viernes, 4 de noviembre de 2016

Mas allá de la Phalaenopsis

Dentro de la familia Orchidaceae , la Phalaenopsis es sin duda la más conocida o popular y la que cautivó al público y lo hizo acercarse al fabuloso mundo de las Orquídeas, el cual supone una familia muy numerosa (más de 20.000 especies) y llena de variedades y ejemplares no menos bellos pero también muy fáciles de cuidar y que de la misma manera que la ya mencionada llenan de interés decorativo y elegancia y sofisticación el lugar donde las coloquéis.

Os sugerimos por orden alfabético (porque nos gustan todas por igual) una lista de las orquídeas más  llamativas.

Brassia: originaria de las regiones subtropicales y tropicales de América del Sur. Las flores perfumadas tienen los pétalos puntiagudos y aparecen en gran cantidad a lo largo del largo tallo. Esta es una de las especies que se adapta mejor a la falta de luz. Hay varios cultivares disponibles en diferentes colores, incluyendo “Eternal wind” y “Orange Delight”.

Cattleya: a veces se llama la reina de las orquídeas. También es muy popular como flor de corte para ramos de novia. La planta tiene flores de aroma fuerte y grandes, por lo general de entre 5 y 15 cm de diámetro, en  colores preciosos. La flor lo más llamativo de la planta, ya que las hojas quedan reducidas a un par.

Dendrobium nobile: La gama Dendrobium se ha ampliado considerablemente en los últimos años. El más conocido es Dendrobium nobile, que se caracteriza por sus tallos rectos y erectos a lo largo de la cual nacen las flores. Estas plantas provienen de las regiones tropicales de gran altitud, en zonas frías. Las variedades de plantas que muestran mayor son D. ' Pink Bunny ' y D. 'Polar Fire'. Otras especies son D. kingianum, una variedad arbustiva muy atractiva y D. “Yellow Winter Beauty”, con flores de color amarillo verdoso muy atractivas.

Paphiopedilum: La Sandalia de Venus es uno de los clásicos de la gama de orquídeas. La planta deriva su nombre del labio en forma de zapato tan distintiva. La gama se compone de muchas especies, variedades e híbridos. La mayoría de las plantas sólo producen un par de flores.

Zygopetalum: es cada vez más conocida dentro de la gama. La planta tiene su origen en América del Sur donde crece como epífita en la naturaleza. Las flores de colores llamativos (tonos azules, rojos, morados, blancos o verde oscuro) a veces emiten una fragancia dulce y agradable.


lunes, 24 de octubre de 2016

La Fauna en el jardín en otoño.

Los jardines en otoño son un lugar lleno de actividad entre la fauna y  si procuras facilitársela, será uno de los mayores encantos  que encuentres en el mismo, además de lo beneficioso que puede ser tener un jardín lleno de vida en una época del año que parece estar todo en reposo.

Hay estructuras donde colocar las bolas de alimento envuelto
en grasa para el invierno.
Las aves en el jardín.

Los pájaros que vivan en tu zona estarán acumulando reservas para el invierno ya que en los meses de frío les cuesta más encontrar alimento. Así que para ayudarles puedes colocarles semillas en comederos especiales, proporcionarles casitas específicas para ellos, bolas de comida especiales que vienen envueltas en grasa donde acudirán a comer y así evitas que busquen alimentarse de los frutos de tus arbustos como las bayas de acebo que les encantan. Hay refuerzos fáciles de aplicar para que no falten en tu jardín los alegres Petirrojos por ejemplo si vives en nuestra zona de clima continental: cuelga manzanas en algunas ramas, tienes el espectáculo asegurado de ver como acuden.

Protección de las aves.

Si hay depredadores cerca como los gatos, gavilanes, urracas… es conveniente que coloques las casitas de pájaros colgadas de las ramas con una cuerda y que el orificio de acceso no sea demasiado grande, las que venden específicas para ello tienen estas precauciones. También puede ser una buena idea colocarles la comida en jaulas donde ellos sí quepan por la puerta abierta, pero no los depredadores mencionados. Las hojas que caen también son un buen escondite para ellos, así que no las elimines todas.

Otros animales en el jardín.

