miércoles, 23 de octubre de 2013

Otoño escarlata con los Arces japoneses.

Con su estampa ‘zen’ y el cromatismo espectacular de sus hojas —del verde tierno y ácido o el burdeos de la primavera al amarillo y el rojo de fuego del otoño— se han convertido en apreciadísimos ejemplares en jardines y terrazas. Sus variedades son además numerosas. Los Arces japoneses o "Acer Palmatum" son un espectáculo en cualquiera de sus etapas, tanto en otoño como cuando pierden las hojas en invierno, su estructura es casi como una escultura natural muy decorativa también.
Acer P. Beni Tsukasa 

Las hojas de estos árboles y arbustos para muchos suelen alcanzar su máximo grado de belleza en otoño, cuando se encienden de amarillo, dorado y rojo vivo antes de caer.

Como ejemplares solitarios o en pequeños grupos (en espacios generosos) resultan sumamente decorativos, y en compañía de azaleas, rododendros y helechos, con los que comparten el gusto por los suelos ácidos, componen conjuntos de clara estilo japonés.

Las condiciones de cultivo.
Plantados en un jardín, los arces japoneses pueden alcanzar de dos a tres metros de altura, excepto algunas variedades enanas que no suelen superar el metro y medio. Preferirán un rincón en semisombra, incluso umbrío, y húmedo; no llevan bien el pleno sol ni el frío intenso. El terreno deberá ser fresco, profundo y no calcáreo. Sólo hay que podar los ejemplares jóvenes para darles forma.

Muchos cultivares viven bien en maceta, y como bonsáis... es decir, que de vez en cuando hay que recortarles las raíces para mantenerlos en esas macetas sin necesidad de que pidan más tierra o espacio reticular.
En general, sus enemigos son las cochinillas, las quemaduras que les provoca el sol fuerte (¡cuidado con la orientación oeste!), el exceso de viento y la falta de hierro.

Los arces ideales para un patio o terraza.
Acer P. Atrolineare
Numerosos arces japoneses viven bien en grandes macetas en un patio o una terraza . Lo ideal es darles un sustrato compuesto por cinco partes de corteza de abeto y una parte generosa de perlita, a lo que habrá que añadir los nutrientes necesarios (en Los Peñotes  te asesorarán convenientemente).
Durante el verano el riego deberá ser intenso, procurando que el sustrato no se seque.

Acer P. Beni Shichehenge 
Amplia variedad:
Numerosos arces tienen hojas palmeadas, pero otros muchos exhiben un follaje plumoso, filiforme. La forma de la copa también es muy variada, los hay erguidos, llorones, achaparrados, redondeados, en cascada, ovoidales, desparramados...
Entre los cultivares de copa llorona y follaje plumoso que alcanzan en maceta 1,5 metros, está el ‘Inabu shidare’, de hojas color burdeos; el ‘Brocade’, de hojas que cambian del verde al anaranjado, con nervaduras y pecíolos dorados, y el ‘Filigree’, de hojas verdes en filigrana, como revela su nombre. También resultan espectaculares en maceta el ‘Red dragon’, el ‘Red filigree lace’ y el ‘Red pygmy’. Entre los arces enanos (1,5 metros) de hojas palmeadas son especialmente bellos el ‘Kamagata’, por el color escarlata y dorado de su copa en otoño; el ‘Kashima’, cuyas hojas cambian del verde al amarillo entre el verano y el otoño, y el ‘Wilsons pink dwarf’, en cuyo precioso follaje rosado de primavera surgen tonos verdes en la zona de las nervaduras durante el verano.

¡Como véis podéis elegir entre una amplia gama!

(Agradecimientos a la AECJ)

¡Lagarto, lagarto...!

Si estás buscando un tipo de ocio que no te lleve demasiado tiempo pero que sea algo diferente y si te gustan los animales pero no tienes demasiado tiempo para dedicarles o sueles estar ausente de casa por tu trabajo, quizás podrías plantearte disponer de un terrario en casa y así  acceder a un tipo de afición muy interesante. Nos permite crear y reproducir por nosotros mismo el hábitat natural de especies animales tan interesantes como son los reptiles o los anfibios. Este tipo de mascotas son más fascinantes de lo que puedan parecer y además implican un mantenimiento muy sencillo y al ser animales de sangre fría, no necesitan de nuestra atención diaria, no son animales para interaccionar con ellos como puede ser un perro o una cobaya... son mascotas que ofrecen la belleza de su observación, de la elegancia de sus movimientos. Sin llegar a ser Frank de la jungla, podrás tener un trozo de un país lejano en tu casa.


Los terrarios que tenemos en Los Peñotes son los de la reconocida firma Exo Terra y suponen un hogar ideal para reptiles y anfibios y han sido diseñados por herpetólogos europeos. Cuentan con puertas frontales que facilitan el acceso para realizar el mantenimiento y la alimentación de los animales. El sistema de cierre ha sido pensado para evitar los escapes y todas sus puertas pueden abrirse separadamente. Además disponen de una pantalla en la parte superior para la ventilación permite la entrada de los rayos ultravioleta “B” y de los infrarrojos .

Al ser desmontables es fácil realizar su decoración y cuentan con entradas para cables o tubos a ambos lados donde se pueden instalar cualquier otro elemento (cascadas, rocas, sensores, etc.) dentro del terrario. El propio montaje de los paisajes te ocupará unas horas de lo más entretenidas, incluso puedes planteártelo como un cuadro paisajístico en real si no te convence el incluir animales, podrías crear una selva tropical con su lluvia, sus plantas características, o un paisaje desértico...si tienes un buen criterio tendrás un mini mundo en tus manos o te sentirás como los creadores de las maquetas para las grabaciones de cine ya que se trata de crear un espacio real a la escala de tu terrario. 

Os dejamos el enlace al video de Exo Terra para que podáis observar las cualidades de este tipo de terrarios.QgJufsmN8N0

Y si queréis ver algo más acerca del cuidado de los reptiles y anfibios, visita la información y consejos que hay en nuestra web: http://bit.ly/1a969xc

sábado, 19 de octubre de 2013

¡COMPRATE UN LORO!

Foto de: William Stadler.

Esta expresión tan popular se suele utilizar cuando queremos que alguien se busque otra compañía diferente al que utiliza dicha frase… Pero lo que no se imaginaría nunca el que lo dice, es que la compañía de un loro pude llegar a ser tan gratificante como el hecho de tener una mascota tan cariñosa como pueda ser un perro, por ejemplo.

Un loro, además de la belleza de su colorido, o la diversión que pueda proporcionar el querer enseñarle a hablar, puede presentar otra curiosidad muy poco conocida y es la sociabilidad de los que son criados a mano.

Los loros criados a mano, son loros que desde polluelos han estado con un contacto físico continuo con personas que les han estado alimentando a diario con papilla (por eso se les llama "papilleros"), acariciándolos, hablándoles…etc. De esta manera nos reconocen como uno más de su especie y se acercan e incluso ofrecen su cabeza para que les acariciemos, nos dan besos, pueden estar sueltos en la casa. Saldrán y entrarán en su jaula sin necesidad de obligarles, atenderá a nuestra llamada como lo haría otro tipo de mascota más tradicional como los perros.

Foto de: Melody
Es realmente curioso ver lo cariñosos que pueden ser cuando son criados de esta manera, son como un perrito faldero y ofrecen una compañía inesperada pero no menos tierna por ello.


Si quieres saber qué precauciones has de tener a la hora de adquirir este tipo de aves o cualquier otra, puedes visitar nuestra web en el siguiente enlace donde podrás informarte acerca de sus cuidados: http://bit.ly/H3f8HH


jueves, 10 de octubre de 2013

Eco-jardineros y el compost.

Nunca nos cansaremos de proponeros tareas en el jardín o terraza y es que nos parece que es una de las terapias, ocio o como queráis llamarlo más relajantes y gratificantes que hay. Ya lo dice un viejo proverbio chino: “Si quieres ser feliz un día emborráchate, si quieres ser feliz una semana, lee un libro. Si quieres ser feliz un mes, cásate. Pero si quieres ser feliz toda la vida, hazte jardinero”.

