Arte topiari


En contra de la imagen que se ha dado a veces, esta técnica de poda no hace sufrir a las plantas, solo se trata de dar al jardín un toque de geometría y de fantasía.
La técnica topiari se utiliza desde la antigua Roma, aunque su mayor esplendor quizás podemos centrarlo en el ajardinamiento del siglo XVII con los grandes jardines formales de las residencias de la aristocracia y monarquía. Aunque si bien, es un estilo de plantaciones que tradicionalmente se ha utilizado en ajardinamientos de estilo clásico, en la actualidad ese porte formal  y geométrico es muy utilizado para ajardinar espacios de estilo minimalista y moderno.

En caso de decidirnos por utilizar alguna planta con este tipo de poda será un elemento escultural dentro de la terraza o jardín y será uno de los puntos de atención visual.
Lo que sí hay que tener claro, es que no se puede aplicar esa técnica de poda a cualquier planta. Debemos elegir plantas de vegetación densa y que aguanten bien los cortes sin que queden espacios o huecos. Si son de hojas pequeñas mejor y de crecimiento lento.

¿Qué plantas son aptas para topiari?
El Boj (Buxus sempervirens)
El Tejo (Taxus baccata)
El Laurel común, el que utilizamos para cocinar (Laurus nobilis)
Y de las coníferas el Ciprés (Cupressus sempervirens) 
El Aligustre ( Ligustrum delavayanum).
Romero (Rosmarinus)...
Hay otras especies pero estas son las más fáciles de utilizar para ello a nuestro entender.

Cipreses unidos en las copas y podados creando un conjunto escultórico sorprendente.

¿Cómo se poda?
¡Con mucha paciencia lo primero! Hay que tener en cuenta que se trata de darle forma a la planta pero sin dañarla. Y que a veces podemos tardar  años en conseguir lo que queremos.
Si no se ha hecho nunca, lo recomendable es empezar por una planta pequeña y optar por dar formas curvas que son más fáciles. O utilizar una planta con algo de forma y ensayar la técnica controlando el crecimiento de primavera de manera que no perdamos esa forma.
Es aconsejable utilizar guías de corte bien con cuerdas que nos sirvan de límite, o bien creando una estructura con tela de gallinero por ejemplo que coloquemos sobre la planta,de manera que cuando vaya creciendo y asomando las ramas nuevas sobre ese tejido metálico con la forma deseada, solo tengamos que cortar lo que asome.
Podar de arriba abajo y dando vueltas alrededor de la planta para ir verificando la figura que queremos aplicar.

Herramientas
Siempre hay que procurar tener las herramientas bien limpias y desinfectadas. Después de cada uso hay que lavarlas como se hace con los cubiertos y si le aplicamos aceite, el de cocinar sirve ¡ya es para nota!
Las podadoras eléctricas requieren una gran destreza por lo que salvo para recorte de setos grandes y rectos, es mejor utilizar pequeña herramienta de mano, ya sea unas tijeras de una sola mano para los cortes más finos en ramas blandas, o de dos manos para mayor velocidad de corte…aunque realmente lo importante es utilizar la herramienta que nos de mayor seguridad y comodidad. Y también hay pequeñas tijeras eléctricas, no solo las sierras grandes que todos conocemos.
¡Así que todo dependerá de la destreza de la que os creáis capaces!



Comentarios