Los erizos mantendrán a los caracoles y babosas a raya así que si escuchas crujir de ramitas y de hojas en el suelo  al caer la tarde, estás de suerte, un erizo se acaba de mudar a tu jardín. Los erizos adultos suelen hibernar a finales de noviembre, pero los ejemplares jóvenes no lo hacen hasta enero o cuando hace mucho frío, así que las hojas caídas en tu jardín serán su lugar favorito.
En cuanto a otros roedores como los ratoncillos de campo, está claro que son un arma de doble filo, los ratones de campo pasan los meses de frío bajo tierra y aunque no quisieras ayudarles, tampoco les hace mucha falta, son los ratones musaraña los cuales se alimentan de los mismo que los erizos (de insectos) y por lo tanto, los que puedes plantearte ayudar de la misma manera y a diferencia de los de campo, no son tan prolíficos. Pero si no quieres tenerlos cerca hay un truco que los ahuyenta: planta Mentas o rocía con aceite de menta en otoño en las zonas donde pudieran anidar o no quieras que accedan.


Otros cazadores de insectos y arañas con avidez son las ardillas. Si tienes un jardín con arbolado que ofrezca bellotas, nueces y bayas las tendrás cerca. Has de procurar que tengan bebederos eso sí, para no tener problemas con los manguitos de los riegos en épocas de calor.

Pregunta en nuestra sección de Animales por los elementos disponibles para este tipo de animales.

lunes, 17 de octubre de 2016

Las Plantas Vivaces en el jardín.

Verbena Bonariensis tras 5 meses de floración. Tolerante a la sequía le gusta estar a pleno sol.

Las Vivaces son plantas que todavía en España no están suficientemente utilizadas y son de lo más agradecido y llamativo a la hora de planificar un diseño en un jardín, los paisajistas sí que las conocen pero los aficionados aún no terminan de descubrir su enorme potencial. La mayoría de las veces cuando se busca tener flor y color durante la primavera y el verano se recurre a la opción de las conocidas como plantas de temporada, lo cual es una solución estupenda dicho sea de paso, pero no incompatible con el uso de vivaces que también pueden sorprendernos con largas floraciones como es el caso de la Verbena Bonariensis que puede echar la flor en el mes de Mayo y permanecer en flor hasta Septiembre u Octubre.

Dianthus
Son plantas que proceden de diferentes regiones y difieren entre sí en altura, forma y color del follaje y de las flores. Se pueden clasificar según las condiciones estéticas (color, forma, aspecto, época de floración y duración de la misma) o por condiciones ecológicas (necesidades de suelo, clima, iluminación, riego, etc.). Viven varios años en el terreno y deben plantarse preferiblemente en primavera y en otoño.

Suelos de las Vivaces.

Si por ejemplo quieres utilizarlas en el borde de un camino o de una zona delimitada del jardín, previamente debe hacerse una labor profunda, con escardas y rastrillados que lo dejen bien nivelado y suelto y el terreno debe tener un buen drenaje en cualquier caso.

Si las características físicas no son las adecuadas, debe corregirse agregando arena si es poco suelto, o mantillo o brezo para corregir su falta de materia orgánica. Algunas plantas necesitan un terreno especial con cierta acidez (agregar o emplear sustratos de turba) o con exigencias especiales que puedan obligar a poner una mezcla especial en la zona que debe ocupar o a agregar un abono de fondo, que debe ser recomendado por el especialista, consulta siempre con nuestro personal si tienes dudas.
El abonado posterior debe ser realizado con cuidado. Un exceso de nitrógeno puede beneficiar el desarrollo de las hojas, en perjuicio de su floración ocasionando menos cantidad y de menor tamaño. Debe ser realizado de forma que restituya en el terreno los elementos que la planta saca de él. Y en casos de urgencia o de forma periódica, puede utilizarse un abono foliar.

Anémonas

Colocación de Vivaces en el jardín.

Tener siempre en cuenta que las plantas tienen un desarrollo posterior y que éstas van a vivir varios años en nuestro jardín, aunque las compremos del mismo tamaño es recomendable saber el que van a adquirir en su momento adulto y de esta manera colocar las más bajas en el primer término y las más altas irse escalonando hacia atrás.

El borde puede situarse al amparo de un muro o seto que lo proteja de los vientos.  El seto o muro debe situarse a unos 90 cms. para evitar que las raíces de las vivaces tropiecen con el obstáculo. En general, la altura máxima de las plantas no debe ser mayor que la mitad de la anchura del borde, aunque se dejan algunas plantas singulares que destaquen. Las plantas del fondo pueden ser de 0,8 a 1,5m. o más; las medias, entre 0,50 y 0,80, y las de primer término, menos de 0,50.

Las plantas vivaces pueden también utilizarse en macizos o grupos, escogiéndolos de forma que destaquen por su vigor y compacidad del grupo. Rara vez se utilizan en setos o bordes en jardines regulares (algunas aromáticas y plantas que tienen crecimiento muy compacto).

Las plantas vivaces suelen tardar varios años en alcanzar su máximo desarrollo y ello debe tenerse en cuenta al apreciar los marcos correspondientes. Como debe preverse el futuro desarrollo, quedan a veces huecos en los bordes de vivaces que pueden llenarse con anuales o bulbosas.

La elección de las plantas es aconsejable hacerlas sabiendo las peculiaridades del clima donde se vayan a plantar y el tipo de suelo, pues no va a ser posible que se den todas las que nos gusten seguramente. Pero vamos a ver unos ejemplos orientativos en cuanto a la densidad de plantación que has de hacer según la variedad de planta elegida:

a) De una a tres plantas por m2 de superficie plantada a base de: Grandes Aster, Echinops, Hemerocallis...
b) De tres a cinco plantas de Anémonas del Japón, Crisantemos y Leucantemos, Delfinios, Phlox, Lupinus, etc.
c) Seis a nueve: Aquilegia, Astilbes, Gallardía, Iris...
d) Nueve a doce: Campánulas de las medianas, Alyssum, Dianthus, Henchera.
e) Doce a quince: Campánulas de las enanas. Sedum, Aubretias...

Entre cada dos grupos vecinos de la misma variedad has de dejar un espacio de un 25% mayor que el marco de plantación mayor entre las dos colindantes.

jueves, 13 de octubre de 2016

Orquídeas en Kokedama.


Estamos acostumbrados a ver las orquídeas siempre presentadas en recipientes de cerámica o cristal, pero hay otra manera de plantarlas muy decorativa y original como es el Kokedama, si bien es aconsejable hacerlo con aquellas especies que no necesiten tener todas sus raíces en el exterior como es el caso de las populares Phalaenopsis.

El Kokedama es una técnica japonesa que permite a la planta vivir en un entorno de barro, especial eso sí, y musgo sin necesidad de contar con una maceta. Algunos lo llaman el Bonsai de los pobres por su fácil mantenimiento y su coste mucho menor, pero no hay que confundirlo con esa técnica ya que la planta sigue creciendo y cuando aumenta el tamaño de la planta y sus raíces, habrá que aumentar el tamaño de la bola aunque este paso nunca será algo inmediato.

Lo cierto es que es una técnica que permite composiciones altamente decorativas y que  podemos utilizar de diferentes formas: colgándolas en grupos a diferentes alturas por ejemplo en una ventana, o sobre copas de cristal de gran tamaño, de las de tipo jarrón, con un plato decorativo y que recoja el agua de su riego como apoyo, combinándolas con otras plantas como las begonias, etc... pero veamos primero como podemos hacer una bola de Kokedama.



¿Qué necesitamos?

Tierra de akedama ( es una arcilla que se utiliza para los bonsais): 7 porciones.
Sustrato universal de plantas: 3 porciones.
Agua, que aplicaremos con regadera y con vaporizador.
Musgo natural.
Hilo de algodón: éste no se pudrirá, luego podemos añadir algún otro tipo de cordón más decorativo, pero el hilo de algodón servirá para atar y sujetar el musgo que cubrirá nuestra bola de tierra.
Bolsa de plástico, papel de periódico, y una bandeja de plástico sobre la que trabajar la tierra.
Guantes de goma que nos permitan manipular sin que se nos llenen las uñas de tierra.
... y paciencia, que se va a tratar de pasar un buen rato relajándonos y el resultado nos llenará de satisfacción.


Preparación del barro.

En un recipiente mezclamos 7 partes de tierra de Akadama (que podéis comprar en nuestra tienda de Bonsais durante todo el año) y 3 de sustrato universal para plantas. Ambos materiales se venden en bolsas de unos 15/20l. por lo que tendréis suficiente para hacer más de una bola. Esta cantidad de tierra os dará para hacer una bola en la que plantar una planta de unos 20cm de altura aproximadamente.


