jueves, 20 de junio de 2013

¿Hotel de insectos?

Sí, no nos hemos vuelto locos. Hotel, apartamento, dúplex, ático o como lo queráis llamar pero de lo que os vamos a hablar esta vez es de procurar un alojamiento a los insectos de vuestra terraza o jardín. Y no es que nos hayamos convertido en un Fran de la jungla de repente, si no que os vamos a ofrecer una fórmula nueva para contar con un insecticida natural.

Imagen cortesía de Neudorf.

En el invierno podemos acoger o invitar a una serie de insectos que son beneficiosos para nuestras plantas como pueden ser las conocidas mariquitas o u otros menos populares pero igual de beneficiosos como son las crisopas o las avispas carnívoras ( no las cortadoras). Pues bien, si mantenemos a estos insectos alojados en un hotel de insectos podremos disfrutar de su ayuda cuando al llegar la primavera eclosionen las larvas de los insectos dañinos o hagan su aparición entre nuestras plantas.

Estas casitas están realizadas en madera de  conífera para evitar su putrefacción y han de ser colocadas en nuestro clima en una orientación en la que reciban sol de mañana durante el invierno. Y esto tampoco es un capricho: a mayor temperatura mayor actividad de los insectos  ¡Y queremos tener una gran comunidad! Y si es posible debemos colocarla en una zona donde haya mayor variedad de plantas, osea, que no vayáis a colocarla donde esté un seto... más bien donde haya un macizo de arbustos y flores variado.

Imagen cortesía de Neudorf.
Los bichitos, digamos buenos, eligirán por especies cada uno de los habitáculos para vivir y lo harán en paz y armonía... ¡casi mejor que algunas comunidades de vecinos! Y serán una estupenda defensa contra los bichitos "malos".

A veces cuando fumigamos en exceso o no adecuadamente, eliminamos a demasiados insectos incluyendo buenos y malos en nuestro ataque a la plaga. Y por mucha repugnancia que nos puedan ocasionar los insectos, hay que tener en cuenta que hay fauna útil en nuestro jardín, terraza o patio. Así que en la zona donde coloquemos su hotel no hace falta aplicar insecticida, ni se debe, para no eliminar a los "inquilinos privilegiados". La zona de utilidad es de unos 100 a 150m2 y los de la marca NEUDORF incluyen además semillas de flores silvestres para atraer a los insectos beneficiosos.

lunes, 17 de junio de 2013

Trucos y consejos para las Orquídeas.





En el Taller sobre el cuidado de las orquídeas que se realizó en Los Peñotes, impartido por el maestro jardinero Mau, de la Academia del Jardín, tuvimos la ocasión de aprender muchas curiosidades acerca de las orquídeas y sobretodo a perder el miedo a su cuidado. Nos enseñó como poder reproducirlas identificando los órganos sexuales de la planta ( algunos aprendieron que la palabra orquídea proveniente del griego, quiere decir testículos) y otros detalles que alargarían innecesariamente este artículo, por lo que nos limitaremos a resumir lo más aplicable a un aficionado y no profesional.

Mau, de la Academia del Jardín,  contestando a las preguntas de los asistentes.
Maceta apropiada.
Que las orquídeas pertenecen a uno de los grupos más numerosos de las plantas de flor es algo que ya conocían la mayoría de los asistentes, pero hubo ciertos detalles que nos quedaron más claros...
No todas las orquídeas han de estar necesariamente en recipientes transparentes, las de tipo terrestre por ejemplo viven perfectamente en recipientes de cerámica o cualquier otro material opaco, son las de tipo trepador las que necesitan recibir luz en sus raíces; entre éstas serían las conocidísimas Phalaenopsis. Y de todas maneras, cualquiera de ellas desarrollará raíces de superficie fuera del tiesto en caso de no recibir la luz que necesitan.

La sencillez del riego por inmersión.
Riego.
Son plantas que necesitan tener  sus raíces humedecidas siempre...¡ojo! que esto no significa encharcadas. El riego ha de hacerse bien pulverizando con agua el sustrato (en el caso de las terrestres) o bien por inmersión en agua durante 2 minutos nada más y teniendo cuidado de que no se deshaga el sustrato pues al ser de corteza de pino se desmenuza y flota fácilmente por lo que hay que poner la mano tapando la superficie de la maceta. Después escurrimos para evitar acumulación de agua dentro del tiesto y ya está.

