jueves, 15 de octubre de 2015

Cómo colocar los árboles en el jardín.


De izquierda a derecha: Redwood, Ginko, Young Maple, Aspen, Populus Nigra, Yound Ash, Willow, Young Robina, Sakura Cherry Blossom, Fraxinus Griffithii. Acer, Palm, Bamboo, Cyprus, Stylized Tree  - Fuente: Pinterest
El efecto decorativo de los árboles en un jardín es indudable y según las dimensiones del jardín que tengamos deberemos elegir un tipo u otro y su colocación. Los llamados grandes ejemplares necesitan mucho espacio a su alrededor para que sus ramas no perjudiquen el resto de la vegetación del jardín, hay que tener claro cual es el tamaño que adquieren las plantas en su edad adulta y en los árboles esto es primordial.

Carpinus betulus - Fuente: Pinterest
Para decidirnos por un tipo de árbol u otro os proponemos distinguirlos por su valor decorativo una vez aclarado cuales descartaremos por su tamaño adulto. Ese valor decorativo dependerá o bien de su floración o bien del tipo de hojas que tenga y a lo que le demos más valor, es decir, aunque haya árboles que tienen una floración maravillosa, si se trata de una casa de temporada a la que no acudes en la etapa de la floración, quizás debas apreciar más el color en otoño si es cuando acudes, o si tienes una piscina muy cerca y no quieres ejemplares que suelten demasiada hoja, deberás optar por especies de hoja caduca...la decisión es tuya.

Pero siguiendo con el valor decorativo, una vez visto el tema de floración y hojas, toca elegir según la forma de la copa. Los hay de copa más alargada, plana, de porte piramidal o columnar y los de porte llorón. Normalmente, en las etiquetas viene esa información y si queréis ampliar información podéis adquirir "La Guía del jardín" de Los Peñotes o cualquiera de nuestros libros especializados para resolver las dudas.

Plantación de los árboles.

Aislados.
La mayoría de las veces los árboles se plantan aislados, bien para destacar la belleza de sus flores u hojas, o bien por su porte original. El plantarlos así es bastante común en superficies de césped o para dar sombra a cenadores y zonas de estar en verano. Si optas por una especie de hoja caduca conseguirás esa sombra en los meses de calor y el que esté soleado en los meses de frío.
Crataegus monogyna _ Pinterest

Alineados.
Esta forma de plantación es muy adecuada para extensiones mayores, para delimitar caminos, para marcar sendas o para indicar una zona o delimitarla. Los más comunmente utilizados para ello suelen ser Populus nigra "Itálica", Carpinus betulus "Pyramidalis", Crataegus monogina (espino de flor) Arce platanoides, etc.

Setos y cortavientos.
Los árboles también pueden servirnos para cortarnos una vista no deseada o como parapero del viento. Los populus nigra son una de las especies de crecimiento rápido en los de hoja caduca y en los perennes estarían los Cupressus Leylandii.

Respecto al cómo plantarlos, os remitimos al poste que hicimos acerca de ello: http://elblogdelospenotes.blogspot.com.es/2014/10/como-plantar-un-arbol.html

Y en relación a la mejor época para hacerlo, los árboles a ráiz desnuda o en cepellón pueden ser plantados entre octubre y marzo. los cultivados en contenedor pueden plantarse durante todo el año.

Muros en el jardín

Contar con un terreno llano a la hora de plantear un jardín es desde luego lo más fácil a la hora de ejecutar y plantar, aunque no, a la hora de diseñarlo ya que si queremos que tenga movimiento  y cierto misterio en su recorrido hay que darle más de una pensadita.  En el caso de tener un terreno con cierto desnivel la cosa se pone ya más divertida y la pensadita adquiere más envergadura pero no hay duda de que los jardines con desnivel tienen una proyección paisajística mucho mayor.


Uno de los elementos fundamentales en este tipo de ajardinamientos serán los muros de jardín. Incorporarlos será inevitable para crear zonas planas y salvar los diferentes niveles o crear nuevas zonas a modo de terrazas en los espacios inclinados pero también los podremos utilizar como recurso decorativo para delimitar por ejemplo zonas de parterres o para romper la línea de una zona de césped, o para crear una zona más íntima dentro del jardín.