Una vez mezcladas ambas tierras, humedecemos la mezcla con un poco de agua y removemos muy bien hasta conseguir una mezcla con una consistencia que permita hacer una bola que no se nos deshaga al manipularla, hay que ir dándole golpecitos para que se compacte. Aunque os parezca que no está demasiado mojada, al realizar el paso siguiente, haremos que el agua salga del interior de la bola de tierra y se reparta.
Cuando tengamos la consistencia adecuada, pondremos la tierra sobre una bolsa de plástico, enrollaremos ese plástico sobre la bola como haciendo un saco, apretaremos y así conseguimos que la mezcla sude, que salga el agua del interior y se compacte mejor la mezcla. Al abrir ese saco ya vemos que tenemos la bola preparada para el paso siguiente. (ver imagen de arriba)

Hay que desprender la tierra de las raíces de la planta que vamos a utilizar. Con mucho cuidado quitamos la tierra con las manos (también puedes meter el cepellón en un recipiente con agua y diluir esa tierra). Una vez que tienes las raíces a la vista, abres la bola preparada e introduces esas raíces tapando de nuevo y recuperando la forma de la bola volviendo a repetir la fase del saquito con la bolsa de plástico que es donde seguimos trabajando.

El musgo tenemos que tenerlo hidratado por ambas caras para poder manipularlo fácilmente sin que se rompa. Así que previamente lo pulverizamos con agua , y colocamos unas dos hojas de papel de periódico encima de la mesa de trabajo, la plancha de musgo boca abajo, de manera que sea suficiente para envolver nuestra bola de Kokedama y lo que esté en contacto sea la parte de tierra y con cuidado procedemos a envolver la bola con el musgo. Si sobra, lo cortamos sin más.

A continuación, cogeremos el papel de periódico y haremos igual que con la bolsa de plástico: hacemos un saquito y apretamos. De esta manera, se nos quedará fijado el musgo a la bola de barro y estará listo para que lo podamos atar con el hilo de algodón.

Esta es quizás la parte más difícil pues si el hilo no es demasiado grueso, se puede partir. Si esto ocurre, lo volvemos a anudar y seguimos. lo que hay que procurar es pasar el hilo en diferentes direcciones de manera que hagamos como una red sobre el musgo que lo sujete. Hay que ir tirando del hilo para que no quede suelto y ejerza la presión que necesitamos.
Una vez lo tengamos bien atado, podemos volver a moldear un poco la bola si se ha deformado un poco.



¡Esperamos que disfrutéis con vuestras futuras creaciones!









miércoles, 5 de octubre de 2016

Plantas de interior purificadoras: Sanseviera

También conocida como Lengua de tigre (o lengua de suegra por lo afilado de sus hojas según malas lenguas), Espada de San Jorge o Cola de lagarto, la Sanseviera es una de las plantas más resistentes y fáciles de cuidar que hay entre la gama de las de interior.

Historia.


Esta planta procede de las zonas secas del sur de África y Asia donde tenía que sobrevivir a un clima tan caliente como el del desierto. Sus rizomas y características hojas carnosas similares a las crasas favorecen el que pueda mantenerse con pocos riegos.  Según Wikipedia, el nombre del género debería ser "Sanseverinia" ya que su descubridor, el napolitano Vincenzo Petanga, pretendía dárselo para honrar a Pietro Antonio Sanseverino,  fundador de un jardín de plantas exóticas en el sur de Italia. Sin embargo, el botánico sueco Thunberg que fue quien lo describió, lo denominó Sansevieria, en conmemoración del militar, inventor y erudito napolitano Raimondo di Sangro, séptimo príncipe de Sansevero del siglo XVIII.

La gama de la lengua de las Sanseviera se ha ampliado considerablemente en los últimos años, con nuevas variedades y cultivares. El más conocido es el trifasciata Sansevieria 'Laurentii',  con hojas largas y bordes de color amarillo dorado. Dentro de la variedad trifasciata hay más cultivares que difieren en color de la hoja (verde, plata u oro abigarrado) o en longitud de la hoja.


Consejos para el cuidado.

Que el sustrato esté demasiado húmedo durante mucho tiempo no es recomendable; la planta prefiere estar con un sustrato seco. No riegue la roseta de hojas y no hace falta pulverizar con agua las hojas ya que no le afecta la sequedad ambiental. Su riego ha de ser escaso, cada 15 días aproximadamente en verano y una vez al mes en invierno. Agradecerá fertilizante en primavera y en otoño una vez al mes. Se da bien con mucha luz y con poca. Soporta el frío incluso hasta suaves heladas de -3ºC.

Como indicamos al principio es otra de las plantas que ayudan a la purificación del aire y mejora el nivel de humedad al conservar el agua en sus gruesas y carnosas hojas y por la longitud de las mismas.

