lunes, 29 de julio de 2013

Flores de fin de verano: Lagerstroemia

La expresión "agostar" a veces la utilizamos melancólicamente cuando algunas plantas adquieren cierta tonalidad amarillenta y nos da la impresión de que se acerca el otoño, los campos cambian su verdor por el tono oro, algunas trepadoras de floración temprana sí que comienzan a "soltar" algo de hojas a mitad de agosto... pero nada más lejos de la imagen del otoño todavía,¡quedan muchos días de flores y color fuerte en nuestras plantas! así que no preocuparse, es cuestión de acordarse de incluir en nuestra seleccción las especies apropiadas para tener color durante muchos meses al año.

Hoy nos centramos en las Lagerstroemias, que tienen un nombrecito algo difícil de pronunciar pero que en los viveros en cuanto nos dicen las dos primeras sílabas y se queda alguien ahí atascado, ya sabemos a qué planta se refieren porque además es una de las plantas que en los últimos años ha sido más aplicada tanto en jardines privados como en públicos.

La Lagerstroemia es originaria del centro de China, desde donde se extendió a través de India, en lugar de a través de Europa, como ha sucedido con la mayoría de las especies.

Las especies más decorativas son tres: L. indica, L. subcostata y L. speciosa, aunque es la primera de ellas la más difundida y menos delicada.

Es un gran arbusto, capaz de transformarse en pequeño árbol de 5 a 6 metros de altura. Florece desde agosto hasta octubre, y sus flores reunidas en panículos terminales están formados por pétalos ondulados blancos, rosa, púrpura, malva o violeta. Su floración es realmente espectacular y nos da la opción de contar con un árbol en flor en pleno verano que contraste con el verde de las otras copas y además por varios meses. Lo habitual es disfrutar de la breve floración  de los prunos y otros frutales a principios de año, que aunque son preciosas, son muy breves.



La Lagerstroemia no soporta las fuertes heladas, pero en países
mediterráneos puede resistir bien el invierno con tal de que se proteja el pie de los ejemplares con turba u hojas secas.


Independientemente de cuando la hayamos plantado, será indispensable al llegar febrero podar con energía acortando las ramas más jóvenes en una tercera parte y eliminando las ramitas demasiado débiles. Agradece un riego dos veces por semana y de abril a octubre será conveniente abonar cada 15 días con agua y productos orgánicos.

Y por si fuera poco, su otoño es también una maravilla de color. ¡Esta planta es una joyita! Te da color todo el año y no te exige grandes espacios, es perfecta para pequeños jardines aunque en los de grandes dimensiones llamará la atención a pesar de su discreto tamaño.


sábado, 20 de julio de 2013

DIY de orquídeas.



Estamos acostumbrados a ver las orquídeas colocadas siempre dentro de maceteros que según el tipo de orquídea que sea, debería ser transparente para que le llegue la luz a las raíces, o de cualquier otro material en el caso de las especies que no lo necesiten de la otra manera, como es el caso de los Cymbidium. Aunque no siempre están plantadas de la manera apropiada y luego vienen las desesperaciones porque la planta no florece como quisiéramos y esto ocurre casi siempre por falta de conocimiento. Hay que entender a la planta: algunas viven en las ramas de los árboles (epifitillas), otras lo hacen sobre rocas (litofíticas) y algunas sí que viven en el suelo (terrestres). Las raíces de las epífiticas y litofílicas están adaptadas a vivir expuestas al aire o inmersas en materia orgánica, ya que tienen un tejido acumulador de agua llamado velo. Y son las de este tipo las que vamos a poder colocar de la manera original que vais a aprender. ¡Así que vamos con el DIY (do it yourself)! tan de moda...



