lunes, 11 de julio de 2016

Disfruta de tu perro en verano.


El verano debe de convertirse en la estación ideal para poder disfrutar de nuestro perro: de corregir sus manías y mejorar su carácter. ¿Si no lo hacemos ahora, que disponemos de más tiempo, cuando lo vamos a hacer? No solo porque sea una época en la que tengamos unos días de vacaciones, si no porque al ser los días más largos y contar con unas condiciones climatológicas benignas, será más fácil ponerse a ello.

No hace falta tener casa con jardín para tener perro, aunque sí es conveniente que pienses bien qué raza vas a elegir pues dependiendo de la que sea, sus necesidades de ejercicio diario variarán, pero en cualquier caso, tu perro será el mejor entrenador personal que tengas, no te permitirá excusas para evitar salir a la calle, será obligatorio sacarle a diario y con ello, tú mismo harás algo más de ejercicio.

En los paseos hay que llevar siempre bolsas especiales para recoger sus excrementos y un recipiente para poder darle agua, los hay de silicona plegables que te facilitarán coger agua de las fuentes. Evita las horas de calor y de mayor insolación. También es muy importante que uses un collar y correa adecuados. Si tu perro es de una raza impetuosa, de los que tiran en los paseos, llévale con un arnés, de esa manera no se ahogará ni hará daño en el cuello. Si es un perro de los de raza considerada peligrosa, ya sabes que además del seguro de responsabilidad civil has de llevarle con un bozal y si es de los que se suelen meter en líos pero siempre sale mal parado, quizás debas ponerle un collar de esos de protección por si le muerden otros perros no le hagan heridas en el cuello que tengas que lamentar, mejor prevenir.

Cada vez es más común ver carteles como éste.
Aunque a los amigos de los perros nos gustaría que las ordenanzas municipales fueran más permisivas con ellos, lo que sí es cierto es que la mayoría permiten su presencia en establecimientos públicos salvo que sean lugares en los que se manipulen alimentos como cocinas o supermercados, y siempre que la propiedad del local lo permita. Consulta la legislación de la zona donde vayas a veranear y busca en internet lugares donde sean bienvenidos, afortunadamente cada vez hay más. Por otro lado, es bueno que conozcamos algunas normativas que protegen y regulan la vida de los animales. Antes hemos mencionado lo de las razas consideradas peligrosas, y la obligación de un seguro, pero también está por ejemplo, la prohibición de dejar al perro dentro de un vehículo a pleno sol, esto puede conllevar multas importantes.

Cómprale juguetes específicos para su tamaño y disfruta de su compañía jugando pero de manera que no se haga daño. Los palos que tanto les gustan a menudo se quiebran ocasionándoles heridas que en verano pueden infectarse más fácilmente, por no hablar de cómo pueden dejarte el jardín llenándolo de astillas cuando los muerden hasta deshacerlos y el peligro de clavártelas cuando estéis descalzos.
Los juguetes de tripas les entretienen y sirven para que se limpien y afilen los dientes.

No te olvides de desparasitarle y renovarle los collares antiparásitos, así como la vacuna anual. Un perro sano es un perro alegre y en ese carácter además de su higiene influye la calidad del trato que tengas con él ¿sabes que las personas que tienen perros se ponen enfermos un 30% de veces menos? Disfruta de tu perro en verano… y el resto del año. La compañía que suponen, la fidelidad que guardan y el amor incondicional que dan no tiene precio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario