domingo, 4 de enero de 2015

Qué planta de interior pongo: Beaucarnea.


Beaucarnea, símbolo de fuerza y perseverancia.
Si buscas una planta de aspecto rotundo y que sea resistente, quizás estés ante la opción perfecta. Es una planta que necesita muy pocos cuidados pero a cambio ofrece mucho. Es una planta que crece lentamente pero sin que casi nada la afecte. A pesar de que esta planta en su hábitat natural (procede de Méjico) puede crecer hasta convertirse en un árbol de ocho metros de altura esto es difícil que suceda en nuestro clima y más teniéndola como planta de interior.  No se suele ver superando el 1,50m de altura, pero es suficiente para que su aspecto sea imponente. Es una planta muy longeva y junto a su resistencia, son las características que la hacen símbolo de fortaleza. Y suele ser una planta típica para regalar cuando alguien se muda a su nuevo hogar porque ¡va a ser de las cosas que se queden haciendo buena compañía muchos años!

Pie de elefante.
Esta planta se comercializa con dos nombres científicos: Nolina para las plantas jóvenes y Beaucarnea para las de mayor edad. Y ésta suele conocerse como “pie de elefante”, debido a la forma de su raíz bulbosa que se ve en la parte inferior de su tronco y que asoma sobre la tierra en forma muy parecida, a los pies de un elefante

Por siempre jamás.
Aunque son plantas muy longevas y resistentes, tienen sus caprichos como todo ser viviente: un punto de luz y un poco de agua son suficientes para garantizar la compañía de esta planta por muchos años. Peeeero, además ella prefiere un lugar con mucho sol, y lo ideal es una temperatura que oscile entre los 5ºC y 35ºC, es decir que el frío no le gusta nada, si la has sacado a la terraza en primavera, no olvides meterla dentro tras el verano, y procura que fuera esté en semisombra.

La Beaucarnea almacena agua en sus raíces y el tallo, por lo que los períodos de sequía no la asustan… ¡Sí, puedes irte de vacaciones y no sufrir por ella! de hecho, puede sobrevivir varios meses sin agua. Aunque lo recomendable es regarla regularmente , aunque poco y prestarle algo de atención de vez en cuando, y así evitamos la frase de : “es que no se me dan bien las plantas”, vamos a ver, en esta ocasión es de las facilitas y de las que no piden mucha atención, pero es un ser vivo…sobretodo si no nos olvidamos de este pequeño detalle de concepto.
En verano agradecerá que le vaporices las hojas pues le gusta la humedad y así evitas que las puntas de las hojas se sequen. El error más común que se comete es el exceso de riego, porque vemos la planta mustia y pensamos que necesita agua y está así por todo lo contrario. Ante la duda sácala de la maceta y mira como está la tierra, si está muy mojada "escurre" el cepellón y vuelve a ponerla en su sitio con tierra nueva y no la riegues en un tiempo. Es muy difícil de recuperar cuando ha sido encharcada en exceso. El tronco se reblandece hacia la parte alta hasta que se caen las hojas. Procura que el sustrato no esté apelmazado y tenga un buen drenaje.
Puedes intentar reproducirla separando los vástagos de la base en primavera. Y a los diez años puede sorprenderte con una floración.








Fotos: Oficina holandesa de la flor.

Qué planta de interior pongo: Flamingo.

El Anthurium, o como se le llama popularmente Flor de Flamingo, es una de las plantas de interior más fáciles de cuidar y de las que se adaptan a cualquier estilo de ambiente, pues a pesar de su exotismo, encajan tanto en un espacio cládico, como en uno moderno. 

La Flor Flamingo es una de esas plantas con fuerte personalidad, pero que gracias a sus variedades nos va a producir diferentes impresiones: una flor de flamenco blanco crea un ambiente sereno, mientras que las variedades de colores brillantes crean un ambiente animado. La planta se adapta a cualquier interior, por lo que es ideal para dar como regalo.

Hace poco escuchábamos a un médico alabar la labor de los biólogos de quienes decía que sin ellos y sus trabajos de investigación, la medicina no podría hacer nada. Pues en el caso de las plantas ocurre lo mismo, sin la labor de los botánicos no podríamos disfrutar de la belleza de las plantas de interior pues su origen siempre es muy lejano a nuestro entorno, así que vamos a sacar a la luz el origen de esta planta y de paso poner nombre a quien debemos agradecer el disfrutarlas.

Desde las selvas tropicales.
En 1857 el médico y botánico austriaco Dr. Karl van Scherzer encontró la primera variedad de flor de flamenco, llamado Scherzerianum Anthurium. El segundo fue descubierto durante una expedición en 1876 en las montañas de los Andes en Colombia, por Ecuador por Eduard Francois Andre. También nombró esta planta con parte de su nombre: Anthurium Andreanum. Hoy en día contamos con más de 400 variedades de flores de Flamenco.

Sus cuidados.
La Flor Flamingo le gusta recibir una buena exposición de luz, pero no sol directo. Regar con agua tibia planta al menos una o dos veces por semana y asegurarse que  la bola de la raíz se mantiene húmeda. 


Es bueno saber:
• Encontrarás la mayor parte de la flor del flamenco en rojo, pero en Los Peñotes podrás encontrarlo en rosa, púrpura, naranja, amarillo, blanco o verde y si no fuera así, podemos traértelo de encargo.
•Simboliza la belleza exótica.
• La Flor Flamingo funciona realmente bien como una flor cortada en ramos de novia gracias a las distintas variedades y tamaños de flor.
• Ocurre como con la Poinsettia, la parte que vemos de color, no son las flores, éstas crecen en el espádice como pequeñas protuberancias
• El nombre de Anthurium (flor de flamenco) tiene su origen en la lengua griega: Anthos significa "florecimiento" y oura "cola". Este nombre se deriva de su método de la floración, que comprende una bráctea y un espádice, con el espádice ser comparado con una cola
• La Flor Flamingo se puso de moda como planta de interior en el siglo XIX, sobre todo debido a su llamativa apariencia.
• Algunas variedades Flamingo Flor se utilizan tradicionalmente en la medicina.
• Pertenece a la familia Araceae. Otras plantas pertenecientes a esta familia son la Cala  y la Dieffenbachia
• La Flor Flamingo produce nuevas flores y hojas cuando las viejas hojas y flores se decoloran. Es entonces cuando hay que quitar las hojas amarillas y las flores marchitas. Si las hojas están brillando es señal de que nuestra planta está sanísima y contenta.

¡Que la disfrutéis!







Fotos: Oficina holandesa de la Flor.