Esta técnica  pudimos aprenderla en el pasado Taller de Orquídeas que recibimos en Los Peñotes por parte de Mau Boto de la Academia del Jardín...¿que no te enteraste? ¡pues apúntate a nuestro newsletter  a través de nuestra web (www.lospenotes.com) y así no te volverá a pasar! o visita de vez en cuando la sección de Noticias de nuestra web; pero a lo que íbamos, vamos a ver como en las recetas de cocina, que necesitamos primero:


DIY de Orquídeas - Material necesario:
  • Una orquídea (elemental), pero ha de ser como hemos dicho de las que no necesiten tener enterradas sus raíces.
  • Una plancha de corcho natural, como las que utilizamos en los Belenes de Navidad. Y si no tienes, puedes utilizar una tabla de madera pero que esté tratada con un aceite que la proteja de la humedad con la que va a estar en contacto.
  • Alambre de Bonsai. Se trata de un alambre muy maleable y que no oxida.
  • Musgo natural.
  • Hojas de helecho.
  • Fungicida específico de orquídeas.
  • Una hembrilla de colgar cuadros.

Manos a la obra.
Lo primero es sacar a la orquídea de la maceta en la que se comercializan y con cuidado, le quitamos la tierra. esto no será muy difícil pues el sustrato de las orquídeas suele ser bastante ligero.

Una vez que tenemos las raíces limpias, aplicamos un fungicida con un vaporizador y de esta manera dejamos protegida la raíz en el nuevo entorno a colocar y a la vez humidificada.


La plancha de corcho ha de tener cuatro orificios previamente realizados para poder pasar el alambre que va a sujetar la planta. Esto puedes hacerlo con un taladrador para que sea más fácil y evitar que se te pueda partir el corcho.

Mezclas el musgo con las hojas de Helecho, o de cualquier otra planta de hoja menuda, pueden ser los brotes que quites a otra planta; de lo que se trata es de reproducir el suelo de un bosque, crear un sustrato suelto y que retenga humedad y no oculte la luz a las raíces. Y una vez que tenemos esa mezcla preparada, podemos empezar a unir todas las piezas de este puzzle vegetal.

Ponemos la pieza de corcho en horizontal, a continuación un poco de la mezcla del musgo, las raíces de la orquídea, de nuevo la mezcla vegetal y pasamos los alambres de manera que hagamos una cruz por encima y en la parte de atrás se anuda el alambre y ya está listo el corcho para colgarlo con la hembrilla redonda que le hemos puesto.

Solo tienes que decidir donde colgarla, intenta evitar lugares con corrientes o que reciban el chorro del aire acondicionado o de bomba de calor en caso de calefacción con este sistema. Y por supuesto con luz natural, pero sin sol directo.
Este tipo de composición queda bonita aún en los momentos que la planta no esté en floración, pero también puedes utilizar el recurso-trampilla de colocar en esos días, una vara de la orquídea en versión artificial.

Y si quieres ver o recordar los trucos  para cuidar estas plantas que dimos en el Taller de orquídeas, pincha en  este enlace: http://bit.ly/16QtVem



jueves, 18 de julio de 2013

El mejor amigo...



Quien tiene un amigo, tiene un tesoro... pues quien tiene un perro o un gato, lo tiene por duplicado. Y será cierto lo del dicho acerca de que su comportamiento es diferente y que tu perro pensará que eres Dios porque todos los días le acaricias, le hablas, das de comer y juegas con él, mientras tu gato ante ese mismo comportamiento, pensará que lo haces porque quien es Dios es él mismo... pero da igual, el poder contar con la compañía de una mascota y su cariño y fidelidad y ser responsable de ellos es toda una forma de vida y no hay duda de que mejora el carácter de las personas.

Foto cortesía de Andreas Krappweis.
Y esta creencia parece no ser exclusiva nuestra, pues un reciente estudio del Observatorio de la Fundación Affinity ha sacado unas conclusiones dignas de tenerse en cuenta en cuanto a la relación de las personas con las mascotas.

El 46% de la población conviven con una mascota en España. ¿Será por ello que tenemos fama de alegres?... Bueno, puede que conozcas a algún cascarrabias que tenga mascota, pero  piensa en cómo sería en caso de no tenerla, seguro que mucho más inaguantable.

Pero sigamos con los datos del estudio; el 54% tienen perro y el 36% tienen gato. Es una pena que no digan nada sobre otros tipos de mascotas aunque es cierto que estos dos tipos de animales son los más habituales.