¿Frecuencia del riego? Mau, con mucho humor, nos sugirió utilizar la "técnica de riego digital", es decir, introducir un dedo en el sustrato para comprobar si está húmedo o no y en caso de notarlo seco es cuando hemos de regar. Otra manera de comprobar la necesidad de agua es observar sus raíces que han de presentar un color verde manzana, bien vivo. Si están en tono grisáceo agradecerán el riego.

Floración.
Si queremos mantener una floración contínua, hay que cambiarle el sustrato una vez al año y podemos mantener el mismo recipiente ya que no se trata de aumentarle la superficie de cultivo ( a las orquídeas les gusta estar apretaditas) si no de renovar el alimento pues el sustrato con los continuos riegos va perdiendo nutrientes...y desde luego ¡hay que aplicarle en los riegos algún tipo de fertilizante o abono! Que si no, el milagro sería para publicarlo...


Dependiendo del tipo de orquídea, será necesario una maceta
que permita la ventilación de sus raíces, o no.
Otro truquillo que nos dió para estimular la floración, y éste es de librillo de cultivador, es el de hacerlas pasar algo de frío. En los meses de febrero - marzo o en septiembre - octubre, cuando ya no hay riesgo de heladas, hay que sacar a la orquídea fuera, a la terraza o porche, donde esté resguardada y no le dé el sol directo ni corrientes de aire fuertes. Y la dejamos ahí como una semana a que pase unas cuantas noches frías (sin helar). De esta manera la planta entiende que hay un cambio de estación y que tiene que ponerse en marcha y nos dará una nueva floración, pero  dos meses después, no vayamos a pensar que esto es ipso-facto. Y no vale que nos de pena y la metamos por la noche en casa.

Y en caso de que estén las raíces ya muy agotadas, que lleve sin dar floración un año entero, conseguimos otro truquillo de cultivador: podemos aplicar una cucharada de miel disuelta en agua y regarla con eso, pero esto sólo puede hacerse una vez al año.

Mostrando la facilidad del transplante.
Transplante.
Es sencillísimo, con solo sacarla del tiesto y dejar desprenderse la corteza de pino, que se caerá casi por sí sola, pulverizamos las raíces con un fungicida específico para orquídeas y de esta manera estamos regandola y saneándola a la vez. Rellenamos con un poco de sustrato de orquídeas, colocamos las raíces con cuidado dentro del recipiente y seguimos rellenando con el sustrato y para que caiga bien dentro, damos un golpe seco con el tiesto las veces que haga falta hasta que se llene. Y siempre utilizando recipientes donde la planta esté bien sujeta.

Poda.
Cuando una vara se ha quedado sin floración y ha entrado en putrefacción con ese amarronamiento que la va secando, se puede cortar con una tijera como las que se utilizan con los Bonsais justo encima del nudo sano siguiente. Y para cicatrizar el corte, de nuevo un truquillo: se echa un poco de ¡canela en polvo!... sí, sí, de la de la cocina.

Y en otro artículo diferente os enseñaremos a transplantar una orquídea a un soporte en vertical, podéis verlo pinchando en este enlace: http://bit.ly/115Vvp4


 AGRADECIMIENTOS A: Mau Boto - ACADEMIA DEL JARDÍN:

domingo, 16 de junio de 2013

Tu Bonsai en verano.

Si va a ser el primer verano de tu bonsai en casa, te conviene leerte este artículo para no encontrarte con sorpresas desalentadoras...


El verano es, en principio, una época de poca actividad para las plantas. Dadas las altas temperaturas, éstas ralentizan todas sus actividades al mínimo, aunque –por supuesto- siempre existen excepciones.

Al ser el bonsai una técnica de cultivo especial debes tener presentes las siguientes consideraciones:
Tendremos un cuidado especial con el riego. La humedad tendrá que ser constante, pues los árboles bonsai necesitan humedad. Un déficit de agua en el suelo durante escasas horas (24-28 h., según especies) puede tener resultados catastróficos como pérdidas de follaje e incluso de ramas esenciales en su diseño.


Evitaremos las exposiciones en las que reciba el sol de la tarde, ya que éstas son las más perjudiciales para las plantas, y especialmente para los bonsai. Su exposición ideal será aquella en que reciba el sol de la mañana.

El riesgo se efectuará fundamentalmente a primeras horas del día o a últimas de la tarde (prácticamente el anochecer). En muchos casos y dependiendo del tipo de bonsai habrá incluso que regarlos dos veces al día.

 Se evitarán tanto podas de diseño como trasplantes, ya que la planta se deshidrataría con gran facilidad. Únicamente se realizarán pinzados para mantener el diseño.

