viernes, 18 de septiembre de 2015

Planifica tu terraza.

Cuando te quieras dar cuenta volverán los días en los que pases más tiempo que fuera y si ese espacio exterior no lo tienes preparado volverás a desperdiciar la oportunidad de disfrutar de ratos más que agradables. A riesgo de parecer cansinos ¿te has dado cuenta de que tu terraza puede ser la habitación más grande de tu casa?

¡Con ello no queremos decir que tengas que llenarla de cosas! Hay veces que la solución está en quitar cosas en vez de añadir, no se trata de ir colocando en ellas las plantas que nos van regalando o que vamos comprando sin demasiado criterio, si no de concebir ese espacio exterior como uno de nuestros rincones favoritos donde poder estar.

El otoño es un buen mes para planificar y plantar, así que vamos con algunos consejos:

Lo primero es ser conocer la zona climática y orientación de la casa en la que vivimos para elegir las plantas adecuadas. De nada sirve empeñarse en colocar una Buganvilla que nos chifla si nuestra terraza da al norte y siempre hace mucho viento.

Aumenta el efecto decorativo combinando el color de
los muebles y de las plantas si  caben pocos elementos.
Ser conscientes de los metros que tenemos para hacer una distribución inteligente que nos permita aprovechar el espacio y crear un ambiente especial y agradable en el que disfrutar de este tipo de ajardinamiento.
Hacer un plano  y ya con las medidas  poder “planificar” mejor la distribución. El dibujar con tiza en el suelo la silueta de los muebles en sus dimensiones reales ayuda mucho a poder ver la comodidad de la circulación en la terraza.

1. Si la terraza es demasiado estrecha, no debemos colocar macetas o jardineras en el lado más largo, esto estrecharía aún más el espacio.
2. Colocar las jardineras en 3 puntos y que no estén en la misma línea, como si fueran los vértices de un triángulo…es el mismo truco que cuando se planifica una cocina (nevera, fregadero y fuego deben estar en un triángulo).
3. Recurrir a plantas trepadoras: al cubrir las paredes y crecer por la barandilla conseguimos efecto de ajardinamiento mayor aunque tengamos pocas macetas.
4. Reservar macetas grandes (45cm diámetro) para estas plantas trepadoras o algún arbusto de mayor altura y en las de menor tamaño colocaremos planta de temporada que será la que vayamos cambiando y nos permita tener color y olor.
5. También podemos recurrir a colocar alguna maceta colgando,pero con esto hay que tener muchísimo cuidado por el peligro que representan cuando hay viento.
6. No pretender tener de todo si no cabe, elegir muebles de tamaño reducido y plegables o apilable. Si no nos cabe una zona de estar y un comedor, podemos colocar una mesa donde comer pero elegir asientos con reposabrazos de manera que podamos utilizarlos como butacas y estar más cómodos.

Iluminar con luz indirecta: los plafones o apliques de pared que suelen colocarse de obra en las terrazas por regla general dan una luz poco acogedora. Si contamos con enchufe, coloquemos una lámpara de pie, que ya las hay especiales para exteriores y también se puede utilizar una lámpara normal que deberemos guardar en invierno o cuando llueva.

Si no te cabe una zona de sofá, pon un comedor 
con butacas con reposabrazos
y ajardina en vertical con trepadoras o con estanterías para ganar espacio.
Unificar o relacionar los elementos de decoración: es decir, aunque mezclemos, hay que aportar cierta coherencia. Decoración ecléctica no es lo mismo que caos, siempre debe haber algún elemento que relacione todo. Por ejemplo, podemos colocar una mesa de comedor en teca reciclada con sillas de aluminio o fibra y una tumbona con su mesita auxiliar… pues los cojines de las sillas como la tumbona deberían ser iguales en color por ejemplo. O el estilo de la lámpara o el color de las macetas. De esta manera, aunque estemos con diferentes acabados, ópticamente hay una relación en todo ello y ordena el espacio y le da sentido.
Planificar automatización del sistema de riego: ¡esto es fundamental! Si nos vamos a meter en obra debemos contar con una toma de agua y varias tomas eléctricas. De esta manera podemos instalar un programador que nos simplificará la tarea del riego y podremos contar con más de un enchufe para iluminar bien.
Accesorios de decoración: no olvidemos que si queremos que esté agradable, debemos tratar ese espacio como una habitación más…Si está bien acondicionada le sacaremos más provecho. Cuadros en la pared, espejos grandes de pie pueden ser un recurso para agrandar el espacio si los colocamos detrás de las plantas para conseguir un mayor efecto, una mantita para las horas más frescas, luz indirecta en dos puntos diferentes en diagonal, adornos en la mesa de centro o en la de comedor como un buen plato decorativo grande, buscar elementos que por sí den carácter a la estancia…y velas, siempre velas.



lunes, 14 de septiembre de 2015

Cómo cosechar bien las plantas aromáticas.