Foto cortesía de: Dora Horvath.
Lo que parece claro según los datos es que quien tiene perro o gato, lo tiene con todas sus consecuencias y es uno más de la familia ya que hacen vida plena con ellos. El 54% lleva a su mascota a visitar a sus amigos y cerca del 80% dice jugar, acariciar y abrazar o besar a diario a su mascota... esto da que pensar ¿hacemos lo mismo con nuestros famliares y amigos? casi, que mejor lo dejemos ahí y no profundicemos más en este puntito. Pero sigamos con los datos: ¡9 de cada 10 ven la televisión con su mascota! ¿Os imagináis? ¿Viendo la final de fútbol o la telenovela? Hubiera sido genial que en la encuesta hubieran incluído alguna pregunta sobre sus preferencias televisivas, lo mismo sacábamos alguna buena lección.


Imagen de: Jessica Karelia.





Uno de los resultados más enternecedores es el de que el 80% manifiesta que el tener a su perro es su motivo para despertarse. Esto hace cierta la frase del pensador Ben Williams acerca de que "No hay mejor psiquiatra en el mundo que un cachorro lamiéndote la cara". Quizás por ello, el 63% le dice cosas a su mascota que no le diría a nadie más.

Los niños son los mayores fans, 8 de cada 10 con edades entre los 9 y 12 años manifestaron preferir jugar con su mascota antes que con amigos. Y de la población estudiada que tiene perro o gato, acuden al médico un 15% menos.

Aunque estos datos no significan que este vínculo tan especial a veces no se rompa y los abandonos no se produzcan, aunque al menos nos queda el consuelo de que cada vez más se acude a las protectoras en busca de animales en adopción y casi la mitad de mascotas abandonadas son adoptadas posteriormente.

Así que si te decides a tener en tu vida una mascota, piensa que será parte de tu familia, te llenará de momentos inolvidables y te hará compañía para siempre.








viernes, 12 de julio de 2013

¿ Poda de Verano?

Setos de Viburnum Opulus que son de
los que florecen sobre madera del año
anterior.
Pues sí, ¡podéis darle a la tijera en verano! pero no os creáis que nos ha dado un ataque de peluquero furibundo, que no se trata tampoco de entrar a lo comando en el jardín o terraza...
Vamos por partes, aunque en un momento se pudiera pensar que el verano no es la fecha más indicada para realizar labores de poda, hay una serie de plantas que a pesar de los rigores del verano,  no podemos dejar abandonadas a un crecimiento normal, y hay que realizar podas y limpiezas que después nos agradecerán con una mejor floración o fructificación en la siguiente temporada. Las plantas son así de majas, las atiendes y te dan las gracias a su manera.

¿Qué hay que podar?
Por regla general, en los arbustos y árboles que florecen sobre la madera del año anterior (suelen ser los más precoces en la primavera) la poda debe realizarse nada más acabar la floración.

El Hybiscus grandiflorus es de las plantas que florecen sobre madera del año y por lo tanto no se debe tocar en verano.
Tal es el caso de la mayoría de las plantas de la familia de las rosáceas... ¡ojo! que no es lo mismo que los rosales, nos referimos a la familia, los perales por ejemplo son rosáceas también. Otras plantas que florecen sobre la madera del año anterior son las Hortensias, los Viburnum opulus, los Prunus, los celindos...

Las Lantanas son de floración sobre madera nueva.

Sin embargo, las plantas que florecen sobre la madera del año se suelen podar en el invierno, como es el caso de las Abelias, Escalonias, Lantanas, Jazmín grandiflorum. Aunque hay que incluir ciertas excepciones: en las de floración tardía  como Pyracanthas, Cotoneaster, Crataegus, llex, etc., es necesario durante el verano recortar sus ramas hasta las yemas que florecieron al final de la primavera. De esta manera conseguiremos dejar los frutos en la periferia y podremos disfrutar de toda su belleza en el otoño. Si no realizáramos esta poda, los frutos quedarían escondidos por las ramas crecidas después de la floración y de lo que se trata es de disfrutar al máximo de la belleza de nuestras plantas.

