Passiflora: La flor de La Pasión.


La Pasiflora (Passiflora) conocida comúnmente como la Flor de La Pasión tiene su origen en América Latina y debe su nombre popular debido a la asociación de la forma del interior de su corola con la corona de espinas y los estambre superiores a las heridas de Jesucristo. Aunque también se la conoce como Maracuyá. La especie botánica es la Passiflora incarnata, de la familia de las passifloráceas. 

Se trata de una planta de flores muy originales desde luego y con coloración que va desde el púrpura más intenso a otros más suaves en contraste con el blanco, hay más de 500 variedades conocidas así que tienes dónde elegir.

Esta trepadora prefiere una exposición soleada pero en un lugar cálido y protegido, de hojas caducas, en verano te llenará de verde y frescor la terraza o jardín, donde has de procurar que tenga un terreno bien drenado y regar abundantemente durante la época de vegetación.

Si quieres cultivarla en maceta, no tendrás problema, se adaptan perfectamente aunque no escatimes en tamaño, esta planta puede alcanzar los diez metros de altura. Sus flores podrás disfrutarlas en verano y desprenden un aroma muy agradable.

También tiene propiedades terapéuticas y se utiliza como analgésico, calmante o sedante para el insomnio, dolores de cabeza... podrás verla incluída en preparados de herbolario.











Fotos: Oficina holandesa de la flor




Comentarios