No aprovechar las ventajas de este tipo de plantas tan fáciles de cuidar es una lástima ¿no os parece? poder preparar infusiones con ellas, aromatizar las comidas, preparar aceites o sales de baño... experimentar con ellas puede ser una de las aficiones más entretenidas de vuestras tandas de jardinoterapia y más gratificantes.

Para ello hay que contar con reservas de cara a los meses en que algunas de ellas no podrán mantenerse a bajas temperaturas y porque además el cosecharlas regularmente es la mejor manera de mantenerlas en perfecto estado ya que favorecemos el que se mantengan compactas y se ramifiquen correctamente.

Vamos a ver como es la mejor manera de cosecharlas:

La mayoría de las plantas aromáticas se pueden podar cuando empiezan a florecer, excepto en las lavandas que ha de hacerse justo después de la floración.

En las aromáticas de tipo leñoso como la salvia, romero o espliego solo hemos de cosechar los tallos tiernos.

En las de tipo herbáceo como la hierbabuena, albahaca o melisa, has de cortar los talllos cerca del suelo aunque solo utilizarás la parte con las hojas tiernas.


Para secarlas has de hacer pequeños ramilletes atados con una cuerda de esparto o de rafia o incluso con uno de los propios tallos y colgarlos boca abajo en un lugar seco y aireado. Cuando esté ya secas, separa los tallos y los guardas en recipientes herméticamente cerrados, los que tienen tapas con goma son los más apropiados pues no permiten la entrada de aire.

Y no olvides aportarles nutrientes para potenciar sus cualidades aromáticas a principios de marzo y vuelve a hacerlo en mayo. La maceta donde estén ha de contar con un buen drenaje y un sustrato desmenuzable (sin turba) y que esté poco fertilizado, solo con abono orgánico sería lo ideal.













Documentación: Neudorff

Cultiva fresas en casa.

Ya os hemos contado en otras ocasiones lo beneficioso que es el consumo de las fresas y la facilidad de su cultivo. La mayor parte del año apenas tendrás que atenderlas salvo eliminando las malas hierbas que puedan surgir en ellas. Pero la recompensa de poder disfrutar de unas sabrosísimas fresas ecológicas que te aportarán más vitamina C que las propias naranjas y que aportan muy pocas calorías, no tiene precio. Así que vamos a ver cómo podemos cultivarlas en casa:

El mejor momento de decidirse por su plantación es en otoño o principios de la primavera aunque en Los Peñotes podrás encontrarlas durante todo el año. Busca un rincón bien soleado y protegido de vientos. 

Si vas a plantarlas en mesas de cultivo en una terraza, debes tener en cuenta que cada planta ha de estar separada entre 30 y 40cm  para que reciban bien el sol. Si van en macetas independientes salvo que sean de diámetro muy grande, pondrás una planta en cada maceta. En cualquiera de estos dos casos asegúrate de que haya un buen sistema de drenaje, que tenga agujeros de salida para el exceso de agua y evitar que se encharquen.

Mejora la tierra antes de plantar utilizando en la mezcla de sustrato algún fertilizante específico para fresas o poniendo un sustrato especial para plantación.

Cuando las plantes, hazlo a la misma profundidad que estaban en la maceta que has comprado. Y tras la plantación riega abundantemente.


Durante la floración y antes de que salgan los frutos, puedes preparar un acolchado con pajas secas que puedes obtener por ejemplo de la poda del césped u otras hierbas que hayas dejado secar previamente y las colocas tapando la tierra de las macetas. De esta manera cuando salgan las fresas, en vez de apoyarse sobre un suelo húmedo que las puede estropear, lo harán sobre un suelo seco de paja y dará tiempo a que engorden y maduren sin estropearse por exceso de humedad.

