jardín, previamente debe hacerse una labor profunda, con escardas y rastrillados que lo dejen bien nivelado y suelto y el terreno debe tener un buen drenaje en cualquier caso.

Si las características físicas no son las adecuadas, debe corregirse agregando arena si es poco suelto, o mantillo o brezo para corregir su falta de materia orgánica. Algunas plantas necesitan un terreno especial con cierta acidez (agregar o emplear sustratos de turba) o con exigencias especiales que puedan obligar a poner una mezcla especial en la zona que debe ocupar o a agregar un abono de fondo, que debe ser recomendado por el especialista, consulta siempre con nuestro personal si tienes dudas.
El abonado posterior debe ser realizado con cuidado. Un exceso de nitrógeno puede beneficiar el desarrollo de las hojas, en perjuicio de su floración ocasionando menos cantidad y de menor tamaño. Debe ser realizado de forma que restituya en el terreno los elementos que la planta saca de él. Y en casos de urgencia o de forma periódica, puede utilizarse un abono foliar.

Anémonas

Colocación de Vivaces en el jardín.

Tener siempre en cuenta que las plantas tienen un desarrollo posterior y que éstas van a vivir varios años en nuestro jardín, aunque las compremos del mismo tamaño es recomendable saber el que van a adquirir en su momento adulto y de esta manera colocar las más bajas en el primer término y las más altas irse escalonando hacia atrás.

El borde puede situarse al amparo de un muro o seto que lo proteja de los vientos.  El seto o muro debe situarse a unos 90 cms. para evitar que las raíces de las vivaces tropiecen con el obstáculo. En general, la altura máxima de las plantas no debe ser mayor que la mitad de la anchura del borde, aunque se dejan algunas plantas singulares que destaquen. Las plantas del fondo pueden ser de 0,8 a 1,5m. o más; las medias, entre 0,50 y 0,80, y las de primer término, menos de 0,50.

Las plantas vivaces pueden también utilizarse en macizos o grupos, escogiéndolos de forma que destaquen por su vigor y compacidad del grupo. Rara vez se utilizan en setos o bordes en jardines regulares (algunas aromáticas y plantas que tienen crecimiento muy compacto).

Las plantas vivaces suelen tardar varios años en alcanzar su máximo desarrollo y ello debe tenerse en cuenta al apreciar los marcos correspondientes. Como debe preverse el futuro desarrollo, quedan a veces huecos en los bordes de vivaces que pueden llenarse con anuales o bulbosas.

La elección de las plantas es aconsejable hacerlas sabiendo las peculiaridades del clima donde se vayan a plantar y el tipo de suelo, pues no va a ser posible que se den todas las que nos gusten seguramente. Pero vamos a ver unos ejemplos orientativos en cuanto a la densidad de plantación que has de hacer según la variedad de planta elegida:

a) De una a tres plantas por m2 de superficie plantada a base de: Grandes Aster, Echinops, Hemerocallis...
b) De tres a cinco plantas de Anémonas del Japón, Crisantemos y Leucantemos, Delfinios, Phlox, Lupinus, etc.
c) Seis a nueve: Aquilegia, Astilbes, Gallardía, Iris...
d) Nueve a doce: Campánulas de las medianas, Alyssum, Dianthus, Henchera.
e) Doce a quince: Campánulas de las enanas. Sedum, Aubretias...

Entre cada dos grupos vecinos de la misma variedad has de dejar un espacio de un 25% mayor que el marco de plantación mayor entre las dos colindantes.

2 comentarios:

  1. Falta la temperatura mínima que soporta cada vivaz, para zona de heladas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, por eso ponemos en el texto que "La elección de las plantas es aconsejable hacerlas sabiendo las peculiaridades del clima donde se vayan a plantar y el tipo de suelo, pues no va a ser posible que se den todas las que nos gusten seguramente" , en esta ocasión nos hemos centrado en la densidad de ellas a colocar. Tomamos nota de la sugerencia no obstante.

      Eliminar