Aquellos bonsai que durante el invierno se mantienen en interior, tales como Segeretia, Carmona, Ficus, etc., podrán ser sacados al exterior siempre que se coloquen en lugares frescos y que no reciban el sol directamente lo que ayudará a la formación de madera.

Se evitará el abonado. Éste debe realizarse únicamente durante la primavera y el otoño.
Con estas pequeñas recomendaciones mantendremos nuestros árboles bonsai en perfectas condiciones.

Si por cualquier circunstancia observara algún síntoma raro, no dudes en consultarnos: siempre es preferible un exceso de celo con éstas pequeñas joyas que un error en su cultivo que retrasaría años el trabajo realizado sobre su diseño.





jueves, 13 de junio de 2013

¡Que viene la plaga!

Una planta puede ser el alimento de muchos seres vivos  más o menos diminutos , los cuales, a veces se multiplican  en mayor número del deseado, apareciendo en grandes cantidades y constituyendo entonces una plaga que  puede producir grandes daños en nuestras plantas.
La  aparición de estas plagas depende en gran medida del clima y del estado de la planta, es decir , que esté en las mejores condiciones para el alimento del animal o parásito. Por ello, es en primavera cuando se dan los mayores problemas y vemos aparecer por ejemplo el pulgón sobre nuestros arbustos.


Si eres de los aficionados que  conoce las plagas que normalmente aparecen todos los años, - como éstas surgen repentinamente y sin avisar -,  la primera norma y lo mejor , sería tomar  MEDIDAS  PREVENTIVAS . Estas  “medidas higiénicas” serían similares a las empleadas por los médicos cuando recomiendan vacunar contra una enfermedad que aparece siempre en un momento dado.Así podrías organizarte tu propio calendario de tratamientos, previniendo la aparición de muchos parásitos y reduciendo los daños en sus plantas... si no eres este tipo de aficionado, tampoco te preocupes porque te darás cuenta de su presencia a poco que te fijes.

Como también hay plagas que no aparecen todos los años, es conveniente hacer el tratamiento de la planta en cuanto aparecen los primeros síntomas o primeros ejemplares de parásitos. Si no tenemos mucha experiencia o conocimientos, es fácil y común confundirse al identificar al “autor” de los daños. Muchas veces veremos en plantas claramente  atacadas, “mariquitas” a las que atribuímos los daños. Pero las mariquitas son beneficiosas y están allí porque se comen los pulgones que son los verdaderos autores de los daños. En caso de duda, lo mejor es que nos traigas una muestra  para que  podamos identificar al autor de la plaga y asesorarte sobre el tratamiento a seguir, ya que un mal tratamiento del problema puede provocar males mayores.   Podemos  acabar con los insectos beneficiosos que colaboran en la fertilización o por ejemplo si abusamos de insecticidas podemos  terminar con los enemigos naturales que atacan la araña roja, por lo que ésta que no es afectada por los insecticidas normales, puede reproducirse sin peligro y  crecer a sus anchas.

Las manchas de esta planta son el resultado de un daño causado por frío.
Por otro lado, no hay que confundir el concepto de “ plaga”  con el de “planta enferma”. Lo primero supondría el ataque de un parásito, pero la planta podría estar sana. Y lo segundo podría ser el ataque de un hongo, una bacteria , o la carencia de algo por parte de la planta, como puede ser la falta de hierro, de abono,...etc.

CONTROL DE LAS PLAGAS.
Para el empleo de cualquiera de los productos que vamos a  encontrar en el mercado, es conveniente  observar las siguientes precauciones:

1. Leer atentamente las instrucciones que acompañen al envase.
2. Emplear el producto para el fin recomendado. El uso inoportuno puede perjudicar a otros animales beneficiosos, y si abusamos del producto podría dañarse la planta.
3. No deben variarse las dosis puesto que la misma está estudiada en relación con la tolerancia del vegetal.
4. Cuando el día sea soleado y cálido,  habrá que emplear los productos líquidos por la mañana temprano o al amanecer. Nunca deben realizarse tratamientos a pleno sol.
5. En los días ventosos evitar los tratamientos químicos, sobre todo en forma de polvo, pues podrían caer sobre plantas que no lo necesitan, quedando sin tratamientolas que sí lo requieren.
6. En general , no deben usarse tratamientos químicos cuando la planta esté con flor totalmente abierta, pues la ensucia y ataca a los insectos polinizadores.
7. La mayoría de las sustancias empleadas contra las plagas, son más o menos venenosos para el hombre y los animales domésticos. No se debe fumar o comer mientras se aplica el tratamiento, y en caso necesario se debe usar mascarilla.Y al terminar deberemos lavarnos cuidadosamente  las partes descubiertas de la piel, y los utensilios. Y por supuesto dejar los productos fuera del alcance de los niños.
8. Por regla general, debemos respetar un plazo superior a un mes después de la pulverización para recolectar en los cultivos tratados con productos peligrosos oque sean retenidos por la planta. En cualquier caso, respetar estrictamente los plazos que indiquen las instrucciones del envase.