Después de la cosecha has de recortar las hojas y abonar de nuevo la planta. Podrás disfrutar de estas sabrosas frutas de manera abundante durante unos tres años, tras los cuales el rendimiento disminuye. Será el momento de utilizar los estolones para obtener nuevos plantones por medio del sistema de reproducción por acodo.

jueves, 10 de septiembre de 2015

Herramientas de corte y poda.


Los nuevos materiales de las herramientas de poda aportan ligereza a su uso y sus mangos vienen con diseños ergonómicos que hacen que las manos sufran menos, incluso en aquellas cuyo diseño emulan a las antiguas, aunque unos guantes siempre recomendamos utilizar.

Si te gusta la jardinería y el huerto un error es no contar con las herramientas adecuadas para facilitar el trabajo. Se trata de disfrutar con las horas que dediquemos a esta afición y aunque es un verdadero ejercicio físico el que conlleva, vamos a intentar que nuestro "gardengym" no sea un suplicio.

En otro post hablábamos de las herramientas de mano del jardín en general ( http://elblogdelospenotes.blogspot.com.es/2015/04/conoces-las-herramientas-de-mano-para.html ) y en esta ocasión nos vamos a centrar en las necesarias o útiles para las labores de corte y poda.


Cuchillo curvado: Nos facilitará la cosecha de hortalizas de fruto y para hacer cortes de injerto.
Tijera de percha o pértiga: indispensable para cortar las ramas más altas. Las de mango telescópico pueden alcanzar hasta 5m de altura y evitamos equilibrios arriesgados en escaleras.
Serrucho de poda: como su nombre indica es para la poda pero de ramas no demasiado gruesas, como las de los frutales por ejemplo.
Tijeras de dos manos de pico de loro: los mangos de estas tijeras a diferencia de las de poda de pico recto, son más largos ya que son para ramas más gruesas o duras que necesiten una mayor presión de fuerza en el corte.
Tijeras de dos manos de pico recto: se utilizan para recortar setos y trepadoras.
Tijera de podar: es la básica y de menor tamaño de todas que todos conocemos de toda la vida y que utilizamos para el pinzamiento en arbustos, para cortar las flores del jardín...
Trituradora: Esta herramienta nos machaca todos los restos de poda del jardín, lo cual es muy práctico a la hora de hacer compost o incluso utilizar esos restos triturado como acolchamiento para proteger el suelo de las heladas.

Lo recomendable es optar siempre por buenas marcas que nos garanticen la durabilidad y eficacia de uso de las herramientas que vamos a utilizar. Los Peñotes por ello siempre elige marcas de prestigio como pueden ser: Gardena, Outis o Lista.

Por último añadir que es importantísimo es limpiar bien las herramientas de poda tras su uso ya que si la planta que hayamos podado tuviera algún hongo o bacteria se lo traspasaríamos a otras. Y tras el lavado y antes de guardar hasta el siguiente uso, ha de engrasarse con un paño empapado en simple aceite de oliva la parte de corte, las cuchillas.

DIY: Floreros minimalistas

Contar con la presencia de flores frescas siempre es reconfortante y alegra el ambiente de cualquier estancia donde se coloquen. A veces basta con un pequeño detalle para tener un efecto de primera y aparte de elegir bien las flores que queramos poner, no hay duda de que el soporte es otra parte importante. Que en Los Peñotes tenemos jarrones preciosos de cristal tampoco hay duda, pero hoy os vamos a proponer además jugar un poco a crear y vamos a enseñaros lo fácil que es inventarse un soporte para poner flor cortada.

Veamos que necesitamos:























  • Unas flores  naturales de calidad: en este caso elegiríamos unas rosas blancas de nuestras floristerías.
  • Unas barras de madera o de bambú: los tutores o palos para herramientas de nuestra sección de Bricojardinería pueden servir.
  • Un serrucho para cortarlos, papel de lija para rematar el corte, cinta de carrocero para la pintura.
  • Pintura negra mate (la de nuestra marca Fleur Paint seca rapidísimo y es ecológica y se limpia con agua )
  • Probetas de cristal.
  • Un plato con cierto borde que sirva de base y tope a las patas del trípode que vamos a hacer.
  • Cordón de algodón negro (es de los que se venden para tejer alfombras que tienen cierta elasticidad).
Una vez que cortamos el palo en tres trozos iguales y de la medida que queramos tenga el soporte (unos 20cm si las probetas son de 10cm por ejemplo), lijamos el extremo de los cortes del serrucho para que queden lisos y colocamos un poco de cinta de carrocero a un tercio del palo pues solo vamos a pintar la parte superior de los mismos.
Con la pintura de Fleur Paint estarán secos en menos de 1 hora. 
A continuación cortamos 1m aproximadamente del cordón de algodón y lo anudamos de manera que ya solo quede unir los tres palos para formar un trípode con el cordón como se puede ver en la imagen.