Así que vamos a intentar ser lo más felices posible y en esta ocasión vamos a enseñaros otra actividad que podéis llevar a cabo: fabricar vuestro propio "compost" que además os servirá para crear un tipo de abono orgánico reciclando vuestra propios deshechos orgánicos, sí, no vamos a llamarlos simple "basura" con la de ventajas que nos van a aportar al mejorar la tierra de nuestro jardín y alimentar mejor a nuestras plantas, por no hablar del ahorro en fertilizantes químicos ya que se dice que por cada 100 kg de restos orgánicos se obtienen 30 kg de abono... es decir, no es que vayamos a poder prescindir de aquellos, que también tienen su importancia, pero sí podremos combinar las dos técnicas. 
La técnica del compostaje consiste en un proceso biológico que transforma la materia orgánica doméstica o del jardín en humus, mediante la interacción de oxígeno, bacterias y microrganismos. Dependiendo del contenido de nutrientes, el compost maduro puede emplearse también para abonar macizos de flores o pequeños huertos.
¿Qué necesito para hacer compost?

Un compostador o silo: La forma más elemental es hacer un montón en un rincón del jardín o usar un cajón de listones de madera. Pero lo mejor es comprar un compostador prefabricado o silo. Los hay de distintos materiales (plástico, resina, térmicos, etc.) y tamaños diversos. Y además es lo más estético ya que la opción de los listones de madera que podemos encontrar en internet puede parecer de lo más bucólico, eco y todo lo que queráis, pero hay que ser muy, pero que muy manitas para hacer algo que no parezca un rincón desastre. Y si aún así queréis hacerlo de esa manera la altura y la anchura de la pila de compost no deberían exceder de 1,50 m.
Una máquina trituradora: Para obtener la proporción adecuada, es importante mezclar bien el material compostable. Por ejemplo, hierba fina cortada con hojas o con restos de la poda de partes leñosas. Para acelerar el compostaje y la fermentación es aconsejable cortar o picar los residuos lo más pequeño posible. Para ello lo mejor es usar una máquina trituradora y también activadores de compostaje.
Acelerador de la fermentación: Ideal para cuando llenas el primer día de instalación y necesitas arrancar el proceso con fuerza.
Para ello, puedes utilizar COMPO Composter, acelerador de descomposición con guano. Lo añades entre cada capa de material compostable y hay que mezclarlo ligeramente. Este producto es biológicamente activo y de efecto rápido. A las 6-8 semanas ya tendrá un acolchado de compost de calidad.
Añadir lombrices es bueno igualmente (de hecho, desde la tierra suben).
Herramientas: Aparte del compostador o silo, precisarás herramientas para voltear, tijeras de poda para cortar ramas y una pala para extraer el compost hecho.

Donde ubicar el compostador.

Deberá reposar directamente sobre la tierra. Por comodidad, elige un sitio cercano a la cocina. Y en la sombra es mucho mejor que en el sol, ya que si no, tendrías que regarlo con frecuencia para mantener la humedad. 
Para la transformación biológica es necesario que haya siempre suficiente oxígeno y humedad. Si el compost está demasiado suelto se seca rápidamente, si está demasiado compacto, no proporciona suficiente oxígeno a los organismos y microrganismos del suelo. Es fundamental, por tanto, que la mezcla sea la correcta. Si no lo es, puede pudrirse y producir malos olores... y esto nos vuelve a llevar a la recomendación del uso de un compostador prefabricado.

¿Qué puedo echar?

En principio, cuanto más variada sea la mezcla, mejor será el compost.
Del jardín: 
Hojas, césped, hortalizas, paja utilizada como acolchado, ramas podadas (ya os hemos dicho que si están trituradas mejor), serrín, etc. 
Las malas hierbas sólo si son anuales y no llevan semillas, porque las perennes que tienen estolones (ej. grama) o bulbillos (juncia o castañueña) o rizomas, puede mantener su viabilidad y brotar y nos la lían.
De casa:
Cenizas, posos del café o de té, infusiones con papel incluído, cáscara de huevo, frutas, verduras y hortalizas, periódicos pero que no estén impresos en color, yogures caducados pero sin el envase, tapones de corcho, papel de cocina, aceite de aliñar, pelos, etc. 

¿Qué no hay que echar?

• Carne, huesos y pescado. Produce malos olores.
• Plantas y frutos enfermos o gran cantidad de vegetales podridos, es decir, puedes echar las mondas de la patata, pero no las patatas podridas. Produce malos olores y putrefacción.
• Los excrementos de animales domésticos y de personas. Lleva patógenos. 
• Ceniza y serrín de madera tratada o aglomerados. Colas y barnices. Esto es muy tóxico.
• El resultado de pasar la escoba tampoco porque lleva metales pesados.
• Por supuesto cualquier material que no sea orgánico y biodegradable: plásticos ,vidrio, etc.. 
¿Cómo procedemos a llenar la compostadora? 

