Plantas medicinales en el jardín - I - Caléndula.

Las plantas o hierbas medicinales han estado presentes en los jardines desde tiempos inmemoriales y no son especialmente difíciles de cultivar si no todo lo contrario. Lo que puede ser más
complicado es el encontrar comercializadas algunas de ellas, si no prohibidas por su toxicidad y porque sus cultivos estén dedicados exclusivamente a la industria farmacológica o cosmética. Pero vamos a centrarnos en las que sí podemos cultivar y aprovechar tanto por la belleza de sus hojas y flores como por sus beneficios, porque liarnos a hablaros de plantas que jamáis vais a poder adquirir sería un poco tontería. Y en esta primera parte os vamos a proponer una muy vistosa y decorativa.

Caléndula.
Es una planta anual con tonos amarillos y anaranjados y brillantes cabezas de flores que destacarán en cualquier parte del jardín o terraza. Su flor es comestible y se puede añadir a las ensaladas y se utiliza para decorar pasteles,  es una de las hierbas más utilizadas en los aceites a base de hierbas, ungüentos y cremas.
La Caléndula se utiliza en preparados cosméticos y de la piel por sus propiedades anti-inflamatorios, anti-microbianos y curativas de la piel, desde el acné a eczemas.
Tradicionalmente también se ha utilizado tópicamente para las venas varicosas y enfermedades de las encías.
Y como todas las caléndulas ,también ayuda a proteger a otras plantas en el jardín de las plagas como pulgones. Si echáis un vistazo a los post relacionados con el cuidado del huerto, veréis que es una de las especies que se proponen para plantar junto a las hortalizas para que atraigan a los insectos útiles que mantendrán un equilibrio ecológico en el cuidado del resto de las plantas.
¡Vamos, que lo tiene todo! belleza y propiedades terapéuticas y de insecticida natural podría decirse.

Comentarios