¡COMPRATE UN LORO!

Foto de: William Stadler.

Esta expresión tan popular se suele utilizar cuando queremos que alguien se busque otra compañía diferente al que utiliza dicha frase… Pero lo que no se imaginaría nunca el que lo dice, es que la compañía de un loro pude llegar a ser tan gratificante como el hecho de tener una mascota tan cariñosa como pueda ser un perro, por ejemplo.

Un loro, además de la belleza de su colorido, o la diversión que pueda proporcionar el querer enseñarle a hablar, puede presentar otra curiosidad muy poco conocida y es la sociabilidad de los que son criados a mano.

Los loros criados a mano, son loros que desde polluelos han estado con un contacto físico continuo con personas que les han estado alimentando a diario con papilla (por eso se les llama "papilleros"), acariciándolos, hablándoles…etc. De esta manera nos reconocen como uno más de su especie y se acercan e incluso ofrecen su cabeza para que les acariciemos, nos dan besos, pueden estar sueltos en la casa. Saldrán y entrarán en su jaula sin necesidad de obligarles, atenderá a nuestra llamada como lo haría otro tipo de mascota más tradicional como los perros.

Foto de: Melody
Es realmente curioso ver lo cariñosos que pueden ser cuando son criados de esta manera, son como un perrito faldero y ofrecen una compañía inesperada pero no menos tierna por ello.


Si quieres saber qué precauciones has de tener a la hora de adquirir este tipo de aves o cualquier otra, puedes visitar nuestra web en el siguiente enlace donde podrás informarte acerca de sus cuidados: http://bit.ly/H3f8HH


Comentarios