Los Bonsais


Los Bonsais son uno de los grupos de plantas a los que la mayoria de los aficionados se acerca con bastante miedo y sobretodo sin tener una idea clara de lo que son, y por supuesto sin saber que los hay de exterior y de interior, por lo que la mayoría de ellos mueren, a causa, no ya de la falta de buena mano de sus dueños, si no por una mala ubicación.
Foto de: Eva Schuster
Vamos a entender primero qué es lo que son estos árboles enanitos.
Una planta puede ser enanizada y envejecida con relación a su tamaño o edad normal, por la acción desfavorable del medio ambiente o por las técnicas de cultivo.
Un árbol en miniatura es una planta por tanto cultivada en bandejas o tiestos poco profundos, y que ha ido sometido a una serie de técnicas para enanizarlo, envejecerlo y darle forma estética. Estas técnicas pueden basarse en la reducción de raíces, pequeñez incipiente, dosis adecuada de abonado y humedad y, en especial poda y deformación por alambrado del tronco y las hojas.

Un bonsai no es un árbol mutilado, sino un árbol miniaturizado y envejecido naturalmente, y que forma una verdadera obra de arte con el recipiente y entorno que lo rodea.

Clasificación de los Bonsai

Los bonsáis más pequeños tienen tamaños que oscilan, entre 15 y 25cms de altura. Los mayores pueden alcanzar un metro por término medio.
Cuando el tallo crece verticalmente y con ramaje simétrico, se habla de estilo vertical con uno o más tallos. En caso contrario tenemos el estilo inclinado o vertical asimétrico según que el tallo esté inclinado y el ramaje aparezca de forma claramente simétrica. Cuando el árbol crece horizontalmente o cae  sobre el borde del tiesto tenemos el árbol llamado de semicascada o de cascada respectivamente.

Educación de un Bonsai

Inicialmente se estudia la planta para planificar las operaciones a realizar y decidir así el estilo y el sistema de las operaciones que será necesario llevar a cabo con él.
Foto de: Ray Germain
Básicamente estas consisten en:

a) Reducción de las raíces hasta un medio o un tercio de su situación normal. Colocación del cepellón en un recipiente proporcionado a su tamaño y relleno del mismo con mezclas adecuadas de tierras.
b) Poda de las ramas y de tronco, de forma que establezcamos una proporción adecuada entre los tamaños del tronco y el crecimiento proporcionado del tallo y follaje mediante podas y pinzamientos. 
c) Alambrar el tronco y ramas para dar la forma adecuada a la planta.
d) Mantener la forma lograda mediante posteriores retoques de poda y pinzamiento, manteniendo el alambrado hasta el endurecimiento de tronco y ramas.

Tierras. Transplante. Tiestos. Fertilización
  
Las mezclas de tierra deben de ser pobres y con la riqueza en sustancias nutritivas precisas para que no muera la planta. Debe de tener un drenaje seguro y una proporción de tierra, arena y materia orgánica que proporcionen el equilibrio preciso.

Solamente se trasplanta cuando las raíces hayan crecido tanto que no quepan en el tiesto, pasándolo entonces a otra maceta igual mezcla de tierra y ligeramente más grande. Pincha en el siguiente enlace para acceder al post en el que explicamos cómo realizar el trasplante de un bonsai: http://goo.gl/Ldc4NY

Periódicamente debe abonarse para reponer los alimentos perdidos por el drenaje o extraídos por la planta al alimentarse.
El color de la maceta debe ir de acuerdo con el de la planta, sus hojas o sus frutos para conseguir una composición más equilibrada y por el mismo motivo, la superficie de la maceta debe llevar pequeñas piedras, musgos, etc. que contribuyan a crear el ambiente de una escena natural.

Comentarios