martes, 21 de julio de 2015

Jardinería ecológica: ayudando a las abejas.

Que la población de abejas está disminuyendo es una de esas noticias que regularmente oímos en los informativos, pero que quizás no seamos muy conscientes de su trascendencia, es casi una noticia de las de "relleno en verano". Sin alarmarnos, pero es hora de ayudar un poco en la concienciación de que estamos ante una cuestión seria y que no se trata solo de la miel... sin abejas no hay tampoco otras muchas cosas como manzanas, fresas, pepinos, berenjenas...etc.
y sobretodo a contaros que es muy fácil poner remedio a este problema entre todos los amantes de las plantas. ¡Como para no hacerlo, si polinizan el 80% de nuestras plantas!



Abejas y flores, algo más que miel: sin semillas no hay nuevas plantas.

Al oír la palabra “abeja”, pensamos automáticamente en la típica abeja melífera y a rayas. Sin embargo, existen muchas especies de abejas, que también polinizan nuestras plantas. No obstante, para ellas la polinización es un asunto secundario: vuelan de flor en flor sólo en busca de alimento.
Mientras, recogen polen y néctar, atraídas por los colores y los olores de las flores, y siempre se queda pegado algo de polen a su cuerpo peludo. Al volar a la siguiente flor, el polen alcanza el estigma y cierra el ciclo de la polinización. Esto se reconoce porque tras marchitarse la flor, aparecen las semillas o los frutos. La labor de las abejas no solo es importante para la alimentación de las personas, sino también para la perpetuación de las plantas

La mayoría de abejas salvajes no viven juntas, sino que son solitarias.

Cada especie tiene sus preferencias en cuanto a flores. En el caso de las abejas salvajes, estas son muy limitadas. Si la fuente de alimento desaparece, desaparece con ella la especie de abeja.

Las abejas melíferas  en cada vuelo solo visitan un tipo de planta y solo se alejan un máximo de 5 km, por lo que permanecen fieles a un lugar y son polinizadoras eficaces que garantizan una maduración regular de las plantas. Esta característica es muy importante para la agricultura.
Los abejorros, por el contrario, vuelan de un tipo de planta a otro. Estos “gordos moscardones” vuelan especialmente temprano.

La causas de la disminución de las abejas.

Hay muchos motivos, pero no se conocen todos. Entre las causas conocidas se cuentan el uso de pesticidas químicos en la agricultura, parásitos, como el ácaro Varroa importado de China, que prácticamente chupa la sangre a las abejas, así como la ausencia de hábitats y alimento.

¿Qué podemos hacer?

Si tienes una terraza o jardín sería importante cumplir estos sencillos consejos:

  • Plantar flores simples.
  • Plantar diversos tipos de flores, recuerda que muchas abejas salvajes polinizan un solo tipo de planta, por lo que si hay variedad, facilitarás la vida a ese tipo de abejas, que salvo que vivas en zona de apicultores serán las que te visiten.
  • Plantar plantas con épocas de floración tempranas y tardías. La mayoría de las abejas nativas están activas entre Marzo y Mayo.
  • Si vas a utilizar un producto para proteger las plantas, presta atención a que sea respetuoso con las abejas y aplícalo por las tardes, una vez finalizado la fase de vuelo de estas.
  • Las abejas encuentran cada vez menos alimentos. En muchos jardines hay principalmente césped, coníferas y árboles de hoja perenne, entre otros. Con que haya una pequeña zona dedicada a flores, es suficiente para proporcionarles comida a las trabajadoras abejas: Jacintos, Aubrietias, Phacelias, Alliums y Echinops, Borrajas, Aquileas o Milenrama, Achicorias, Linarias y Alhelíes.
  • Las abejas melíferas necesitan hogares especiales y cuidado regular, así que salvo que te decidas a ser apicultor, no puedes hacer mucho en ese aspecto, pero sí preocuparte de las abejas salvajes y abejorros si colocas uno de los Hoteles de insectos de los que ya os hablamos en otro post.





Documentación: Neudorff, especialistas en jardinería ecológica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario