viernes, 27 de febrero de 2015

Jardinoterapia con Rosales: como elegirlos.

Una de las facetas más agradables del jardín o terraza o ese mini espacio exterior que tengamos, es el poder disfrutar del aroma de las especies que hayamos decidido plantar... Ya os hemos hablado de la definición del jardín como el lugar donde poder disfrutar de los cinco sentidos. ¡Con los rosales casi se pueden disfrutar de los cinco! la vista está claro, los colores y formas de sus flores son preciosos y muy variados; el tacto aunque no es el que quisiéramos estimular en este caso ¿quien no se ha pinchado alguna vez con ellas? El del gusto porque los pétalos de las rosas son comestibles, ya sea en mermeladas, en macedonias de frutas, añadidos a una taza de té... aunque con la precaución de no haber aplicado productos fitosanitarios  o manteniendo el plazo de seguridad para su recolección. Sin duda, uno de los más apreciados será el del olfato si optamos por elegir una de las variedades fragantes.

Permitidnos aconsejaros sobre los grupos de rosas que podéis elegir según lo que busquéis, si forma de la flor, si su olor, si su tamaño...

Rosas con fragancia.
Una de las características más apreciadas de los rosales es su aroma, el cual puede tener los más diferentes matices que imaginemos, desde olor a limón, almizcle, té o su característico olor a rosas.
No todos los rosales tienen el mismo aroma ni la misma intensidad. Generalmente, los llamados rosales antiguos o clásicos son más olorosos que los modernos o híbridos de Té y Floribunda.
Aparte de la variedad intervienen otras circunstancias como las condiciones atmosféricas, edad de la flor o humedad ambiental.

Color de la flor.
Los rosales modernos cuentan con una variedad de colores que casi será imposible no encontrar el del color preferido que tengas. Los colores de leyenda como el azul o el negro, son en realidad lilas en diferentes intensidades. Pero dentro de ese grupo de rosales modernos podemos encontrar desde casi cualquier tono pastel hasta los colores más intensos.
En los rosales antiguos la variedad de colores está más limitada, abarcan desde los blancos puros a los rosas, rojos, violetas y púrpuras; algunos de ellos son bicolores: rosa-blanco, púrpura-blanco.

Rosa Isaphan

Forma de la rosa.
Podemos encontrar desde flores sencillas como en los rosales silvestres de 5 pétalos a las dobles de los híbridos actuales.
Rosa Red Mr. Lincon

Color del follaje.
Algunos rosales no tienen solo sus flores con un alto valor ornamental, si no que además cuentan con el verde de sus hojas para terminar de adornar el jardín. Por ejemplo el follaje de los Alba, el de los rugosa o el de los pimpinelifolia son de los más interesantes. Incluso los hay que tienen espinas realmente sorprendentes como en los R. Sericea Pteracantha que adquieren un tono coral en primavera. 

Podéis ver más información de los rosales en nuestra web o dentro de este blog: http://www.lospenotes.com/contenido.php?id=164&ref=159&id0=150



Jardinoterapia: Un jardin comestible.

Poder contar con un jardín previamente diseñado es una buena idea, más que un lujo, por ello el poder contar con el asesoramiento de un paisajista es una tendencia cada vez más en alza ya que de esta manera nos ahorramos en disgustos y en plantaciones que nos puedan dar problemas. Pero si encima, además de jardín bien pensado podemos introducir el concepto practicar la Jardinoterapia, entonces empezarás a comprender los beneficios de esta técnica de vida que te hace pararte a disfrutar de otra manera de vivir y disfrutar de las cosas y de la que somos totalmente partidarios ¡como no podía ser de otra manera! Hay muchas maneras de ponerla en práctica y una de ellas es la de contar con un "Jardín comestible" ¡eso ya si que es un verdadero lujo! teniendo claro que no tiene por qué ocupar toda la superficie de jardín disponible.

Pero como hemos partido de la premisa de que la buena idea es pensar primero, vamos a desgranar los pasos previos necesarios:

¿Dónde?
Parece lógico decidor que sea cerca de la cocina, siempre que sea posible. Sobretodo lo agradeceremos en el uso de las hierbas condimentarias o en arbustos tipo el Lurus Nobilis cuyas hojas son de uso común en la cocina. Si no tuviéramos mucho espacio en esa zona, o ninguno, siempre podemos optar por colocar una jardín vertical en el que tener esas hierbas a la vez que decoramos una pared, o bien optar por composiciones en macetas donde muchas de las plantas comestibles pueden darse fácilmente. Lo que sí es importante es que se cuente con toma de agua para establecer un sistema de riego automatizado con un programador.

Ubicación más favorable..
Casi todas las hierbas, verduras y frutas requieren luz solar significativa para que puedan florecer y dar por consiguiente, sus frutos.Así que para decidir la mejor posición es aconsejable observar primero la posición del sol a medida que avanza el día, de manera que podamos asegurarnos como mínimo 4 horas de sol directo en las horas previas al mediodía. También es buena idea, complementar esa falta de sol con la ubicación cerca de una pared que refleje esa luz solar o que ayude a mantener el calor del sol.

Puestos a observar, tengamos en cuenta como la luz cambia según las estaciones, ya que de esa manera, podemos optar por plantar lo que se vaya a dar mejor según la insolación con la que contemos...que en eso, no vale empeñarse en imposibles. En general, las hierbas y plantas que producen frutos comestibles (albahaca, tomates, pimientos, arándanos) necesitan el máximo de luz, mientras que las verduras con hojas comestibles (lechuga , espinacas, acelgas y otras verduras de hoja verde) crecen mejor con menos luz solar; algunas pueden incluso darse bien en semi sombra como es el caso de las fresas.

Tamaño.
Si va a ser tu primer jardín comestible, lo mejor es empezar poco a poco. Una vez que hayamos visto lo que implica en cuanto a riego, limpieza de malezas y la cosecha de las plantas, nos podremos hacer una mejor idea de qué tamaño del jardín será el óptimo para nuestros intereses culinarios y estilo de vida.

Tipo de suelo.
De nuevo toca observar, toma nota de cómo el agua corre a través del terreno y donde se asienta. Para la salud óptima de lo que plantemos y mejorar la productividad, hay que elegir un punto de nivel que permita que el agua drene desde el suelo de forma natural y evitar lugares en los que se generen piscinas de agua después de una lluvia. Si el drenaje no es el ideal en el jardín, una cama levantada es una solución inteligente y recomendable.

Si te has decidido a sembrar plantones, etiqueta la especie de la planta con nuestras pizarras especiales, te será útil a la vez que son un elemento decorativo más en tu jardín comestible.

Para asegurar una cosecha abundante, será necesario aumentar su aporte orgánico y proporcionar raíces con oxígeno y nutrientes. En  tierra compactada, el agua se escurre sin empapar y plantas quedan hacia fuera superficialmente en lugar de crecer en lo más profundo. Mira los otros post acerca de huerto urbano de este blog para ver algunos consejos y trucos.

Como ves, puedes combinar con las plantas de flor de
tu jardín con las plantas comestibles.(Col y tulipanes)
Riego.
Para mayor facilidad en el cuidado, colocarlo cerca de un grifo conectado a un sistema de riego por goteo es una opción de agua y ahorro de tiempo efectivo que no requiere una gran inversión.
Y de esta manera conseguimos aplicar el agua directamente al suelo. A empaparse totalmente alcanzará las raíces profundas en el suelo.

Elección de las plantas.
Al planear un jardín comestible, es mejor tener en cuenta que las hierbas, verduras y frutas que se compran regularmente y disfrutar así de la cocina. También puede ser divertido para elegir algunas especies más desconocidos para experimentar. Hay que considerar qué plantas son apropiadas para el tamaño del jardín y la zona climática . Y dependiendo del tiempo o paciencia del que se disponga, se puede empezar plantando desde las propias semillas, o bien hacerlo directamente con plantones jóvenes y ocuparnos solo ya de que sigan creciendo.
Pero como va a formar parte del diseño del jardín hay que tener en cuenta algo muy importante: hay que equilibrar las plantas comestibles que tienen un corto período de crecimiento con comestibles que son de hoja perenne, o al menos que tengan  parte aérea a la vista toda la temporada como pueden ser las aromáticas y condimentarias y así evitar tener un gran agujero en el jardín cuando hayamos recolectado por ejemplo las lechugas en verano.

Algunas ideas para plantas ornamentales comestibles? Toma nota:
Lechuga de hoja roja y verde.
Coles.
Otros verdes, como acelga roja y apio.
Hierbas
Alcachofas.
Flores comestibles tales como rosas, lirios de día, pensamientos, capuchinas y madreselva
Los árboles frutales y arbustos de fruto comestible como las grosellas, arándanos...

¡Así que ya solo queda que os animéis y os pongáis a practicar la Jardinoterapia!


jueves, 19 de febrero de 2015

DIY: terrario vegetal bajo cristal.

Poder contar con un terrario vegetal supone disfrutar de un paisaje natural en miniatura, y además un de las maneras más fáciles de mantener una planta con el mínimo esfuerzo pues el grado de humedad que generan al estar dentro de un cristal, recrea el ambiente de su hábitat natural y están encantadas de la vida ahí dentro.

Otra de las ventajas es que puedes colocarlo donde quieras pues dependiendo del tamaño del recipiente que elijas podrás ponerlo en una librería, en una mesa de comedor, de café o incluso llevártelo a tu mesa de trabajo y llenarte de la energía positiva que dan las plantas.

Pero vamos a ver paso a paso lo fácil que es realizar uno de estos terrarios.

¿Qué necesitamos?

Elegir primero el recipiente donde lo vamos a plantar. Lo recomendable es que sea una superficie no porosa, para que no absorba el agua del riego (que será siempre muy reducido y con spray). Nosotros hemos optado por un plato de porcelana esmaltado en color blanco y una campana de cristal, pero también puedes hacerlos dentro de frascos de cristal.

Elegir las plantas. 
Han de ser de un tamaño que quepan en nuestro recipiente dentro de que siempre van a ser pequeñas. Y un detalle importante será el de que tengan las mismas necesidades hídricas... no vale empeñarse en colocar una Crasa con un Ficus Pumila por muy bonito que nos parezca la combinación, no serán nunca un matrimonio viable.
Nosotros hemos elegido combinar dos tonos de verdes diferentes y dos tipos de hoja distintas en tamaño para crear mayor contraste ¿Con qué? pues con un Ficus Pumilla y con un tipo de Helecho diferente al más conocido pero que tiene un tono grisáceo de hoja muy interesante.

Sustratos:
Tijeras, musgo natural, sustrato universal y corteza de pino del calibre más pequeño.

Manos a la obra:

Lo primero que hemos de hacer es reducir el cepellón de la planta elegida. Con cuidado de no dañar las raíces demasiado, separamos en dos el cepellón y tras quitar algunas hojas, las deterioradas y las que por tamaño nos estorban.

Las tijeras han de estar bien limpias y volver a limpiarlas al terminar para evitar propagar posibles hongos.

A continuación colocamos la primera planta en la base elegida y aplastamos con cuidado el cepellón, volvemos a recortar las hojas que consideramos sobran para hacer una composición equilibrada con la siguiente planta. Y también porque lógicamente, al dejar menos cepellón y raíces, hemos de procurar que esas raíces no tengan que sustentar una planta demasiado grande.
Tras colocar la primera planta, probamos con el cristal que cabe y no hace falta recortar más hojas.












El siguiente paso lo haremos con la otra planta elegida que es de menor tamaño. Repetimos la misma operación de reducir el cepellón pero en esta ocasión vamos a desmigarlos casi, de manera que tengamos las raíces principales a la vista como se puede observar en las fotos.


 De la planta de menor tamaño sacaremos dos plantones para poderlos trasplantar en dos puntos diferentes al lado del Helecho y añadimos un poco más de sustrato universal que cubra lo plantado y apretamos un poco.



Ya solo que da cubrir con un poco de musgo y añadir un poco de corteza de pino y vaporizar abundantemente con agua para que quede todo ese sustrato variado bien empapado. la corteza de pino hará las veces de tope y apoyo a la campaña de cristal, de manera que al impedir que ésta llegue totalmente al suelo o base, permitirá que entre el oxígeno necesario para las plantas.


Un truco: el musgo antes de colocarlo has de humedecerlo muy abundantemente para que recobre flexibilidad y una vez ya maleable, despéinalo un poco, ya que viene apelmazado en las cajas o bolsas donde se comercializa, así quedará con un aspecto más vivo.

¿Te animas a hacer tu propio terrario? Las posibilidades son infinitas...


miércoles, 11 de febrero de 2015

El lenguaje de las flores: Las Rosas.

  
Si hay una flor que simboliza el amor y el romanticismo es la rosa, sin ninguna duda. No obstante la rosa tiene muchos significados simbólicos:

Rojo: el amor y el respeto.
Blanco: el amor verdadero, puro, la dignidad.
Pink: la felicidad, la gratitud, la pureza.
Naranja: anhelo, aprecio, simpatía.
Amarillo: íntima amistad, la solidaridad.

Los pétalos en forma de corazón representan el amor y la confianza, y los espinos que indican que la vida y el amor no siempre es color de rosa.

Es una flor que por sus múltiples variedades y colores puede aplicarse en cualquier tipo de composición.

Y como es una flor tan utilizada para regalar o "regalarse" , os recomendamos seguir estos consejos y así podréis disfrutar de vuestrass rosas de entre 5 y 20 días:

Recorta los tallos ligeramente en diagonal. Utiliza un cuchillo afilado o tijeras para esto.
Retira el exceso de hojas de modo que no haya hojas en el agua ya que se descomponen fácilmente y ensucian el agua.
No retires las espinas, ya que esto creará heridas en el tallo que son vulnerables a las bacterias.
Coloque las rosas en un florero limpio con agua limpia. 
Asegúrese de que la temperatura ambiente sea adecuada (máximo 20 ° C) y no coloques las rosas bajo luz solar directa, cerca de una fuente de calor o (esto os va a sorprender)  al lado de una fuente de fruta. Las frutas  emiten una hormona llamada maduración de etileno, que causan un envejecimiento en las flores más rápido.