Colocación de un muro de jardín.

A la hora de planificar la colocación de un muro ha de tenerse en cuenta ese uso que se le va a dar y el lugar. Si es algo decorativo y de poca altura, como unos 40cm se pueden realizar en madera siempre que esté tratada con un producto antiputrefacción y que las piezas de madera tengan una altura que supere en 20cm a la altura del muro que se quiere levantar, pues será la profundidad a la que deben estar clavados en el terreno. Estos de menor altura también pueden realizarse con lajas de pizarra o piezas prefabricadas colocadas directamente sobre el suelo y con cierta inclinación.

En caso de que el muro que se quiera levantar supere los 90cm de altura, será necesaria una cimentación previa y la utilización de materiales resistentes que soporten la presión de la tierra que va a estar empujando ese muro.  Si se hacen de piedras colocadas unas encimas de otras, será conveniente unir algunas con algunos puntos de cemento y hacerlo con cierta inclinación hacia el terreno para que soporte mejor esa presión de la tierra, de las pisadas y el riego.
En el caso de las piedras, según del tipo que sean podemos contar con los huecos que se generen para hacer un muro florido.

Para muros de mayor envergadura, lo mejor es encargarlo a profesionales y no tomarlo como algo a la ligera, que en el papel todo se sostiene, pero en la realidad hay que contar con la fuerza de los elementos... ¡recordad lo que le pasó a Felipe II! 


miércoles, 14 de octubre de 2015

Caminos en el jardín.

En un jardín los caminos o viales son los que van a facilitar la circulación dentro del mismo y los que según el diseño van a conseguir un efecto de mayor profundidad o interés del jardín.

Pero antes de entrar en más detalles, vamos a deciros un truco de "jardinero viejo" : antes de dibujarlo y colocarlo en el diseño de vuestro jardín, observar las huellas que habéis ido dejando en el terreno en vuestros desplazamientos diarios hacia la casa desde la entrada y hacia el garaje. Ése será el recorrido que debería tener vuestro camino pues seguramente será el que os es más cómodo. Aunque si las dimensiones del jardín lo permiten, será más estético si hacéis ese recorrido con un trazado sinuoso en vez de recto, pero teniendo muy claro que si hay impacientes en la casa, ha de primar que sean caminos cortos y rectos los que vayan de la casa al garaje para evitar que se utilicen atajos que acaben perjudicando al jardín.

Tamaño de los caminos y sendas.

Lo ideal es que tenga un ancho cómodo para pasear por él dos personas cómodamente, por lo que la recomendación es que no sea más estrecho de los 2m ó 2,5m.

Materiales de los caminos.

Tendremos que tener en cuenta si estamos en una zona de muchas lluvias, en cuyo caso los de tierra batida que son más económicos, en invierno serán intransitables por estar embarrados y será mejor hacerlos de gravas donde la variedad de colores es muy amplia. Otra opción sería los realizados de obra, en hormigón impreso, adoquines o baldosas, pero en este caso son para jardines de menor tamaño y hay que vigilar que la cimentación esté bien firme para evitar desplazamientos y tropiezos peligrosos.

A tener en cuenta.

Cuando hacemos los caminos sin demasiada previsión es frecuente acordarse de detalles como que necesitamos tener luz o tomas de electricidad justo, justo, al otro lado... para ello, independientemente del material del camino, lo mejor es pasar por debajo, enterrados a unos 10cm, unos tubos huecos de pvc a modo de pasa cables para poder tener una vía abierta en caso de necesidad y si se pasan por diferentes puntos mejor que mejor, y si se pasan tres tubos en vez de uno, mejor aún. No podremos utilizar el mismo tubo para pasar el cable de electricidad de las electro-válvulas del riego por ejemplo y la manguera de ese riego, y si quieres poner fibra óptica para el acceso a internet ya te has quedado sin tubos libre si solo has puesto dos, hay que estar preparados para las nuevas necesidades y tecnologías.