El otoño en tu jardín.

El otoño es sin duda una de las épocas más espectaculares en el jardín, es tiempo de vientos y de lluvias pero también de una actividad incesante de la naturaleza para prepararse y sobrevivir al invierno que llegará después.  Toda esa belleza que nos muestra el otoño es una demostración más de cómo la naturaleza se adapta ¿os habéis preguntado alguna vez el por qué de tantos cambios?

Animales y plantas en acción.

Las aves buscan un lugar cálido para pasar el invierno, y no nos referimos a las migratorias, si no a las que se quedan, almacenan en sus nidos todo tipo de materiales que les proporcionen calor y su alimento será también más rico en grasas. Los pequeños roedores pasarán el otoño almacenando todos los frutos secos que encuentren entre el arbolado para tener suficientes reservas… mirad el post acerca de la fauna en tu jardín de otoño  (*). 


Las hojas de las plantas vuelven a cambiar de color, vuelven a adaptarse a la nueva estación. En primavera, cuando la luz solar es más intensa, la clorofila actúa para que las hojas sean  más verdes,  produciendo oxígeno y sus propios nutrientes de dióxido de carbono en el proceso que conocemos como Fotosíntesis y que ayudan a alimentar a cada planta. En otoño, al haber menos luz solar, la clorofila se descompone y aparece el color de cada hoja camuflado hasta entonces de verde produciéndose la coloración amarilla (xantofila) y la que va de los tonos naranjas al rojo (caroteno).  Finalmente las hojas caen al no recibir la luz que necesitan para realizar la Fotosíntesis, pero no deja de ser un mecanismo de superviviencia, las plantas en otoño y en invierno absorben menos agua por sus raíces y por lo tanto, no es necesaria tanta parte de planta para vivir, no necesita las hojas por ahora.

¿Qué hacer con las hojas?

Pues aparte de ser durante unos días un motivo de juego estupendo en el caso de que haya niños, es conveniente retirarlas o barrerlas de las zonas de paso como caminos o escaleras para evitar resbalones peligrosos, pero no las elimines del todo en el resto del jardín.  Su presencia en el suelo también tienen ventajas como ser refugio de erizos (*)  o ayudar a devolver al suelo sus nutrientes, los gusanos pueden “fabricar” un buen abono con ellas y por otro lado, pueden suponer una buena protección a modo de manta  para cultivos y perennes.      


Comentarios