miércoles, 12 de junio de 2013

África en tu mesa.

Esta vez vamos a proponeros sorprender  a vuestros invitados con la decoración de la mesa con una de las tendencias de moda este año: el estilo étnico.


Lo primero que hay que decidir es la gama de colores y materiales a utilizar en la decoración para conseguir una asociación clara, aunque como es habitual en nuestro equipo de decoración, vamos a huir de nuevo de lo obvio, es decir, no esperéis que pongamos calabazas o pieles. La idea es conseguir un estilo étnico pero con un aire moderno y lejano de lo rústico.

La selección recayó en el color rojo, el negro y marrones aunque en diferentes gamas. Y en cuanto a los materiales de los artículos a utilizar, buscamos objetos que ofreciesen texturas rugosas, artesanales o que tuvieran dibujos geométricos, típicos de la artesanía africana.

¡Bien! ya tenemos la idea clara así que ahora toca buscar en nuestra tienda de decoración... y hemos seleccionado lo siguiente:

Para ocultar la mesa, un mantel en color chocolate de los antimanchas que cubre la mesa hasta el suelo (así podéis utilizar hasta un tablero con borriquetas).

A modo de caminos de mesa, decidimos poner unas alfombras de la ong Angata realizadas en África que al ser de plástico nos ofrecen además la ventaja de limpiarse fácilmente tras la fiesta y que nos dan ese toque en rojo y aportan los dibujos étnicos.

A lo largo de la mesa como bases para colocar encima la comida, hemos dispuesto unas baldosas de pizarra natural que nos dan el color negro y van rematadas con madera.

También hemos elegido un gran recipiente de cerámica en color negro para dar el punto de arreglo vegetal basado en hojas anchas en diferentes verdes. Y cuando decimos "gran recipiente" es porque va a ser el elemento que de altura a la composición y no quede todo demasiado plano, mide unos 80cm de altura sin contar el ramaje que le metimos después, pero para aumentar el efecto de la composición, lo agrupamos con otros dos recipientes a juego más en diferentes tamaños.

Y además, subimos una silla de estilo etno en negro que nos sirvió para dar de nuevo altura y movimiento y poder colocar en ella unos cestos de fibras naturales donde colocar el pan por ejemplo.


Y como en las mesas de bufé hay que facilitar el acceso a los platos, dispusimos la colocación de manera que se pudiera acceder desde los dos lados de la mesa y para separar ópticamente ambos lados colocamos una línea de candelabros en madera en los colores del resto de la decoración y de líneas muy artesanales y de esta manera solucionamos la iluminación para cuando llegue la noche...todo ha de estar en la misma sintonía para conseguir el efecto buscado.

Teniendo claras las líneas de estilo y los colores es fácil realizar lo que las estilistas llaman el "shopping" de elementos para decorar. Lo que veis en las fotos fueron una opción, pero hay otras opciones que podrían haberse utilizado siguiendo la misma máxima: color rojo, negro o madera, estampados geométricos, texturas rústicas... cualquier elemento que encajase en alguna de las características decididas, podría servir.

Pero es importante a la hora de elegir los artículos que siempre os decidáis por algo que llame la atención por su diseño y no temáis utilizar elementos grandes, siempre funcionan bien y llamarán más la atención y conseguiréis un efecto decorativo mayor y más impactante y sobretodo, tened en cuenta que cuando se monta algo en el exterior, las dimensiones han de ser grandes porque si no se perdería visualmente. En caso de utilizar elementos pequeños, entonces deberéis utilizarlos en más cantidad, agrupándolos para que se vean.