Las hortensias (hydrangeas) son de las que florecen sobre madera del año anterior y por lo tanto hay que podar pasada la floración. ¡Ojo! después de la poda volverá a crecer, pero entonces ya no hay que cortarla de nuevo.



Por otro lado, hay que evitar los chupones en los arbustos de crecimiento rápido. Los chupones restarán savia a las ramas principales, ralentizando su crecimiento por lo que deben eliminarse lo más rápidamente identificables, ya que suelen ser ramas que brotan de la base del arbusto con un crecimiento muy vigoroso y muy vertical. A veces es difícil distinguirlos sobretodo por ejemplo en los rosales arbustivos que echan ramas muy largas en su crecimiento normal, aunque será fácil si vigilamos y observamos que no echan capullos de floración.


En las plantas trepadoras, que utilicemos para cubrir pérgolas, barandas o muros, deben recortarse las ramas de gran vigor para favorecer el entramado de las ramas secundarias y mejorar la cubrición. Y en el caso de las más vigorosas como las Glicinias, será casi una tarea semanal porque es de las que crece casi sin parar.

Todas las plantas reflorecientes, como geranios, fucsias, etc., deben limpiarse de las flores secas para favorecer la formación de nuevas flores. Este punto, muchas veces muy descuidado es fundamental en los geranios para tenerlos en constante floración.

Y en cuanto, ahora sí en exclusiva, a los rosales. Aquellas rosas que se van secando deben cortarse por la 3ª o 4ª yema a partir del capullo. Así se conseguirá prolongar la floración en verano. Una vez concluida ésta se suele realizar una poda fuerte aunque menos que la realizada al comienzo de la primavera. Esta poda se suele realizar sobre el 15 de agosto y ayuda a la formación de nuevos vástagos con yemas florales que empezarán a florecer en los primeros días de septiembre.

Y si queréis una información adicional, echad un vistazo a este vídeo: http://bit.ly/12VnAQu

(¡Gracias por compartir en las redes sociales!)

sábado, 6 de julio de 2013

Quien a buen árbol se arrima...

Buena sombra le cobija... Pero aparte del significado de buscar el cobijo, asilo o protección de alguien poderoso que se intuye en el refranero español, para conseguir un beneficio, vamos a ceñirnos al sentido más estricto y jardinero de este refrán que es el de contar con una buena sombra y su frescor.

El jardín de "El Capricho" en Madrid es una muestra del color que pueden aportar los árboles a un jardín, así como frescor. En la imagen unos rosados árboles de Cercis siliquastrum, conocido como el árbol de Judas.
En muchos jardines a veces se tiende a dar una importancia demasiado exclusiva a los macizos de flores, que necesitan luz y sol para que tuviera mucho color el jardín... ¡como si no hubiera otra forma de aportar color! Y esa exclusividad en ocasiones puede conllevar el que convirtamos nuestro jardín, en un gran espacio abierto y en un lugar inhabitable debido a que, como dirían en algunas zonas del sur, es una auténtica "torraera" en la que solo se puede estar de noche para no sufrir un golpe de calor.
Claro que hay diseños de jardines con grandes explanadas de pradera o caminos bordeados con setos y poco arbolado... pero esos casos suelen ser en zonas climáticas muy diferentes a la nuestra, en Inglaterra o Francia es común este tipo de ajardinamiento, pero si buscamos ejemplos en nuestros jardines históricos, verás que en ellos abundan los árboles: el Retiro en Madrid, Los de Aranjuez o La Granja en Segovia...son buenos ejemplos de lo que es un diseño de jardín para pasear y estar en él a cualquier hora... otra cosa será, si deseamos un jardín de los que son para ver y contemplar, pero en esta ocasión estamos hablando de otro concepto de jardín, nos referimos a como organizar uno en el que queramos pasear y estar fresquitos...
La Vinca Minor es perfecta para cubrir los suelos en sombra y aportar algo de color.