Ya sólo queda pasar la probeta por el medio de ese cordón de manera que se queden sujetas por la tensión del mismo.
En lugar de probetas, también puede utilizarse una vaso de cristal de tubo aunque en ese caso hay que apretar menos el trípode para que quede el hueco en medio suficiente para el vaso.
La ventaja de este arreglo es que será muy fácil cambiar el agua a la flor y mantenerla por lo tanto más días en perfectas condiciones. El agua limpia en la flor cortada es fundamental para que las flores vivan y no les falte oxígeno. Y si le cortas el tallo de vez en cuando facilitarás también la absorción de ese oxígeno por parte de la flor.
Este arreglo es perfecto para colocar en tu mesa de trabajo, en un aseo, o si lo repites y haces más de uno puede ser un centro de mesa perfecto.
También puedes variar su aspecto y combinar el color de la pintura que apliques a los palos con el cordón y el plato de base, o con el color de la flore elegida... ya es cuestión de echarle creativida e imaginación.



















Fotos: Flower council

viernes, 4 de septiembre de 2015

Crisantemos: la flor de la suerte y la salud.



Los Crisantemos, tan utilizados en la festividad de todos los santos, lejos de estar relacionados con los difuntos guardan una simbología relacionada con la salud y la suerte. Originario de China y Japón donde gozan de una inmensa popularidad, llega a Europa en a principios del siglo XVIII y aunque al principio el color más conocido era el amarillo, actualmente la gama de colores es amplísima: amarillo dorado, bronce o tonos anaranjados profundos para decoraciones más calidas. O también podemos optar por una decoración sutil y calmante con crisantemos en matrices de color blanco, rosa o púrpura. Como puedes encontrarlos en diferentes variedades, las posibilidades de composición con otras flores es muy fácil y decorativa como puedes ver en la imagen de la izquierda.

Mantenimiento.
Si quieres disfrutar de tus crisantemos como flor cortada por lo menos durante tres semanas, has de seguir estos consejos:
Ponlos en un florero limpio y agua limpia.
Quita las hojas de los tallos para que no estén colgando en el agua ya que se descomponen muy rápidamente y ensuciarían el agua.
Puedes añadir alimento específico para la flor cortada al agua.
Cambia el agua cada cinco días y la de la parte superior del jarrón regularmente.
No coloques las flores bajo la luz solar directa.

DIY
Y aunque son flores que compaginan perfectamente con otras, os vamos a proponer un arreglo realmente sencillo y económico que es muy llamativo sobretodo si se realiza en grupo. Aquí lo podéis ver en una composición colgante, pero también podéis hacerlo colocando los jarrones en la barandilla de una escalera o en los escalones, a modo de lineal sobre una mesa, intercalados con las fuentes en una mesa tipo bufet, en un aparador en grupo de tres en una entrada...

Necesitas:
3 Crisantemos que pueden ser diferentes.
3 ramitas gruesas de una altura similar a la flor.
3 recipientes iguales.
Una sierra para cortar las ramas.
Un cuchillo para cortar en diagonal el tallo de las flores.
Una cinta del mismo color del recipiente (en este caso hemos optado por tonos cobre)
Cuerda de color negro y unas pinzas de madera que pintarás en ese color. Y por último una esponja de florista que has de sumergir durante una hora en agua para que se empape bien .


Una vez que has pintado las pinzas de madera de color negro, atas la cuerda a las pinzas y las colocas en tres puntos equidistantes en el borde del recipiente donde previamente has colocado la esponja de florista ya empapada en agua.















Pinchas el tronco a una profundidad en la que quede estable y retocas la altura de la flor para que queden equilibrados en tamaño. Pinchas la flor y la sujetas al tronco con la cinta del mismos color del recipiente.

Ya solo te queda decidir donde colocar esta sencilla composición. Todos los materiales que necesitas (excepto las pinzas de madera) podrás encontrarlo en Los Peñotes.













Fotos cortesía de Flower Council