Los insectos están de moda también, pero han de ser de líneas amables como éste para que no causen rechazo.












martes, 11 de junio de 2013

El perfume del jardín

El Romero aporta el aroma y las flores de Allium el color en este caso.
Siempre nos ha gustado la definición de la paisajista Isabel de la Morena acerca de los jardines: " son un rincón íntimo donde poder disfrutar de los cinco sentidos" y uno de los sentidos que más agradable hacen a un jardín es el del olfato... en cualquier estación podemos disfrutar de ello, pero sin duda, la primavera y el verano son épocas especialmente aromáticas que pueden convertir tu terraza, jardín o patio en un lugar más agradable todavía. Descubrir aromas en un jardín provoca siempre una sonrisa y sensación positiva, lo importante es saber combinarlas y acertar con las que se den bien en cada zona.

  Durante siglos el aroma ha sido buscado en ellas. Las culturas clásicas han rendido culto a la fragancia vegetal. En especial los árabes y los pueblos del medio y lejano Oriente. Los jardines hispano-árabes, cerrados y recoletos, incluyen entre sus atractivos los mirtos que te sorprenden con su aroma al final del verano y los jazmines que son más tempranos y que ayudan a esa sensación de frescor que siempre buscaban en sus climas tan cálidos junto al sonido del agua en las fuentes.

Los geranios aportan el aroma en sus hojas más que en las flores.



Hinojos, lavandas, tomillos son plantas que desprenden aromas por sus hojas
Una gran cantidad de plantas emiten perfumes no sólo por sus flores, si no también por sus hojas.

. Las plantas de lugares áridos, como el tomillo, el romero, el espliego, etc., utilizan sus perfumes como una defensa contra la atmósfera seca y cálida.
 Pero esta búsqueda de plantas con aromas es una tendencia universal: los valles de Bulgaria cultivan grandes extensiones del rosal de Damasco. En Italia la esencia de violeta se obtiene a partir de la propia violeta y de los rizomas del Iris que se cultiva para ello.

Casi todas las rosas clásicas tenían un perfume enormemente atractivo. Mientras que los árabes y otros pueblos de Oriente mantuvieron ese perfume en sus rosales, los occidentales dirigieron la mejora hacia la forma y color de la flor. Con ello la mayor parte de las variedades modernas no huelen. En los últimos años han empezado a aparecer muchos rosales nuevos que tienen aroma. En casi todos los concursos internacionales, como el de Madrid, se reserva un premio para la “rosa perfumada”.

Los Allissum con su olor a miel son perfectos para macetas en terrazas
o cubresuelos
Análogamente sucede con el clavel. Las clavellinas y los clásicos claveles de patio o de “señorito” tiene perfume, que han perdido los nuevos claveles, cultivados industrialmente para la producción de flor cortada.
El Muguet es de las de olor intenso.
Una moda injustificada casi eliminó durante años la presencia en  los jardines de las lilas, las violetas, los heliotropos, etc. 

Pero son plantas que vuelven a tener una gran demanda. Si bien es cierto que hay que tener en cuenta que tampoco hemos de abusar y tener en cuenta las épocas de mayor fragancia para no mezclar demasiados olores o en el caso de las que tengan un olor demasiado intenso, plantarlas en zonas donde no nos embriaguen demasiado como puede ser en el caso del nardo o la magnolia.

Entre las plantas de flores perfumadas de primavera citaremos narcisos, jacintos, algunas variedades de tulipán (como los Cottage), las violetas, alhelíes, prímula, lirio de los valles, aralias, etc. Entre las plantas leñosas las madreselvas, viburnum, magnolias, algunas aralias y espinos, lilas, ceñudas.
Durante el verano algunas variedades de rosas, iris, peonías, heliotropos, claveles y clavellinas, lilium, phlox, campanuda, etc. Muchas anuales son también perfumadas.
Entre las plantas de flores con perfume nocturno citaremos los nicotiana, hesperis, algunos gladiolos, madreselvas, etc.
Entre las plantas de fragancia en las hojas citaremos los geraneos de olor o madreselvas, la verbena bergamota, mentas, tomillos, artemisas, lavandula, romero, mejorana, orégano, camomila, hierba luisa, etc. Y no olvidemos las menos rústicas como gardenias, mirtos, jazmín, cytisus, etc.
Verbenas.
 Y como para todo hay dos versiones, en la cuestión de aromas también existe la otra versión; tenemos también muchas plantas que emiten olores no agradables. Por ejemplo, algunas flores tienen olor a carne podrida que atrae a los insectos que suelen depositar sus huevos en la carroña. Esos insectos atraídos por las plantas las polinizan, así que no dejan de ser útiles y algunas de gran belleza...¡lo único que hay que hacer es no acercarse a olerlas!

viernes, 7 de junio de 2013

El mar en tu mesa.