Así que por nuestro bien, vamos a pensar y a contar siempre con la colocación de algún tipo de arbolado y arbustos en los jardines, si queremos disfrutarlos durante el día. La sombra que proporciona un árbol es siempre más fresca que la de un muro ya que por el árbol pasa el aire y no está acumulando el calor del sol durante el día para luego proyectarlo. Y además no hay por qué pensar que un jardín que contenga arbolado abundante, vaya a ser un jardín sin variedad de color, o muy soso o triste por tanta abundancia de verde.

Para eso hay que buscar especies y variedades tolerantes a la sombra. Además hay que cuidar otros aspectos como un buen drenaje, un suelo no demasiado fuerte y rico en materia orgánica, y una buena fertilización rica en fósforo.

Entre las plantas que toleran sombra:
Anuales: Ageratos, Caléndulas.
Bulbos: Algunos Lilium, Narcisos, Tulipanes, Dalias.
Leñosas: Rododendros, Tejos, Tsugas, Azaleas.
Arbustos: Crataegus, Forsythias, Hortensias, Lilas, Aligustres, Spiraeas, Viburnum, Koelrenterias.
Trepadoras: Hiedras, Wisterias. Así como Vincas y Ajugas que cubren los terrenos.
Vivaces: Aconitum, Cimifugas, Eupatorium, Thalictrum, Astilbes, Campanulas, Hostas, Peonias, Primulas, Begonias, Alegrías.
¡Como ves son muchas más de las que crees!

¿Cuáles son los árboles más recomendables para proporcionar la sombra?
Excepto algunos pinos y análogos, lo típico es utilizar plantas de hoja caduca. Las plantas de hoja perenne se usan más en grupos decorativos.

Peonía.
Algunas plantas nobles, de gran categoría individual se usan para sombra. Así los robles y encinas, hayas, tilos, olmos, etc. Son plantas generalmente de lento crecimiento y gran belleza.

En Los Peñotes puedes conseguir grandes ejemplares en tres tipos de presentación:

a) A raíz desnuda. Se suministran únicamente en la época adecuada: invierno. Son más baratos y hay que plantarlos con unas ciertas precauciones para no dañar las raíces, pero sin grandes complicaciones.

b) En grandes contenedores. Se suministran en cualquier época. Son difíciles de transportar, con mucho peso y más caros. Con estas se permite la plantación en el momento deseado, aunque dado el tamaño del ejemplar pueden requerirse algunas técnicas especiales que no están al alcance de cualquier aficionado. Se suelen utilizar cuando se pretende un ajardinamiento con aspecto ya muy crecido y que parezca estar plantado desde hace años.

c) Escayolados. Constituye el sistema más adecuado para el transporte y plantación de ejemplares excepcionales. Debido a la edad de la planta, transportes y preparación, son ejemplares que suelen tener un precio más alto. Claro está que si consideramos el espacio ocupado por el árbol y el desarrollo conseguido, puede considerarse como relativamente menos caro que una plantación de bastantes ejemplares menores.

Una vez un paisajista nos dijo con cierta ironía, que los jardines eran cuestión de dinero o de paciencia...¡y tenía razón! pero en cualquier caso, el proceso de ver crecer tu jardín es siempre gratificante y motivo de conversación cada vez que recibes a alguien en casa ¿o no?

Detalle de las hojas del Roble.
La elección de especies y variedades, del numero, tamaño y porte del árbol de sombra, es muy importante, y debe realizarse teniendo en cuenta el tamaño del jardín y las características ecológicas y estéticas del proyecto del mismo. No hay que dejarse llevar por la emoción de lo que nos gusta un árbol determinado, si no que es aconsejable recurrir siempre al consejo y asesoramiento de profesionales si no se tienen conocimientos suficientes y así evitamos sorpresas desagradables como que las raíces nos están levantando el solado del porche... o que se nos quema el césped porque hemos decidido plantar pinos. Hay que poner árboles... pero "sin mala sombra".


jueves, 4 de julio de 2013

¿Sabes lo que es un jardín de rocalla?


Algunos creen que la rocalla son esas piedras que vemos en algunos jardines y que proceden del mar...pues no se trata de eso, ¡un jardín de rocalla es mucho más interesante que esto!