Para que toda la materia que añadamos se convierta en materia de abono orgánico es aconsejable realizarlo de la siguiente manera.
La capa inferior se hace con ramas más gruesas y piñas sin superar los 30 cm.
Mezcla varias capas de siega de hierba con residuos de corteza, podas de tallos jóvenes y papel troceado, en una proporción de 1 a 2. El estiércol o el mantillo del año anterior sirve como activador de la fermentación y se puede agregar al material, también en capas alternativas.
A continuación, riega. 

Es interesante almacenar en otoño en un cajón o rincón hojas secas para mezclarlas con el césped en primavera y verano, que es más abundante, y equilibrar así material seco con verde. 
Los compostadores disponen de ventilación y aberturas para que funcione la descomposición. No deben estar cerrados herméticamente.
La humedad resulta vital, si hay un período largo sin lluvia hay que regarlo de vez en cuando. Por último, una temperatura de 40-60ºC eliminará los gérmenes y posibilita que en 3 ó 4 meses tengas un compost de calidad. 

El único cuidado consistirá en vigilar que no se pudra controlando la fermentación. De vez en cuando, toma un puñado de compost con la mano y apriétalo. Si escurre líquido, corre peligro de pudrirse. Incorpora material seco y dale forma de nuevo al montón. Y si se desmorona, se encuentra muy seco y debes humedecerlo. Remueve la mezcla una vez al mes para airearla.

Claves para el control total del compost 

Si notas un olor a amoníaco, significa que hay demasiado nitrógeno (material verde) sin mezclar con carbono (materia marrón). La solución es mezclar con materia seca (por ejemplo, hojas secas) y voltear. 
Si notas un olor a podrido, significa que hay demasiada humedad y poco oxígeno. La solución es mezclar con materia seca y voltear.
Si ves que el compostador está lleno de materia seca y fría, significa que falta humedad. Por lo tanto la solución será mezclar con restos de cocina verdes y voltear.
Las Moscas de la fruta no son ningún problema, pero si no las quieres ver o en menos cantidad debes enterrar un poco los restos de cocina. 
Y siempre puedes utilizar cualquiera de los productos que vienen ya preparados para acelerar la fermentación o el compostaje en su proceso y seguir las instrucciones.

¿Cuándo está terminado el compostaje?

Estará listo en unos 3 meses en primavera-verano y hasta 6 en invierno. 
Para ver si ya está en su punto, toma un puñado con la mano. Deberá tener un color marrón o negruzco similar al del mantillo, olor a bosque y estar frío debido a la falta de actividad microbiana.













domingo, 6 de octubre de 2013

Los Brezos.



Los brezos son de las plantas más demandadas desde finales de verano, pero no son como muchas veces escuchamos decir: "esas plantas que no hace falta regarlas"... ¡claro que hay que regarlas y cuidarlas!, lo que sí es cierto es que su aspecto permanece casi inalterable aún cuando se pasa la época de su floración y aún cuando se secan, a pesar de que su color pueda ser menos intenso, mantienen un alto valor decorativo y se quedan en nuestras casas durante meses a pesar de habernos olvidado de que son seres vivos o hemos decidido dejarlos secar, en cuyo caso es recomendable aplicarles un poco de laca en spray para que las florecillas no se desprendan.

Pero permítenos enseñarte un poco más de lo que son los brezos y algunas curiosidades relacionadas incluso con su nombre: son plantas de la familia de las Ericáceas. Los que son cultivados pertenecen a dos géneros: Erica con más de 600 especies, y Calluna con una sola especie, C. vulgaris. El nombre de Erica procede del griego “Ereiken”, romper, quizás por la capacidad de sus raíces para romper las piedras silíceas. Calluna también viene del griego “kalluno” que significa barrer, escoba y esta variedad se utiliza para fabricar escobas.


Son plantas que requieren clima poco seco y no caluroso. Por ello podemos ver nuestras montañas coloreadas con estas plantas en invierno. Hay variedades aptas para invernadero y otras que pueden ir al aire libre en algunos rincones especiales del jardín. La floración se prolonga prácticamente durante todo el año ya que hay algunas variedades de floración de invierno y otras de primavera y otoño. El suelo ha de ser francamente ácido y no toleran el menor indicio de cal. Necesitan sol, resisten mal la sequía o la polución atmosférica. Se pueden multiplicar por estaquillas semileñosas antes de la época de la floración. Los brezos necesitan pinzamientos del tallo para favorecer la ramificación. Después de la floración, suprimir las ramas que han florecido. 