Cuando recibes a más personas de las que puedes sentar en tu mesa, lo mejor es organizar la comida o cena en Bufé, y si quieres sorprender realmente a tus invitados, la mejor manera es "tematizar" la decoración, desde la puesta en escena hasta el menú se pueden coordinar y conseguir con ello crear un ambiente lleno de magia.
En esta ocasión el equipo de estilistas de Los Peñotes ha elegido como tema el Mar... ¿quieres saber cómo lo hicimos y en qué nos basamos? Lo primero fue decidirnos por los colores a emplear y la simbología que había que buscar:  verdes y turquesas transparentes propios de las aguas cristalinas del mar, verdes opacos que recordasen las algas o plantas acuáticas, blanco como la espuma del mar, y algún toque en rojo coral y plateado como las escamas de los peces y el tono de la arena de la playa.

Nos pusimos manos a la obra e hicimos la selección de los artículos que íbamos a utilizar entre nuestra tienda de Decoración y la tienda de Mascotas y ¡oh, sorpresa!¡encontramos todo lo necesario!

Los tonos turquesa y el efecto del agua lo conseguimos con los platos de cristal en esos tonos que elegimos como fuentes para la comida y algún recipiente de acabado plateado.
Sobre un mantel blanco que equilibraba el resto de elementos y permitía que se lucieran (los manteles estampados obligan a poner artículos más sencillos) colocamos unos peces de cerámica esmaltada en blanco, unos corales falsos de resina en blanco, que aportaban cierto relieve en la mesa pero al ser blancos como el mantel no ocupaban visualmente.

Unos jarrones de cristal en verde con acabado al ácido de nuestra colección de complementos de decoración fueron el recurso perfecto para dar altura y movimiento a la composición y recordar las algas del mar.

El toque de color arena lo pusimos con unos faroles de madera clara donde metimos velones que iluminaran por la noche y unos arreglos vegetales que simulaban los corales rojos que daban el toque de color fuerte.

¡Y los arreglos vegetales de falsos corales rojos son tan fáciles de hacer que no podemos evitar contaros cómo confeccionarlos!

Solo necesitáis una esponja de florista y ni siquiera es imprescindible que sea de las de trabajar con flor natural (éstas se han de empapar en agua), sirve la esponja para flor artificial. Unas ramas de arbusto a las que deberéis quitar las hojas si ya han brotado y que tengan mucha ramificación, como podéis ver en la foto para que simulen bien un coral. Aplicáis pintura roja brillante con un spray a las ramas y ya tenéis listo el coral.

La esponja hay que cortarla con un ancho suficiente para que no se vuelque con el peso de las ramas, aunque también podéis fijarlo al fonal con una cinta adhesiva ancha de doble cara al mantel y así os aseguráis de que no vuelque en caso de levantarse viento.
Este tipo de esponja se corta muy fácilmente con un cuchillo de los de cortar pan, pero tened cuidado porque suelta una arenilla muy fina que se os puede meter en los ojos, hacedlo en otra mesa aparte porque mancha al soltar ese polvillo.

Después forráis la esponja con unas hojas verdes naturales que pueden ser de aspidistra, o de cualquier otra ancha que podéis encargar en nuestras floristerías. Y para fijar la hoja al corcho solo tenéis que atravesar con orquillas la hoja clavándolas en la esponja.
Una vez hecho esto, ya solo tenéis que clavar en la hoja hasta llegar a la esponja, las ramas pintadas de color rojo. Y para evitar que se os rasgue la hoja por la presión, con un cuter, previamente hacéis un corte en la hoja justo donde váis a clavar la rama. Váis llenando hasta conseguir el efecto deseado.


En esta ocasión no hemos utilizado elementos demasiado obvios (exceptuando los peces) como pueden ser conchas de mar, estrellas de mar, faroles de estilo marinero...etc. Hemos buscado la alusión sutil  para conseguir un aspecto menos rústico, o menos marinero. Nuestra idea era conseguir un efecto refrescante, elegante y moderno, alejado de la imagen fácil y más que utilizada del estilo mencionado.

Y ahora algún truco adicional...¿que no encontráis loe elementos mencionados? lo básico es tener la idea, el cómo plasmarla es cuestión de imaginación; por ejemplo, para sustituir el efecto de los jarrones verdes opacos, podríamos colocar jarrones cilíndricos con planta acuática verde del estilo de las algas.

Ya sabéis, ¡imaginación al poder! ¡sin miedo!