¿Qué es?
Un jardín de rocas, o rocalla, es la reproducción a escala reducida de una escena natural. Puede representar un terreno montuoso, con rocas, grietas entre ellas, piedras, zonas más o menos húmedas, etc. Los materiales, las plantas y su disposición pueden reproducir la escena de una región española, es decir, que  puedes componer (o encargar, que los jardineros y paisajistas están para algo) rocallas alpinas, que recuerdan las altas sierras, rocallas mediterráneas, que reproducen zonas litorales más o menos escarpadas... es decir, que no sólo se construyen con rocas de mar.

Jardín de rocalla que representa un paisaje de montaña: lavandas, juníperos, clavellinas, sedums tapizando el suelo y piedras de musgo. Foto de Tomás Martinek.

¿Dónde?
Una rocalla se hace generalmente en una pequeña colina, natural o artificial, un talud contra un muro, etc., siempre de forma que el terreno tenga un cierto movimiento. Sobre esas laderas se colocan rocas suficientemente voluminosas y bien situadas, imitando en lo posible la disposición natural. Aunque en terreno plano también puedes hacerlos si no te queda otra opción o simplemente te gusta.

Fila de arriba, de izda. a dcha: Roca espagueti - Río Arco iris - Río Rodano. Fila de abajo de izda. a dcha: Bolo de musgo - Río autóctono - Río granítico.

¿Qué rocas?
Algún paisajista indica que las rocas deben ser del orden de tamaño de 10 ó 12 piezas por tonelada, y que la mitad de las cuales ha de tener al menos 60x30x30cm aproximados pero lo que tienes que tener en cuenta es que la composición ha de ser armoniosa y equilibrada e intentar reproducir algo con aspecto lo más real posible...como si te lo hubieras encontrado ahí casualmente, recuerda que se trata de reproducir un paisaje natural.
Las rocas pueden ser graníticas, calizas o bien de estructura cavernaria como tabas, pómez, etc. En los granitos y gres son muy atractivas las superficies con pátina o con líquenes, musgos... ¡las imperfecciones en este caso suman puntos!  Y también podéis utilizar  materiales como gravillas, garbanillas, arenas, etc.

¿Cómo se colocan?
Las rocas deben dejar entre sí huecos o grietas para la plantación que hay que hacer después. Hay que tener la precaución de no utilizar rocas calizas cuando se vayan a cultivar plantas acidófilas y utilizarlas cuando las plantas sean calcícolas para que no haya problemas en su superviviencia y no os desesperéis porque tal planta no da flor o parece como quemada...


Algunas Vivaces son aptas para plantar en rocallas.
En la imagen una Arabia Blepharophylla.

¿Y las plantas?
Las plantas de rocalla no solamente se emplean en rocallas, sino también, en tiestos y jardineras, aisladas o formando parte de jardines en miniatura, que son composiciones de escenas a partir de pequeñas plantas y otros elementos.

Según su origen y las exigencias de cultivo o estéticas, las plantas de rocalla pueden ser:
Coreopsis Verticalata.

Alpinas. Plantas procedentes de las altas montañosas. Están adaptadas a esas condiciones y generalmente suelen estar muy pegadas al terreno, con una intensa floración y con necesidad de reposo invernal.
Mediterráneas. Plantas que proceden de las zonas próximas al nivel del mar con climas moderados.
Crasas. Son los cactus y otras plantas análogas o suculentas. Los Sedum están siendo últimamente muy utilizados por la facilidad de su mantenimiento y la variación de su aspecto a lo largo del año.
Otras muchas vivaces de poco desarrollo pueden utilizarse en rocallas mixtas y son las que aportan más movimiento por sus floraciones y tamaños.
Y también se pueden incluir en ellas plantas bulbosas o anuales.

Leucanthemum Catananche.








Riego.

El sistema más recomendable y efectivo y de uso racional del agua, que hay que recordar siempre que es un bien escaso y no susceptible de desperdiciar nunca... es el riego por goteo. Su instalación ha de hacerse una vez planteada la estructura de la rocalla y determinados los huecos donde van a estar las plantas, que una vez se desarrollen, taparán las mangueras de riego.