Y si quieres conocer algo más de otras vivaces, pincha en este enlace: http://bit.ly/GCZpi1

sábado, 5 de octubre de 2013

Bulbos de otoño.

Lilium.
Los bulbos son una de las plantas más fascinantes que hay, se comercializan cuando están en período de letargo ya que tienen propiedades vitales concentradas en su interior. Al ponerse en tierra y llegar la estación favorable brotan. Cada bulbo tiene una época para florecer, otra para estar en letargo, otra para la plantación y otra para brotar. Y para que los bulbos que compremos nos florezcan una y otra vez, es importante respetar esos plazos.

Ahora nos toca hablar de esa gran parte de las plantas bulbosas que se plantan en otoño para florecer en la primavera del año siguiente. Después de florecer mantienen su parte aérea, para desarrollar  órganos bajo tierra (bulbos, rizomas, tubérculos, etc. ) que acumulan sustancias de reserva para el invierno.
 
¿Cuándo plantar?
Se plantan en Octubre y Noviembre, en las zonas más frías a pleno sol y en las demasiado cálidas con alguna protección.

Tulipanes "Agatha R. de la Prada" combinados con pensamientos malva.
¿Cómo plantar?
Se usan suelos bien drenados y sueltos y se plantan cuidando que la yema quede siempre hacia arriba...y para los que nunca habéis tenido un bulbo en vuestras manos, os aclararemos que la yemas está en la parte más estrecha, los bulbos tienen forma parecida a las cebollas pero siempre presentan un cuello más o menos obvio por donde sale la yema.
Se pueden colocar en grupos homogéneos en cuanto a su forma, color y especie de floración, o bien combinando especies diferentes. Y desde luego teniendo claro ka combinación de colores resultante y las alturas que alcanzan cada uno de ellos para no encontrarnos con la sorpresa de que empiezan a florecer y solo vemos los que están en la primera fila y no los de detrás.

Muscaris.
En cuanto a la profundidad, la regla general es que se planten a una profundidad que sea una vez su tamaño. Ante la duda, es mejor pecar por defecto, que por exceso que tampoco es cuestión de enterrar un tesoro. Y en cuanto a la separación entre bulbos, los de mayor tamaño los pondremos a unos 12cm de distancia y los de menor tamaño a unos 10cm entre ellos. Aunque si se quiere obtener superficies de color más compactas, se pueden plantar un poco más juntos.

Iris.
Protección y agua.
Después de terminar la plantación hay que realizar un riego copioso. No importa que el suelo esté ya húmedo, ese riego es para asentar la tierra y evitar cámaras de aire. Si existe la posibilidad de fuertes heladas, es aconsejable recubrir la superficie con algún material como corteza de pino, paja, etc…

Los principales bulbos de flor de plantación otoñal son: los tulipanes, jacintos, narcisos,  los iris, anémonas, fresias, ranúnculos, y lilium. Menos conocidos serían las ixias, muscari, o crocus, pero no dejan de ser una opción igual de hermosa que los anteriores.

Recolección.
Tras la floración conviene dejarlos por lo menos un mes en el suelo para que el bulbo recupere las reservas que consumió durante la floración. Si los dejamos toda la campaña en el suelo, muchos de ellos engordarán y aumentarán su calibre dando al año siguiente una floración más vigorosa. Se suelen arrancar a mediados del verano colocándolos en un lugar seco y con poca luz y muy ventilado. Es importante etiquetarlos debidamente para acordarnos al año siguiente de qué variedad son ya que llegado el otoño podremos plantarlos nuevamente.
Y otra de las ventajas de estas plantas, además de poder "reutilizarlas" es el poder contar con la opción de flor cortada, pues muchas de las variedades son aptas para disfrutarlas en jarrones con agua, como los Iris, los tulipanes o los Lilium.

Y si quieres estar al tanto de los consejos de cada mes acerca de tus plantas, puedes acudir a este enlace donde cada mes tendrás la información actualizada y una ficha en formato pdf para que puedas descargartela: http://bit.ly/14qqpJP