Ramos de flor optimizados.

Si piensas que un ramo de flor fresca solo te va a durar una semana, estás en un error... solo hace falta que sigas nuestros consejos y las sugerencias de "reciclaje" que os vamos a dar. De esta manera podrás conservar ese arreglo de flor durante dos semanas por lo menos, aunque cuando se adquiere flor fresca de calidad, el tiempo de disfrutarlas se amplía sin duda.

Lo primero es tener claro que las flores son seres vivos y que por lo tanto necesitan alimentarse bien para tener buena salud. Y esto solo lo conseguirán si les mantenemos el agua limpia, con el aporte de oxígeno que necesitan. Así que debes cambiar el agua del jarrón donde tengas las flores cada dos días aunque la veas limpia, recuerda que el oxigeno es lo que necesitan. Y lavar el recipiente en caso de que haya salido verdín.

Antes de meter el ramo en su recipiente con agua, deberás comprobar que el nivel de agua llega solo a los tallos y no quedan hojas dentro de la misma, ya que algunas se descomponen demasiado rápido y enturbiarían el agua, si ves que no están bien limpios, quita las hojas sobrantes.

No las des por perdidas, corta los tallos y sepáralas por colores o por tipo de flor y colócalas en vasitos o macetas de tonos similares y haz un grupo o un lineal con ellas y tendrás un centro de flores original que te permitirá disfrutar de tus flores más tiempo. 
Y cuando pasados unos días veas que los extremos de los tallos están ya algo estropeados, al cambiar el agua y limpiar el recipiente, corta los tallos en diagonal y con una cuchilla tipo cuter sobre una tabla si te es más fácil, pero intenta no utilizar las tijeras del costurero o las de la cocina. Y con los tallos de flores como las Gerberas, que son más anchos y menos leñosos, puedes hacer un corte en forma de cruz en la base del final del tallo, de esta manera absorverán más agua y este tipo de flores necesita más oxígeno que otras.

Cortando los tallos y cambiando el agua a menudo, las flores se mantendrán frescas. Puede que alguna no tanto, pero la quitas y ya está. Con los sucesivos cortes llegará un momento en el que el ramo pasará a tamaño bouquet y de ahí a ni eso... ¡pero no tires las flores todavía! las que estén todavía bien, puedes utilizarlas para una composición diferentes y no menos vistosa.


 Si Ferrán Adriá inventó el concepto de platos "desestructurados" ¡vaya palabreja! y nos sirve la tortilla de patatas con la patata frita por un lado y el huevo batido por otro, nosotros te proponemos "desestructurar" ese ramo y presentar sus flores de otra manera, que como puedes ver en las fotos no deja de ser una composición armónica y de lo más decorativa.

En el caso de esta última foto, las flores ya no tenían casi tallo, pero como estaban todavía algunas de ellas con buen aspecto, si las metes en unos vasitos de velas de cristal y los colocas agrupados en un plato grande consigues ¡un centro de flor nuevo! El truco en este caso ha estado en potenciar el acabado nacarado de de los vasitos con caracolas naturales. (Las puedes encontrar en nuestra tienda de Mascotas o en Bricojardinería).

Comentarios

Publicar un comentario