Lo más aconsejable es intentar imitar a la naturaleza que te rodea, ya que siempre hay que tener en cuenta el clima que tengamos para conseguir una mejor supervivencia y adptación de las plantas... por mucho que te gusten las imágenes de las islas Maldivas, si vives en la zona centro... como que no va a tener mucho éxito un ajardinamiento de ese estilo. Pero lo que será seguro es que conseguirás un alto efecto decorativo en tu jardín y además con menos necesidad de cuidados que cualquier otro. Lo más entretenido será el quitar las malas hierbas ya que entre las hendiduras de las piedras suelen salir, pero también es fácil quitarlas pues no disponen de mucha tierra en la que enraizar.




lunes, 1 de julio de 2013

Geranios, gitanillas y demás...

Varios tipos de gitanilla: Pelargonium grandiflora a la izquierda y Pelargonium Randy (de flor más pequeña) a la derecha.

Si hay una planta de flor que esté ligada a nuestra cultura de manera especial, podríamos decir, quizás, que es el geranio. Te la puedes encontrar en cualquier rincón de España, con mayor o menor floración, pero ahí está, llenando balcones en Asturias o invadiendo un patio en Andalucía o cubriendo el suelo de un parque en Extremadura. Y es tan fácil de cultivar y reproducir que cualquier temor a la dichosa mariposa africana, se ve compensado por la belleza del colorido potente de sus flores y por la variedad que nos ofrecen.
Así que una vez que ha quedado claro que nos encanta esta flor, vamos a aprender un poco más acerca de ellos.

Tipos de geranios.
Un geranio es una planta que luce tanto en un jardín o una terraza, ya sea plantado en la misma tierra del jardín o colocados en el suelo dentro de macetas o bien cubre un muro. Los primeros son los geranios de hierro o zonal y los segundos son gitanillas, murcianas o geranios hiedra. No es preciso describirlos puesto que cualquier aficionado los conoce y ya hemos hecho mención a que se encuentran entre las plantas más conocidas. Lo que no es tan conocido es el nombre latino que como todas las plantas tienen los geranios.

No solo son de color verde sus hojas como podemos ver en este Peltatum Stuts Dream,

El geranio de hierro, el que tiene las hojas con una banda oscura, se llama entre los técnicos Pelargonium zonale, y el de hiedra se conoce como Pelargonium peltatum. Las dos plantas pertenecen al género botánico Pelargonium de la familia Geraneácea.

Pelargonium zonale de flor doble.
Algunos geranios proceden de semillas que han de sembrarse siempre conforme a las instrucciones del sobre, en semilleros y en primavera cuando la temperatura es de 16º-18º. Si la temperatura exterior es inferior, la siembra debe hacerse con una cierta protección. Los semilleros han de llenarse con turba y arena como mezcla.
Los geranios no resisten los días fríos del invierno en la mayor parte del territorio español, y necesitan una cierta protección. A partir del segundo año se hacen excesivamente leñosos y tienen una floración defectuosa. Para evitar esa degeneración producida por el tiempo o para evitar que las plantas se hielen durante la estación de frío, los aficionados suelen producir sus nuevos geranios a partir de esquejados que se realizan en otoño.

Cómo hacer esquejes.
Aunque los asociemos a esta estampa algo
"kitch", son flores de alto nivel decorativo,
dependerá del "traje" que le pongamos.

La historia de la mayor parte de nuestros geranios nace en un esquejado realizado a partir de esquejes de 7,5 a 10 cms., de largo, vigorosos, con tres yemas (se notan porque se encuentran en la inserción de las hojas) y cortada por debajo de un nudo. Se limpian quitando las flores, capullos y hojas inferiores y tratando la herida con una hormona de enraizamiento.

Se planta en mezcla de turba y arena o turba a partes iguales. Colocar en luz suave. Mantener la mezcla ligeramente húmeda.
Cuando se producen las raíces (10 a 20 días) incremente el riesgo. Cuando las raíces se hayan desarrollado (20 a 30 días) se lleva el tiesto a la luz normal. Transplantar y tratar como planta adulta.

