La cosecha del jardín

Llega el verano y el momento de empezar a disfrutar de la cosecha de nuestro jardín o huerto, o más bien, de prolongar el uso de la misma. Hay más opciones de las que os imagináis gracias a la técnica de las conservas y confituras que son realmente fáciles de hacer o el preparar aceites y vinagres aromatizados.

Respecto a las mermeladas y confituras en general, primero hay que pelar bien y trocear las hortalizas o frutas que vayas a utilizar y mezclarlas con una proporción de azúcar que sea la mitad de su peso , es decir, si usas 1kg de fruta, has de poner ½ kg de azúcar. Puedes preparar previamente la fruta dejándola con el azúcar 24 horas antes macerando pero también puedes hacerla directamente poniendo a hervir la fruta con el azúcar y el agua.


Cuando vayas a hervir la fruta con el azúcar, simplemente has de cubrir de agua la misma, añadir la corteza de un limón evitará cambios de color y aportará ligeramente un sabor más enriquecido. También puedes probar a combinar azúcar blanco con azúcar morena o hacerlas solo con azúcar moreno, nuestra experiencia es que esto has decidirlo a tu gusto. Y también puedes sustituir el azúcar por fructosa o por gelatina para que espesen y lleven menos azúcar. Lo que es muy importante es el momento de cerrar las conservas, has de hacerlo en caliente, una vez hayas triturado la cocción, has de repartirlo rápidamente en los envases y cerrarlos muy bien y ponerlos boca abajo hasta que se enfríen. De esta manera se hará al vacío y no se estropearán.

Un truco que nos han sugerido a veces es añadir un toque de canela, aunque este toque dependerá de la fruta que vayas a utilizar ya que no con cualquiera marida bien…en una mermelada de tomates ni se nos ocurriría, pero en una de pimientos rojos, o de manzana o de naranja quedará riquísimo ese toque.

Atrévete a hacer confituras y mermeladas diferentes: de zanahoria con limón, de cítricos variados, de pimientos, de limón con arándanos, de tomate con albahaca, de manzana con pétalos de rosas…¡hay muchas opciones en tu jardín seguro!


Respecto a los aceites y vinagres, todavía es más fácil, ya que solo has de meter en tarros de cristal unas hojas o ramillete o flores de la planta aromática que quieras utilizar y dejarlo unos días antes de abrir y usar. Otra manera de tener aceite aromatizado es llenar una bandeja de las de cubitos de hielo con aceite y colocar en cada hueco unas hojas de cada planta y lo congelamos, así tendrás aceite aromatizado disponible durante meses y sobre todo en los meses de frío cuando tus hierbas aromáticas ya no estén disponibles.

Y para que podáis tener perfectamente etiquetadas vuestras conservas, aquí tenéis unas etiquetas de identificación.








Comentarios