DIY: Floreros minimalistas

Contar con la presencia de flores frescas siempre es reconfortante y alegra el ambiente de cualquier estancia donde se coloquen. A veces basta con un pequeño detalle para tener un efecto de primera y aparte de elegir bien las flores que queramos poner, no hay duda de que el soporte es otra parte importante. Que en Los Peñotes tenemos jarrones preciosos de cristal tampoco hay duda, pero hoy os vamos a proponer además jugar un poco a crear y vamos a enseñaros lo fácil que es inventarse un soporte para poner flor cortada.

Veamos que necesitamos:























  • Unas flores  naturales de calidad: en este caso elegiríamos unas rosas blancas de nuestras floristerías.
  • Unas barras de madera o de bambú: los tutores o palos para herramientas de nuestra sección de Bricojardinería pueden servir.
  • Un serrucho para cortarlos, papel de lija para rematar el corte, cinta de carrocero para la pintura.
  • Pintura negra mate (la de nuestra marca Fleur Paint seca rapidísimo y es ecológica y se limpia con agua )
  • Probetas de cristal.
  • Un plato con cierto borde que sirva de base y tope a las patas del trípode que vamos a hacer.
  • Cordón de algodón negro (es de los que se venden para tejer alfombras que tienen cierta elasticidad).
Una vez que cortamos el palo en tres trozos iguales y de la medida que queramos tenga el soporte (unos 20cm si las probetas son de 10cm por ejemplo), lijamos el extremo de los cortes del serrucho para que queden lisos y colocamos un poco de cinta de carrocero a un tercio del palo pues solo vamos a pintar la parte superior de los mismos.
Con la pintura de Fleur Paint estarán secos en menos de 1 hora. 
A continuación cortamos 1m aproximadamente del cordón de algodón y lo anudamos de manera que ya solo quede unir los tres palos para formar un trípode con el cordón como se puede ver en la imagen.










Ya sólo queda pasar la probeta por el medio de ese cordón de manera que se queden sujetas por la tensión del mismo.
En lugar de probetas, también puede utilizarse una vaso de cristal de tubo aunque en ese caso hay que apretar menos el trípode para que quede el hueco en medio suficiente para el vaso.
La ventaja de este arreglo es que será muy fácil cambiar el agua a la flor y mantenerla por lo tanto más días en perfectas condiciones. El agua limpia en la flor cortada es fundamental para que las flores vivan y no les falte oxígeno. Y si le cortas el tallo de vez en cuando facilitarás también la absorción de ese oxígeno por parte de la flor.
Este arreglo es perfecto para colocar en tu mesa de trabajo, en un aseo, o si lo repites y haces más de uno puede ser un centro de mesa perfecto.
También puedes variar su aspecto y combinar el color de la pintura que apliques a los palos con el cordón y el plato de base, o con el color de la flore elegida... ya es cuestión de echarle creativida e imaginación.



















Fotos: Flower council

Comentarios