Es realmente una planta de toda la vida pero que encaja muy bien en ambientes modernos, prueba a colocarla agrupada y en maceteros altos de líneas sencillas o agrupada en diferentes variedades a modo de colección. Es muy apropiada para oficinas donde la sequedad del ambiente es habitual y donde podrá ayudar a aliviar el ambiente de sustancias tóxicas y crear un espacio más sano.












Fotografías: Oficina holandesa de la flor

Plantas de interior resistentes: Aglaonemas.

No es sólo una de las más fáciles de cuidar sino que además posee uno de los follajes más bonitos.
La Aglaonema tiene el potencial para ser una planta top Ten.
Historia de la Aglaonema
La Aglaonema, es una planta de interior sorprendente y muy decorativa. El nombre se deriva de "aglos" las palabras griegas que significa "brillante" y "nema" que significa "hilo", en referencia a las hojas con líneas muy marcadas. Es de esas plantas de interior recomendadas para aquellas personas que no tengan precisamente "mano verde" ya que son muy fáciles de cuidar y son muy resistentes. Además son de las que mejor purifican el aire con sus grandes hojas que filtran las sustancias tóxicas de una estancia. Y la amplia variedad de colores que tienen permiten utilizarlas en diferentes estilos decorativos.
Origen de la Aglaonema

Esta planta crece en el Sur-Este de Asia: la planta puede encontrarse en Tailandia, Sri Lanka, Indonesia y en las Islas Filipinas, donde crece como bajo cubierta en los bosques tropicales con alta humedad, altas temperaturas y luz del sol filtrada. La planta es miembro de la familia Araceae, caracterizada por la espádice y la bráctea (espata) con las cuales florecen. Sin embargo, en el caso de la Aglaonema, no se trata de una insignificante floración, sino más bien de hojas decorativas. Esta familia de plantas contiene muchos otros follajes tales como la Dieffenbachia, Alocasia, Caladium, Monstera, Philodendron y Epipremnum. Las plantas con flor como Anthurium, Spathiphyllum y Zantedeschia también son miembros de esta familia. 
Consejos para el cuidado
 La Aglaonema es un producto de ‘cuidado fácil’ con la que es sencillo vivir. La planta requiere estar colocada con luz pero no directamente expuesta a la luz solar, ya que puede quemar las hojas.
 Una temperatura de la habitación de 16º a 22°C es lo ideal: la planta no debe estar en lugares muy fríos.
 Riega la planta regularmente con agua que no esté fría. La tierra no debe estar seca.
 Para que la planta dure mucho tiempo, lo mejor es alimentarla con abonos para plantas de interior cada 3 o 4 semanas.


Font: AECJ Images: Holland Office y Pinterest


martes, 4 de octubre de 2016

Flores de otoño: los Crisantemos



Los Crisantemos son una de las flores más populares en Asia, su origen está en China y Japón pero llegan a Europa sobre el 1.700. Su nombre deriva del griego "chrys" que significa oro, y " anthemon " que significa flor. En su origen solo se producían en color amarillo, dorado y de ahí su nombre.

Su profusión se debe aparte de su innegable vistosidad y belleza, a su durabilidad como flor cortada, es de las que más aguanta en jarrón si se renueva el agua y se mantiene limpia, y se cortan las hojas para evitar que se pudran en el agua y las estropeen.

Colores y formas.
Ahora viene en una increíblemente amplia gama de colores. Puedes optar por el color y llenar tu casa con crisantemos en oro cálido, bronce o tonos de color naranja intenso o ir a algo más discreto y sutil con crisantemos en tonos de blanco, rosa o púrpura.
En cualquier caso y variedad admiten combinaciones de diferentes estilos, son un relleno perfecto para cualquier ramo.


Simbolismo. 
Los Crisantemos representan la salud y la felicidad. 
El hecho de que se utilicen en la festividad de Todos los Santos, está lejos de su simbología y no les relaciona con la muerte en absoluto. Simplemente ocurre porque coincide en que en esas fechas (otoño) es de las pocas flores que están de manera abundante y esplendorosa en la naturaleza, pero lejos de simbolizar la muerte, representan la vida.

Si quieres puedes echar un vistazo a otro de nuestros post relacionados con este tipo de flores y aprender como conservarlos mejor y a hacer un arreglo floral fácil y original con ellos: http://elblogdelospenotes.blogspot.com.es/2015/09/crisantemos-la-flor-de-la-suerte-y-la.html