DIY: Jabones naturales de tu jardín.

Una vez escuchamos decir a un fotógrafo que se dedicaba a hacer fotos para recordar y no perder las cosas que le gustaban. Esto nos ha llevado a querer conservar las esencias de las flores y plantas de nuestro jardín para poder disfrutarlas a lo largo del año... y hay muchas maneras de conseguirlo, una de ellas puede ser el hacer jabones naturales utilizando esas flores y plantas. 

Vamos a hacer primero una selección de algunas de las que podemos usar: Las hierbas no sólo son útiles para dar sabor en la cocina, muchas de ellas tienen propiedades estupendas para la piel, también. Así que vamos a disfrutar de sus beneficios de belleza naturales según lo que queramos conseguir:

Tomillo: Anti-inflamatorio - ideal para piel propensa al acné.
Albahaca: Antibacterial - un gran rejuvenecedor de la piel.
Romero: Un antídoto natural contra los eczema, dermatitis y psoriasis.
Lavanda: además de relajante, hidrata la piel y nos dará un aroma delicioso.
Aloe Vera:  para la piel inflamada, irritada o quemada por el sol.

Pero podremos hacerlos con muchas flores del jardín como los jazmines o rosas.

Qué necesitamos:

Un puñado de hierbas.
Batidora de mano.
Papeles de filtro de café.
Recipientes limpios y secos que usaremos de moldes.
Jarra medidora.
Aceite vegetal.
Base de jabón de glicerina (disponible en tiendas de manualidades)
Alcohol y un cuchillo de filo recto de cocina.

Cómo hacerlo:

1. Lavar las hierbas y secar bien. Colocar en un cuenco con una cucharada de agua y mezclar con la batidora hasta conseguir la consistencia de un puré.
2. Para establecer la cantidad de base de jabón que necesitamos para cada molde, llenar con agua hasta el nivel deseado (según el grosor quieres que tenga tu jabón). Verter el agua en una jarra de medición y escribir la cantidad en el lado de cada molde.
3. Vaciamos ese agua y secamos bien los moldes. A continuación rociamos con el aceite vegetal el interior de cada uno de manera uniforme, para evitar que el jabón se pegue.
4. Picar la base de jabón en cubos de 1,2cm, meter en la jarra de medición con una toalla de papel sobre la parte superior y ponemos en el microondas en calentones de 30 segundos  hasta que se derrita, pero no debe hervir. Vamos añadiendo trozos de jabón hasta llegar a la cantidad deseada (la que hemos marcado previamente para cada molde). Puede que tengas que trabajar en lotes.
5. Deja que la base de jabón se enfríe, pero sin que llegue a solidificar. A continuación, añade la cantidad deseada de puré de hierbas y vertielo en los contenedores.
6. Hay que rociar con un spray de aceite la parte superior del jabón para deshacerse de las burbujas de aire. Deja que reposen los jabones creado una hora y luego los pones en el congelador durante dos horas y después ya solo tendrás que sacar los jabones de los moldes.


Comentarios