Este proceso puede realizarse también desde la primavera al otoño, pero las plantas resultantes no florecen bien en el mismo año y cuando lo pueden hacer llega el invierno.

Las plantas pequeñas producidas por los esquejes enraizados en otoño deben protegerse durante el invierno. Y es aconsejable por otro lado, el etiquetar esos esquejes si quieres recordar el color y tipo de geranio que es para poder colocarlos de forma armoniosa la siguiente primavera. Incluso si lo regalas...quien lo reciba sabrá que no es un "regalito envenenado" y podrá saber donde le quedará mejor en su terraza según la composición que tenga.

 Los geranios florecen mejor y de mejor colorido en tiestos pequeños, por lo que raramente deben transplantarse y cuando se haga esto nunca deben pasarse a tiestos un número mayor (2,5 cms., o sea, una pulgada), que el tiesto original.

Y si no lo consigues, no sufras demasiado, la ventaja de renovar los geranios cada temporada es que descubrirás nuevos colores y variedades ¡y tendrás una nueva oportunidad de esquejar!

¿Qué tal un poco de "peñoterapia"?

Con la llegada del buen tiempo y el disponer de más horas de luz, parece como que tuviéramos más horas de tiempo libre, o que hay más tiempo para poder hacer cosas, el ritmo de vida cambia... pero es que además, si tienes días de vacaciones y no tienes previsto irte fuera de casa, es el momento de  llenarnos de energías positivas, el mirar las cosas de otra manera y poner en práctica una serie de trucos que estamos seguros os van a ayudar a ello:


Haz divertido lo cotidiano: hay muchas cosas que por ser tarea diaria no debemos tomarlas como algo negativo. Y seguro que si nos lo presentamos de otra manera, será más ameno. Si vas a prepararte el desayuno, disfrútalo, ponte unas flores en un jarroncito al lado, abre las ventanas, que te de el fresco en la cara y tómate tu tiempo.

Cojines  de tejidos naturales de Linum.
Vive más tu espacio al aire libre: pasa tus ratos de ocio fuera, prepáralo para poder disfrutar y estar en ese rinconcito. No es necesario un gran espacio, un balcón urbano puede ser la habitación más grande de tu casa. Relajarás la vista mirando a lo lejos, o te llenarás de vitamina D mientras lees un buen libro.

Si tienes niños en casa o sobrinos con los que poder practicar la jardinería ponte a ello, establecerás un vínculo muy especial con los niños, aprenderán a disfrutar de la naturaleza y a cuidarla, se emocionarán al recolectar el fruto de lo sembrado o cuidado por ellos y pasarán más horas al aire libre.


Pon en práctica la tendencia de moda: "DIY", o lo que viene a ser el "hazlo tú mismo" (do it yourself) y en relación a las plantas hay muchísimas opciones... busca en el buscador de este blog las siguientes palabras y verás algunas ideas: orquídeas, huerto, kokedama, hobby. 


Una simple pizza hecha con tomatitos cherry y rúcula
de tu propio huerto será ya toda una terapia...
Cualquier ocasión puede ser especial: una cena en la cocina o un desayuno de fin de semana pueden ser motivo para celebrar simplemente que tienes a los tuyos alrededor, o pasar unos minutos de agradable conversación fuera de las prisas de la semana... Es cuestión de detalles que aportan ilusión a cualquier cosa, por sencilla que sea.

Jardinea: Hay un probervio chino que resume perfectamente lo que queremos deciros: "Si quieres ser feliz un mes, mata un cerdo y comételo; si quieres serlo toda la vida, hazte jardinero".

Hay muchas maneras de jardinear: en el jardín, en la terraza, en un balcón, en cualquier rincón de tu casa...
Reúnete con familia y amigos: sin esperar a que haga un sol radiante, si hace fresco, coloca mantas, hogueras de exterior, saca la barbacoa y disfruta al aire libre o dentro de casa si llueve o no tienes espacio al exterior que también hay modelos de barbacoa pequeñas, perfectas para colocar encima de la mesa.


Así que ya sabéis: ¡ a disfrutar de la vida!