La reina de la navidad: la Flor de Pascua.


La Flor de Pascua, es la reina indiscutible en navidad, y aunque os hayamos hablado de otras propuestas a la utilización de esta planta, eso no significa que no nos rindamos ante su belleza, porque la verdad es que cuando pones una de ellas en cualquier lado el toque de elegancia está asegurado y si pones varias agrupadas ya es un espectáculo… No tenéis más que echar un vistazo a las fotos de cómo están en nuestra exposición del centro de jardinería  Los Peñotes…


Esta planta es oriunda de México y Centro américa, donde crece en terrenos porosos y húmedos de barrancos y laderas rocosas; en su hábitat de origen es capaz de alcanzar los tres metros de altura y adquirir la forma de un pequeño árbol.

Actualmente, los productores han conseguido colores muy variados, como el fucsia.

En México la llaman pascuero y en Argentina, estrella federal. Otro de sus nombres es poinsettia, en homenaje al botánico y diplomático Joel Robert Poinsett, que la conoció cuando era embajador de Estados Unidos en México, y la introdujo en su país en 1825 y que es como la solemos denominar en los centros de jardinería, pero aunque suene muy "botánico" su nombre científico es Euphorbia Pulcherrima. Pero con decir Flor de pascua, bastará àra saber de qué hablamos ¡así que no preocuparse!


Descripción
Esta vistosa  planta tropical que en su versión de colores rojo y verde está claro que se asocian a la Navidad (por lo menos en el Hemisferio Norte), es en origen un arbusto de la familia de las euforbiáceas, es decir, pariente del ricino y el árbol del caucho. Destaca por el tamaño y el colorido de sus brácteas, hojas modificadas que rodean a las verdaderas flores, muy diminutas. Y hay que tener cierta precaución con el látex que liberan al cortarlas porque puede irritar la piel.
Cultivo
Habitualmente se utiliza como planta de interior, pero en las zonas cálidas de España se puede plantar en exteriores. Necesita un suelo fértil, suelto y poroso; precisa humedad constante, pero no soporta el encharcamiento. La luz natural le es imprescindible para mantener el color, pero el sol directo podría quemarla. Es importante que no reciba luz por la noche, ya que las brácteas de las flores nuevas no se colorearán.

Cuidados
La humedad y el riego son los aspectos más críticos del cuidado de esta especie. Lo más recomendable es regarla una vez por semana, sumergiendo la maceta de 10 a 15 minutos en un recipiente con agua. Como buena planta tropical, el exceso de sequedad ambiental la perjudica hasta provocar la caída de las hojas; hay que colocarla en un lugar alejado de los radiadores y chimeneas.


La temperatura no debe exceder los 23 grados durante el día ni bajar de 16 grados por la noche.
Y si queréis que vuelva a colorear sus brácteas el año próximo se debe mantener en total oscuridad de septiembre a noviembre, es decir, los tres meses previos a la floración, pero no es fácil tener éxito… el consuelo es que no son plantas caras y podéis renovarlas cada año.




Agradecimientos por documentación a la AECJ

Comentarios